ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

En UDT Alicante

SAES ejemplifica el auge de la tecnología submarina española

01/06/2012

(Infodefensa.com) G. Soriano, Alicante - El desarrollo de los sumergibles S-80 para la Armada está impulsando la tecnología submarina española a los primeros puestos del mundo. Así se ha podido observar en la muestra de tecnología de defensa submarina (UDT) en Alicante, que se ha desarrollado entre el 29 y el 31 de mayo.  La Sociedad Anónima de Electrónica Submarina (SAES) es una de las compañías que está escalando puestos gracias en cierta medida a este proyecto.

Adolfo Hernández, gerente comercial de esta empresa, pone un ejemplo del avance de la tecnología submarina española: “Nosotros somos una de las únicas tres o cuatro empresas en el mundo que desarrolla un sensor eléctrico, que es el que utilizamos en nuestros sistemas multi-influencia”. Hasta ahora, explica, “nadie hacía caso al campo eléctrico de los barcos, pero ahora muchas armadas están comenzando a preocuparse de medir la firma eléctrica de sus buques” para hacer frente a “nuevas armas que miden su influencia eléctrica”, como determinadas minas navales.

Además, apunta Hernández sobre su empresa, “no tememos a las grandes compañías mundiales, como Lockheed Martin o Thales”, porque el pequeño tamaño de SAES, donde trabajan 120 personas, ingenieros en gran medida, y  se factura  “entre 14 y 17 millones de euros al año”, juega a su favor.

Otro tipo de competidor muy distinto es el que ofrece “la competencia barata, que es la que viene de China”, añade. Pero el tipo de tecnología que ofrecen “no tiene el mismo nivel que nosotros y, por supuesto, su calidad es muy inferior”.

Hernández aduce otro tipo de intereses –distintos a los tecnológicos y de calidad– que llevan a algunos a comprar productos de defensa chinos, como son los intereses económicos, políticos o particulares.

En cuanto al mercado en el que colocar sus desarrollos, el gerente comercial de SAES señala que, aparte del mercado sudamericano y norteamericano, donde ya trabajan, sus sistemas tienen un especial valor en Asia, “donde ahora mismo hay una proliferación de submarinos y mucha inquietud por el tema antisubmarino”. Hernández cita algunos “clientes potenciales muy importantes”, como “India, Tailandia, Malasia, Singapur, Indonesia…”. El interés de todos ellos por la tecnología submarina española lo ilustra Hernández afirmando que la página web de SAES recibe al año miles de visitas desde Asia.

Por otra parte, en el mundo en general también se está prestando gran atención a la “medida de las firmas de los buques”, tanto de barcos de superficie, como de submarinos.

En cuanto al desarrollo del S-80, Adolfo Hernández subraya la gran cantidad de firmas que trabajan alrededor del proyecto: “No sólo me refiero a compañías como SAES o Indra, sino que también hay empresas auxiliares chiquititas que suministran pequeños equipos”.

Todo este trabajo, apunta, genera un ratio de retorno muy alto: “No sé cuánto será, habría que preguntárselo a la Armada, pero quizá hablamos de que por cada millón que se gasta se recuperan cuarenta. Eso es un punto a tener muy en cuenta”.

Para el desarrollo del S-80 “la Armada española ha pedido los últimos requisitos tecnológicos”, por lo que va a resultar el submarino convencional más avanzado del mundo. Hernández puntualiza que su alto nivel tecnológico no sólo se refiere a su sistema de propulsión, “sino también al nivel de armas”.

Francisco Barón, director comercial de Navantia, coincide al expresar que el desarrollo del S-80 “nos va a dar una posición de mercado muy importante”. Barón recuerda que España ha pasado “de adquirir tecnología a compartir tecnología y ahora a desarrollar nuestro propio proyecto”.

El responsable comercial de Navantia aclara que se necesitarán tres o cuatro años para que el S-80 sea un submarino consolidado, lo que resulta especialmente importante en un sector en el que se le presta mucha atención a lo que ya ha podido ser probado.

Mientras llega ese momento, Adolfo Hernández cree que la muestra UDT que acaba de clausurarse “es también un buen escaparate para que se vea que aquí hacemos buenas cosas y las hacemos bien”.

El capitán de Corbeta de Ingenieros de la Armada Española, Enrique Barrios, que se encarga de la inspección de la construcción de los S-80, coincide en destacar la importancia de este escaparate: “Nosotros no tenemos otra manera de conocer los últimos avances en tecnología que no sea la de leer las revistas especializadas, pero no es lo mismo leerlo y ver fotos que acercarse a los sistemas reales que traen las empresas aquí”.

El gerente comercial de SAES añade sobre la percepción que refleja España en este sector que “nos ven como un país que tiene una buena tecnología”, aunque, añade, “atravesamos una mala situación”.

Esa buena tecnología, agrega, no sólo se ejemplifica en grandes desarrollos navales, como el del S-80, sino que además “tenemos muchos sistemas en otras plataformas, como aviones, helicópteros, sistemas de guerra electrónica…, es decir, no sólo es el último desarrollo del S-80 o la última frataga F-100, sino que hay una trayectoria de diferentes sistemas muy importante en España”.

Fotos: Ginés Soriano / Infodefensa

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje