ESPAÑA |
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Un contrato de 8.000 millones

Los ejecutivos de Eurofighter extraen lecciones de su derrota en India

08/06/2012

(Infodefensa.com) Madrid – Los ejecutivos del programa Eurofighter, en el que participa España, están tratando de extraer lecciones de su derrota en el concurso para suministrar 126 aviones de combate a India. Finalmente, a menos que la decisión cambie, como se ha hablado en las últimas semanas, será la firma francesa Dassault Aviation y su caza Rafale los que se lleven los 10.000 millones de dólares (casi 7.950 millones de euros) en los que está valorado el contrato.

En un extenso análisis publicado por Defense News se señalan algunas consideraciones sobre el trabajo que los responsables del Eurofighter Typhoon deberían emprender para mejorar sus exportaciones. El anuncio de principios de este año de que India no había elegido al Typhoon llegó además unas semanas después de que el avión europeo también perdiese sendos concursos en Japón y Suiza.

Un ejecutivo del consorcio formado por las empresas BAE Systems, EADS y Finmeccanica en el que participan Gran Bretaña, Alemania, Italia y España, explica que, a pesar de ser un buen avión, el Typhoon sustenta una estructura insuficiente, por lo que, según explica, “necesita cambiar”.

Esta es sólo una de las razones que se apuntan para explicar por qué únicamente Arabia Saudí y Austria han adquirido de momento este modelo, fuera de los cuatro socios europeos que lo han desarrollado.

Otro motivo, según, Douglas Barrie, analista del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, es la poco adecuada gestión industrial de la construcción que siempre ha sufrido el programa. “El Typhoon es fundamentalmente un avión de combate polivalente de gran capacidad; sin embargo, el ritmo de integración de sus armas aire-superficie ha sido lento, y eso afecta negativamente a la percepción que se tiene de la aeronave”, apunta.

Barrie achaca estos problemas de gestión a la tensión que “desde el inicio del programa” ha habido entre las industrias nacionales de los países implicados y Eurofighter, la organización que aglutina el proyecto”.

Un segundo ejecutivo del proyecto añade que las empresas implicadas ya están emprendiendo iniciativas para agilizar sus esfuerzos de cara a los concursos internacionales.

El objetivo es demostrar que la implicación de cuatro países en esta empresa supone una ventaja, y no una debilidad, como algunos han dicho para explicar el fracaso en el concurso indio. En este sentido, según explica un tercer ejecutivo, se está estudiando “cómo podemos hacer que este proyecto de cuatro países funcione mejor”.

Lo que no va a cambiar, según el reportaje de Defense News, es la práctica de que sea un único contratista del Eurofighter el que tome cada vez la iniciativa frente a cada posible comprador, en vez de concurrir todos juntos. Es lo que se ha hecho con el programa de India, donde EADS Germany se ha encargado de liderar la oferta, lo que generó algunas críticas en Gran Bretaña.

Una circunstancia en la que hay mayor coincidencia entre los expertos es en considerar el alto precio de este avión como el mayor obstáculo para mejorar sus ventas.

En el caso de India, una vez descartados otros contrincantes por distintas razones, se eligió en la última fase la opción más barata, la del Rafale Dassault. Pero Francia quizá no pueda cumplir su compromiso, lo que todavía mantiene atentos, y esperanzados, a los países que participan en el Eurofighter.

Pero en la decisión última de India no sólo parece haber pesado el precio, sino también otras circunstancias, como las dificultades para equipar los aviones con el radar activo de barrido electrónico AESA, en el que India estaba muy interesado.

Ahora, tras los mencionados fracasos, los esfuerzos del consorcio del Eurofighter se dirigen hacia posibles ventas a Malasia, Omán, Emiratos Árabes Unidos y una ampliación de las compras de Arabia Saudí.

El Typhoon también está en la lucha por obtener un próximo contrato en Corea del Sur, pero la causa parece allí perdida frente a Lockheed Martin y Boeing, ya que ambos ofrecen una potente combinación de rendimiento sigiloso e influencia política.

Ante este panorama, Brian Burridge, vicepresidente de estrategia de marketing de Finmeccanica UK concluye: “Está en nuestras manos hacer el Typhoon competitivo y ganar tantos pedidos de exportación como sea posible”.

Foto: Ginés Soriano / Infodefensa

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje