ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

En agosto

El primer LHD de Navantia para Australia será trasladado a Melbourne a bordo de un carguero gigante

25/07/2012

(Infodefensa.com) Madrid – El buque Canberra, primero de los dos LHD construidos por Navantia para la Real Marina Australiana, será trasladado el próximo mes de agosto a Melbourne a bordo de un gigantesco carguero, el Blue Marlin. El viaje comenzará el día 4, según ha podido saber Infodefensa.com, y durará dos meses. Sólo la estiba de un buque sobre otro tardará en hacerse nueve días.

Según recoge la Revista Española de Defensa en un amplio reportaje publicado en su último número, el contrato firmado por Navantia con el Ministerio de Defensa de australiano en junio de 2007 implica la finalización de los buques en Australia.

Concretamente, en El Ferrol se elabora todo el casco hasta el nivel de la cubierta de vuelo y en la factoría de BAE Systems Australia –compañía con la que crea una alianza Navantia– se construirá la superestructura y se instalará el armamento, el sistema de combate y la electrónica, además de realizarse el acabado y las pruebas de mar.

Con los LHD en el estado en que saldrán del astillero de El Ferrol no es posible plantear una travesía por sus propios medios hasta Australia, por lo que había que decantarse entre otras dos opciones: el tradicional remolque o el transporte en un buque especial.  La primera no se consideró recomendable por la falta de seguridad que podrían suponer para la operación las condiciones de mar y viento.

Por tanto, se optó por el transporte, a pesar de que existen muy pocos barcos que tengan las capacidades adecuadas para llevar un LHD del tamaño del Canberra o el Adelaide. El buque seleccionado finalmente fue el Blue Marlin, perteneciente a la compañía holandesa Dockwise BV, que funciona como un dique flotante para las operaciones de carga y descarga.

Debido a la gran demanda de estos buques especiales, se contrató el transporte de ambos buques en julio de 2008 y se planificó el del Canberra para el verano de 2012 y el del Adelaide para los primeros meses de 2014.

Complejidad de la carga y estiba

El lugar previsto para la operación de carga es la dársena del nuevo puerto exterior de La Coruña, en Punta Langosteira, hasta donde el Canberra será trasladado por remolcadores desde El Ferrol. La elección de este punto está basada en que es un área protegida de viento y mar y sus fondos están preparados para el paso de petroleros de gran tamaño, algo fundamental para la operación de carga.

Precisamente la carga y su estiba adecuada es la parte más complicada de la operación de transporte y supondrá un total de 135 horas de trabajo, unos nueve días.

Según se explica en el reportaje de la Revista Española de Defensa, las tareas de preparación se llevarán a cabo con el buque amarrado al muelle durante los tres primeros días. Deben instalarse topes laterales para centrar cuidadosamente el HMAS Canberra sobre el eje del buque holandés y hacerse las marcas relativas a la posición exacta de la carga. Además, debe montarse la “cama” sobre la que apoyará el casco, asegurando la integridad estructural del Canberra.

Durante el tercer día, todavía en el muelle, se realizará el prelastrado, y luego el Blue Marlin se trasladará a la posición donde realizará la carga. A medianoche comenzará a llenar sus tanques de lastre totalmente y a sumergirse, un proceso que durará ocho horas, hasta que la cubierta del buque quede a la profundidad necesaria.

La carga propiamente dicha se realizará en escasamente dos horas, aunque la ejecución es exigente. Los remolcadores aproximarán el Canberra al Blue Marlin, enfrentándolos por popa. Se procederá a dar cables de arrastre cruzados entre la popa del Canberra y los cabrestantes instalados en la popa del carguero y, poco a poco, se irá situando el primero sobre la cubierta sumergida del segundo hasta llegar a la posición final exacta.

Comenzará luego el deslastrado. La cubierta del Blue Marlin comenzará a emerger a primera hora de la tarde de este cuarto día y a última hora se alcanzará el calado de navegación. A medida que aflore la cubierta, el Canberra ira asentándose en su cama y comenzarán las tareas de sujeción, estiba y trincado definitivos.

La operación de descarga en Australia será bastante más sencilla. Tras la recalada del buque se procederá a desinstalar los elementos de sujeción. A continuación se ubicará el Blue Marlin en el punto previsto para su inmersión y se llevará a cabo el lastrado para sumergir la plataforma. Con la ayuda de cables de retenida y remolcadores se sacará el Canberra, que será remolcado hasta las instalaciones de BAE Systems.

Si desea leer el reportaje completo de la Revista Española de Defensa, pinche aquí.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje