ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Convence a Rajoy de la necesidad del dinero

Morenés obtiene 1.782,7 millones para cubrir la deuda de los programas especiales

07/09/2012

(Infodefensa.com) Madrid – El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha logrado que el Gobierno de Mariano Rajoy aprobara un crédito extraordinario de 1.782,7 millones de euros para cancelar la deuda acumulada con la industria entre 2010 y 2012 a pesar la crisis económica que atraviesa España.

El Consejo de Ministros informó de que aprobó un real decreto ley por el que se concede un crédito extraordinario a Defensa para “atender el pago de obligaciones correspondientes a programas especiales de armamento pro entregas ya realizadas”, el decir que no podrá utilizar estos fondos para adquirir nuevos materiales.

En realidad, el crédito –es decir dinero nuevo obtenido mediante la emisión de deuda- supone un incremento directo del presupuesto del departamento de Defensa  de un 28,21 % por ciento pues en los presupuestos generales de 2012, se dotó a este departamento con 6.316 millones.

Cuando compareció en el Congreso para explicar el presupuesto de su departamento, en abril pasado, el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ya reconoció un desfase de 2.370 millones entre la partida prevista y las obligaciones de pagos y anunció la apertura de conversaciones con los ministerios de Hacienda, Economía e Industria para buscar una solución.

La diferencia entre los 2.370 y los 1.782 aprobados se cubre con los 309,2 millones aprobados a principios de año por el Consejo de Ministros para los compromisos de pago con el program Eurofighter, los 198,6 en concepto de anticipos reintegrables del Ministerio de Industria, los 4,95 incluidos en el propio presupuesto de Defensa, y los 75,04 correspondientes a material aún no entregado.

Si esta partida se hubiera incluido en los presupuestos, el capítulo de Defensa habría sumado 8.098 millones, con un aumento del 16,88% respecto a 2011, en vez de reducirse el 8,84%.

Colaboración de la industria

En rueda de prensa posterior al Consejo, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, declaró que se trata de una cantidad muy elevada, que procede de compromisos adquiridos y no abonados.

"Pagamos primero lo que debemos para conseguir la colaboración de todos en esa reprogramación en un momento que España está obligado a una consolidación fiscal muy importante", explicó y agregó que ahora la cuestión está en manos de Morenés, en colaboración con el Ministerio de Hacienda.

Sáenz de Santamaría reconoció que este pago es por "una parte pequeña" del material entregado a Defensa en el marco de los 19 grandes programas de armamento, que en global suponen una "cantidad muy elevada" que "se ha encontrado el Gobierno", y ha insistido en que el crédito es para saldar unos pagos previstos y contabilizados en el pasado, pero no abonados.

La vicepresidenta resaltó que la situación de los programas especiales de Defensa, que ascienden a unos 30.000 millones de euros hasta 2025, "no es fácil", pero ha explicado que se está trabajando ya en una "reprogramación" de "precios y contratos" con las empresas, que en algunos casos son consorcios internacionales que implican convenios con otros países.

Plan de actuación

El departamento que dirige Morenés, que comunicó la noticia a las principales empresas afectadas en los últimos días, dedicará este dinero a “atender la deuda acumulada con los proveedores de Defensa durante los años 2010 y 2011, así como los compromisos de pago de 2012 no contemplados en el presupuesto de Defensa”, que  fue reducido como consecuencia de la crisis.

El comunicado oficial señala que “con este objetivo se ha diseñado un plan de actuación que contempla reducción de unidades, el aplazamiento de las entregas, la renegociación de condiciones y venta de material”, aunque no da detalles concretas sobre el alcance de estas medidas.

“Estos acuerdos permitirán aliviar la presión del déficit durante los próximos años”, asegura el Consejo de Ministros.

Según fuentes oficiales, la emisión de esta deuda no tendrá efectos en el déficit, donde estos compromisos de pago computaron en el pasado cuando se hicieron efectivas las entregas y se dejaron pendientes los abonos.

De no haber atendido ahora estos pagos, insisten fuentes de Defensa, se habría llegado a una situación de "colapso financiero de los programas internacionales" y habría supuesto también "pérdidas de empleo y capacidades en la industria de Defensa nacional".

Ahora, señalan las mismas fuentes, el pago de esta deuda permitirá a Defensa "recuperar credibilidad" para sentarse a negociar con las empresas el futuro de los programas especiales de armamento, que pueden sumar en total pagos de hasta 31.000 millones de euros a abonar antes de 2025.

Programas afectados

La reseña oficial no especifica concretamente qué empresas verán su deudas canceladas y qué cuantía exactamente pero fuentes de la industrias confirmaron a Infodefensa.com que la previsión es que la ”mayor parte”  del crédito corresponde al pago del avión de combate Eurofighter, del consorcio EADS, el helicóptero Tigre (Eurocopter), el obús 155/52 y los Leopardo 2E de Santa Bárbara Sistemas  y los Buques de Acción Marítima (Navantia).

En el presupuesto de 2012, Defensa sólo contabilizó cinco millones de euros para los programas del Eurofighter (Cassidian,EADS), el A400M y el Tigre. No contemplaba, sin embargo, recursos financieros para hacer frente a los pagos generados por otros programas, como la segunda fase del Pizarro (Santa Bárbara Sistemas).

Obligación ineludible

El Gobierno de Rajoy justifica la decisión de autorizar a Morenés a este gasto extraordinario al considerar “el pago de estas obligaciones es ineludible para la Administración pues se trata de entregas ya realizadas”.

“No demorar su abono es necesario para no incurrir en más intereses, evitar pérdidas de empleo y capacidades en la industria de Defensa nacional”, agrega.

Según el Consejo de Ministros,”este suplemento de crédito permitirá pagar lo que se debe para recuperar la credibilidad en consorcios internacionales y con proveedores nacionales, lo que hará posible alcanzar acuerdos dirigidos a reducir los compromisos adquiridos a medio y largo plazo”.

El Gobierno sostiene que este crédito no incrementará el déficit, porque el material militar ya había sido entregado y su precio incluido como deuda (y por tanto déficit) en las cuentas del Estado. Por eso no se incluyen pagos destinados al submarino S-80, que construye Navantia, aún no entregados.

Las mismas fuentes insistieron en que, si no se atendían estos pagos, Defensa hubiera tenido que abonar penalizaciones por incumplimiento de contrato y habría peligrado la supervivencia de muchas empresas.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje