ESPAÑA | Seguridad
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

De unos 3.000 millones de euros

La industria europea, atenta a un posible programa fronterizo libio

24/09/2012

(Infodefensa.com) Madrid – Libia ha iniciado contactos con representantes de al menos tres gobiernos europeos para la contratación de un posible programa de seguridad fronteriza. El acuerdo podría suponer más de 3.000 millones de euros en el suministro en sensores y otros equipos de seguridad. Libia cuenta con más de 4.000 kilómetros de fronteras con sus vecinos Argelia, Túnez, Níger, Chad, Sudán y Egipto, además de un frente costero de cerca de 2.000 kilómetros. Se trata de unas líneas divisorias muy porosas por la que suelen transitar inmigrantes ilegales en su tránsito hacia Europa y que también resultan permeables a terroristas extremistas islámicos

De momento, Gran Bretaña, Francia e Italia ya han mantenido conversaciones sobre posibles acuerdos gobierno a gobierno con Libia, según Defense News. Se trata de tres países que jugaron papeles destacados en la campaña aérea y marítima que hace un año derrocó al gobierno de Gadafi. En su información, el mencionado medio cita a EADS Cassidian, Finmeccanica, Thales, BAE Systems, KBR, QinetiQ y General Dynamics como algunas de las compañías posicionadas para pujar por atender las necesidades libias, una vez que éstas se definan, ya sea solas o a través de acuerdos con otras empresas.

De momento, según algunos expertos, entre los que se encuentran ejecutivos de la industria, no existe un calendario concreto para este proyecto, aunque el nuevo gobierno de Trípoli tiene entre sus prioridades asegurar las fronteras contra amenazas como la inmigración ilegal y el terrorismo.

El ataque del pasado 11 de septiembre al consulado de EE UU en la localidad libia de Bengasi, en el que, entre otros, fue asesinado el embajador norteamericano, ha evidenciado la incapacidad de un ejecutivo libio todavía frágil para garantizar la seguridad, particularmente en sus fronteras.

Según algunos ejecutivos europeos citados por Defense News la intención del nuevo gobierno libio es priorizar la protección de su más de 4.000 kilómetros de porosa frontera terrestre sobre las posibles amenazas que puedan llegar por mar. Entre los activos que se estarían barajando se encuentra la utilización de radares, helicópteros, aeronaves sin tripulación, vehículos terrestres y sistemas de mando y control.

En todo caso, independientemente de los equipos o servicios que se contemplen, cualquier programa adoptado se deberá desarrollar por fases, ya que Libia sigue sujeta a un embargo de armas comandado por Naciones Unidas.

Antes de que el gobierno de Gadafi acabase sucumbiendo en el conflicto de hace un año, ya había previsto un ambicioso proyecto para incrementar la seguridad de sus fronteras. El programa se calculó en un coste superior a los 4.000 millones de dólares (en torno a 3.100 millones de euros), lo que puede dar una idea de la inversión necesaria para llevar a cabo los requerimientos actuales.

El grupo italiano Finmeccanica llegó a asegurarse un acuerdo de trescientos millones de euros con el régimen de Gadafi para suministrarle cámaras, radares y sistemas de mando y control, entre otros, con los que monitorizar su vasta frontera sur. De hecho, en octubre de 2009 se firmó un primer tramo del contrato por 150 millones de euros, pero cuando Gadafi fue derrocado el equipamiento aún no había sido instalado.

Giuseppe Orsi, consejero delegado de Finmeccanica, ha reconocido que desde que llegó el nuevo gobierno está tratando de restaurar este compromiso.

El gigante industrial italiano también vendió a libia 42 aviones ATR para el control de la frontera, y AugustaWestland, que forma parte de Finmeccanica, había acordado con los libios la creación de una empresa conjunta para ensamblar helicópteros civiles a nivel local.

Por su parte, para Francia podría resultar interesante una combinación de fuerzas entre las compañías EADS y Thales que estaría liderada por la Dirección General de Armamento (DGA) de ese país, siempre y cuando ambas industrias se comprometiesen a colaborar.

En una línea similar, la Organización de Seguridad de Defensa (DSO) británica, que constituye el brazo exportador de armamento del gobierno del Reino Unido, ya ha estado animando a sus empresas para que unan sus capacidades en un frente común que les permita concurrir en las mejores condiciones a una posible carrera por atender las necesidades libias

Un analista francés consultado por Defense News explica que la actual inestabilidad en los ministerios de defensa e interior libios lleva a algunos miembros de sus cambiantes autoridades a prometer excesivas concesiones a británicos, franceses e italianos, cuando en primer lugar sería necesario posibilitar un procedimiento normal.

Esta fuente explica también que el proyecto de fortalecimiento de las fronteras libias tiene para Trípoli el atractivo de poder re-emplear en él a miles de combatientes armados que formaron parte de la insurgencia contra Gadafi y que ahora desarrollarían su actividad lejos de los centros de poder.

Foto: Finmeccanica

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje