ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

En 2011 ganó 198 millones

El grupo francés DCNS pretende doblar sus resultados en diez años

22/11/2012

(Infodefensa.com) G. Soriano, Madrid – El grupo DCNS quiere convertirse en “el astillero de exportación naval más importante del mundo”. De momento DCNS (siglas en francés de Dirección de Construcciones Navales, propiedad en un 65% del Estado francés y en un 35% del grupo galo Thales) ha experimentado en pocos años una profunda transformación. Según la propia compañía en un corto periodo ha pasado de estar administrada por el Gobierno francés a convertirse en una empresa gestionada independientemente con eficiencia y rentabilidad. Animados por esta metamorfosis sus responsables se han marcado “una ambiciosa estrategia de crecimiento para los próximos ejercicios. Más concretamente, el grupo pretende doblar sus ingresos en los próximos diez años”.

Las anteriores citas han sido extraídas del último dossier de prensa de la compañía, donde se aclara que su primera prioridad continúa siendo mantener su estatus como socio de referencia de la Marina Francesa. La segunda, se añade, es ampliar su presencia en los sectores altamente competitivos de exportación de defensa naval, de ingeniería civil nuclear y de energías renovables obtenidas del mar.

Para lograr sus ambiciosos propósitos la empresa es consciente de que deberá de aumentar en los próximos tres años su rendimiento cerca de un tercio más (un 30% concretamente).

Este crecimiento no sólo creará valor y nuevos puestos de trabajo tanto para el grupo como para sus socios y proveedores, según la compañía, sino que además le colocará en una posición más fuerte frente a futuras alianzas europeas.

Concretando algo más, “para cumplir con este objetivo de crecimiento sin precedentes”, como lo califican sus propios artífices, DCNS debe aumentar sus ingresos en los señalados mercados de exportación naval, ingeniería nuclear y energías renovables marinas del modo en que se explica a continuación.

La demanda potencial del mercado de defensa naval suma en el mundo más de 3.000 millones de euros, sobre todo en Asia, Oriente Medio y América Latina. Alrededor de este pronóstico DCNS pretende aprovechar su experiencia en el desarrollo de productos y servicios navales de alta tecnología a medida para convertirse en “el astillero de exportación naval más importante del mundo”.

Con este propósito, DCNS decidió financiar en 2010 la construcción de un innovador patrullero oceánico (OPV, por las siglas en inglés de Offshore Patrol Vessel). La iniciativa responde al objetivo de contar con una nave de este tipo, altamente eficiente e innovadora, con unas pruebas de mar atestiguadas por una armada de referencia, de modo que el producto convenza a posibles interesados en adquirir corbetas o patrulleros oceánicos. De ahí la decisión de poner el proyecto propio de OPV a disposición de la Marina Francesa durante tres años.

Por su parte, el acentuado crecimiento que está experimentando el sector de la ingeniería civil nuclear, podría proporcionar a DCNS unos ingresos anuales de entre 300 millones y 400 millones dentro de diez años, según sus propios cálculos.

En cuanto al desarrollo de energías renovables extraídas del mar, la empresa reconoce que es un segmento de negocio que aún se encuentra en su etapa inicial, pero también cree que se trata de un mercado con excelentes perspectivas. Según los expertos de DCNS, el nuevo sector alcanzará anualmente cifras de negocio milmillonarias a medio plazo. El primer paso, ante este pronóstico, es aumentar las inversiones en investigación y desarrollo en este campo, de ahí que DCNS haya puesto en marcha en la localidad de Brest, en la Bretaña francesa (oeste del país), una “incubadora” para generar nuevos negocios en este sector.

Para llevar todos estos objetivos a término el grupo ha desarrollado un plan de mejora basado en seis directrices de transformación: una nueva organización, nuevos modos de trabajo, reinvención de los procesos de producción, el compromiso de los proveedores en la evolución del grupo, una mejora significativa de la seguridad en el trabajo y el desarrollo de la cultura de gestión.

Con todo ello, la compañía espera alcanzar ese aumento del 30% de su rendimiento general durante los próximos tres años.

En 2011, DCNS, para la que trabajan directamente 12.500 personas, obtuvo unos beneficios de 198 millones de euros a partir de unos ingresos de 2.600 millones de euros. Su cartera de pedidos rondaba al final del último ejercicio los 15.000 millones de euros.

Fotos: DCNS

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje