ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Propiedad de Defensa en un 3%

Lanzamiento exitoso del satélite de observación óptica Pléiades-1B

04/12/2012

(Infodefensa.com) Madrid – Un cohete Soyuz de Arianespace ha puesto en órbita correctamente, desde el puerto espacial europeo en la Guayana francesa, el satélite de observación óptica Pléiades-1B, segunda nave de esta constelación.

Los dos satélites gemelos Pléiades son propiedad en un 3 por ciento del Ministerio de Defensa español. Como contrapartida a esa participación, la industria española ha participado en el desarrollo de diversos elementos de estas naves, según recoge infoespacial.com.

El primero de ellos fue lanzado desde Kurú en la noche del viernes16 al sábado 17 de diciembre de 2011 como carga principal del vuelo Soyuz VS-02. El pasado año llegó a apuntarse la posibilidad de que el 1B, ahora puesto en órbita, fuera lanzado en marzo pasado.

Situados a 700 kilómetros de altitud, los dos componentes de la constelación Pléiades podrán, después del procesado, suministrar productos de resolución de 50 centímetros con una amplitud de barrido de 20 kilómetros a usuarios civiles y militares. Este sistema ofrece una notable facilidad de orientación rápida a la zona deseada.

Pléiades nació a principios de la pasada década como el componente óptico del sistema europeo de observación Orfeo (siglas en inglés de Observación de la Tierra Combinada Óptica y Radar), en el que Italia y Alemania aportan los satélites radar. Los ópticos Pléiades son el resultado de una colaboración entre Austria, Bélgica, España, Francia y Suecia.

Los únicos usuarios militares serán los Ministerios de Defensa francés y español. Pléiades es de hecho el último sistema satelital en el que participa directamente el Departamento español, puesto que todas las plataformas para aplicación militar posteriores, tanto de telecomunicaciones como de observación, han sido ya contratadas a través de la empresa publico/privada Hisdesat.

Las dos naves cubrirán las necesidades de observación óptica durante el período comprendido entre los años 2012, en que ha entrado en servicio efectivo Pléiades-1A, y 2019, momento final de operatividad prevista del Pléiades-1B.

España decidió participar en el programa Pléiades a finales de 2001. El anuncio de la participación fue realizado por el entonces secretario de Estado de Defensa, Fernando Díez Moreno, durante la firma el 4 de diciembre del acuerdo por el que España se incorporaba al satélite de observación Helios 2.

Díez Moreno admitió en aquel mismo acto que España había renunciado a desarrollar un satélite propio de observación en estudio, el Isthar, tanto por razones económicas como de plazo. La demora en la obtención de este minisatélite podía suponer una laguna de una año sin imágenes satélitales entre el final de la vida operativa del Helios 1B y la entrada en servicio del ISTHAR.

Se optó así, como solución alternativa, por participar el Helios 2, aunque debido a lo avanzado del proyecto, el beneficio tecnológico para la industria española se reducía radicalmente, disminuyendo la participación nacional del  6 por ciento en el Helios 1 a sólo del 2,5 por ciento en el Helios 2.

Una alternativa más europea

En paralelo, el Gobierno español decidió la participación en Pléiades, pensando que, aunque los satélites pudieran resultar operativamente redundantes,  la entrada más temprana en este programa permitiría compensar la escasa participación tecnológica española en Helios 2.

Además Pléiades se veía como una alternativa de sistema de observación de la Tierra más paneuropeo (ya estaban integrados Bélgica y Suecia, y en el conjunto de Orfeo también Italia y Alemania) que exclusivamente francés.

España deseó incorporarse inicialmente a Pleiades con un 5 o 6 por ciento del programa, según datos facilitados por el propio Ministerio de Defensa en su revista oficial, y obtener cargas de trabajo equivalentes que sirvieran para consolidar las capacidades industriales nacionales en el segmento de la observación espacial.

La aportación española se pensaba basar además en el trabajo ya desarrollado por el INTA y las empresas españolas en el ISTHAR, de forma que el nuevo proyecto europeo sería la continuación natural del programa español.

Las previsiones iniciales se vieron radicalmente modificadas, cuando, según se rumorea, Francia presuntamente boicoteó el empleo por España de imágenes Helios durante la crisis de la isla de Perejil, en julio de 2002. Ello pudo estar en el origen de que finalmente España procediera a la puesta en marcha de un sistema satelital propio que culminará con la nave radárica Paz y la óptica Ingenio.

España participó, no obstante, en la fase preliminar del Pléiades por un acuerdo suscrito en noviembre de 2002 entre el CNES y el INTA. Para las siguientes fases de desarrollo del segmento espacial se firmó un nuevo acuerdo entre ambos organismos en abril de 2005, en el que se fijó la participación española en el segmento espacial del Programa en un 3 por 100.

En cualquier caso, Pléiades ha implicado una buena participación de la industria española, especialmente de EADS CASA Espacio, Thales Alenia Space España, Astrium Crisa, SENER y RYMSA.

Astrium Crisa ha tenido un papel importante en el desarrollo de Pléiades, tanto en segmento vuelo como en segmento terreno.  En el segmento vuelo, ha suministrado la unidad electrónica de control de los cuatro actuadores de control de inercia, además de varios módulos electrónicos de control para el giróscopo de fibra óptica.

Crisa también ha desarrollado los convertidores de potencia del instrumento COmpresseur Memoire (COME) en el segmento terreno, y en colaboración con Indra como líder del proyecto, Crisa ha participado en la ingeniería de sistema, construcción, integración y puesta en marcha del Centro Español de Usuarios de Defensa. Este centro será el responsable de recoger las peticiones de imágenes y gestionar su adquisición, recepción, archivo y distribución entre los usuarios.

Thales Alenia Space España participa en Pleiades en el desarrollo, fabricación y suministro de los equipos del sistema de comunicación de datos de Telemetrías, Seguimiento y Comando (TTC), y el Módulo de Servicios del Instrumento (MSI) que se encargará de asegurar la configuración y el funcionamiento del telescopio de a bordo, llevando a cabo las tareas de Interfaz con el Bus de la plataforma, control térmico del instrumento y el comando, control y configuración de los instrumentos de potencia y del mecanismo de obturación del telescopio.

SENER participa como subcontratista de Thales Alenia Space France responsable del instrumento de alta resolución. El instrumento incorpora un mecanismo de obturación que abre y cierra el diafragma localizado en la salida del telescopio que evita, en caso de emergencia, que el sol ilumine y sobrecaliente los equipos sensibles de detección. SENER participó  en el suministro de este mecanismo. La fase de diseño del mecanismo de obturación comenzó en 2004 y se completó a mediados de 2005.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje