ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Sus presupuestos siguen creciendo

Varios países occidentales escapan de la tendencia de los recortes en Defensa

24/12/2012

(Infodefensa.com) G. Soriano, Madrid – Polonia, Noruega, Rusia e incluso Turquía, que al igual que Rusia mantiene parte de su territorio en Europa, aumentarán sus gastos en defensa. Su tendencia a contracorriente de la de la mayoría de los países de su entorno (Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia, España, Holanda y Grecia, entre otros) levanta el interés de la industria armamentística occidental.

Polonia, cuyos gastos militares se acercarán en 2013 a los 7.600 millones de euros, destaca por hallarse en plena Europa, epicentro de los recortes presupuestarios. Sin embargo en el nuevo ejercicio dedicará a sus gastos militares un 6,7% más que en 2012. De la cantidad total, unos 2.000 millones los empleará en la adquisición de nuevo armamento.

Las Fuerzas Armadas polacas tienen abiertos en la actualidad varios grandes programas de compra. Entre ellos se encuentra un proyecto valorado en 2.500 millones de euros para renovar sus sistemas antimisiles; un programa de adquisición de helicópteros multipropósito por 2.300 millones de euros; otro para la adquisición de 200 nuevos blindados 8x8 por un desembolso estimado de 500 millones de euros; la compra de dos centenares de aeronaves sin tripulación por algo más de 244 millones de euros; la adquisición de un millar de tanques, y una inversión de 4.200 millones de euros para renovar su Armada a partir de ahora y hasta el año 2030. Los planes de la Marina incluyen la compra de tres submarinos, tres buques, doce helicópteros, diez barcos gobernados por control remoto y doce aviones UAV (siglas en inglés de vehículo aéreo no tripulado).

Otro caso europeo aparte es Noruega, cuyo presupuesto militar crecerá un 1,4% hasta alcanzar los 5.600 millones de euros en el año entrante. Su vasta producción de hidrocarburos le permite unos estipendios a los que no llegan ni sus saneados vecinos nórdicos, inmersos también en la senda de la austeridad.

Turquía, por su parte, se configura como uno de los mercados de defensa más atractivos de Asia. Así lo califica un reciente informe de ASD Reports en el que se estima que el país euroasiático del sur moverá un negocio de 15.300 millones de euros dentro de cinco años. Actualmente, sus presupuestos militares apenas sobrepasan los 10.700 millones de euros y suponen el 1,72% de su economía.

El estudio apunta que la inestabilidad política en algunos de los vecinos de Turquía, como Siria; el terrorismo, y su participación en misiones internacionales auguran este significativo aumento del gasto, que se empleará principalmente en la adquisición de material militar importado.

Entre los grandes programas turcos se encuentra la construcción de hasta ocho fragatas por más de 5.300 millones de euros. La fabricación de las naves, que deberá estar concluida en 2023, coincidiendo con el primer centenario de la República Turca, se ejecutará en astilleros del país, pero en los trabajos será necesaria la participación de astilleros extranjeros, como los de la estadounidense Lockheed Martin, la británica BAE Systems y la española Navantia.

El interés del país por el sector le ha llevado a crear en Estambul un centro de investigación y desarrollo de la industria de defensa que estará listo en una década y generará, según sus artífices, cerca de 10.000 millones de dólares al año. Los medios turcos explicaron en 2012 que Teknopark, como ha sido bautizado este gran complejo ya en construcción, será a la industria armamentística del país lo que ya es Silicon Valley, en California, a las nuevas tecnologías norteamericanas.

El otro país euroasiático, Rusia, contará en 2015 con un negocio militar que alcanzará el 3,7% de su producto interior bruto (PIB). En total, ese año empleará en su defensa cerca de 75.000 millones de euros, un 58% más que durante este ejercicio, en el que tiene presupuestado un gasto militar de algo más de 47.000 millones de euros. Además, la industria de defensa rusa prevé aumentar su producción un 80% para ese mismo año 2015 respecto a la de 2011.

Los planes del gobierno ruso, según el jefe del comité de defensa de la Duma (Cámara Baja del Parlamento), Vladímmir Komoyédov, contemplan que “los gastos en defensa nacional se incrementen hasta el 3,2% del PIB en 2013 (más de 52.000 millones de euros al cambio), al 3,4% en 2014 (62.000 millones de euros), y al 3,7% en 2015 (casi 75.000 millones de euros)”.

Otro país que suscita un notable interés es Canadá. Su Gobierno ha anunciado la llamada Estrategia Nacional de Contratación Naval (NSPS), que prevé un desembolso total de 27.500 millones de euros, al cambio actual, para la adquisición de cerca de 150 buques destinados a su Armada y distintos organismos gubernamentales durante los próximos 20 años.

También destaca el programa de 2.320 millones de euros para quien se haga con el contrato de su futura flota de aviones militares de búsqueda y rescate (SAR, por sus siglas en inglés). A ese concurso opta, entre otros, la firma europea Airbus Military, cuya sede central se encuentra en Madrid.

Los anteriores son ejemplos de países que se salen de la norma marcada por sus vecinos. Pero hay otros en los que su entorno también está señalado por el crecimiento

Es lo que ocurre en los llamados países emergentes, cuyos gastos militares crecen del orden del 10% y el 15% anual, mientras que en Europa las cifras se han reducido desde 2008 del orden del 3,5%.

Para algunos estudiosos, sin embargo, se trata en ciertos casos de un espejismo, ya que en ocasiones tales aumentos tienen más que ver con el alto número de tropas y su consecuente gasto en mantenimiento, que en grandes inversiones en equipos y tecnología avanzada. Es la conclusión a la que llega un informe del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, localizado en Washington, publicado en 2012 al referirse a Asia. Más concretamente a China, India, Japón, Corea del Sur y Taiwan, cuyos presupuestos militares oficiales entre los años 2000 y 2011 desgrana el trabajo.

El informe deja al descubierto que el aumento de estas inversiones militares no se ha traducido (excepto en Japón) en un notable incremento del índice de gasto por soldado, que es una reveladora forma de medir el grado de modernización de un ejército. Por el contrario, el crecimiento de los costes se ha producido en gran parte por el aumento del número de tropas.

El informe interpreta que “la razón subyacente de esta marcada diferencia entre el [acusado incremento del] gasto total de defensa y el gasto [menos acusado] por soldado, es la amplia estructura de fuerza sostenida por estos países, excepto por Japón, en relación al tamaño de su presupuesto total de defensa”.

“La significativa brecha en el gasto de defensa por soldado entre China, India, Corea del Sur y Taiwan y los países más importantes de Europa y Estados Unidos muestra, al menos hasta cierto punto, las diferencias en la calidad de sus fuerzas militares”, explica el informe.

Fotos:  Ministerio de Defensa de Noruega y Departamento de Estado de EE UU

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje