ESPAÑA |
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Sin combustible ni lubricantes

Nuevos problemas serios para los buques rusos Mistral encargados a Francia

06/02/2013

(Infodefensa.com) G. Soriano, Madrid – Los problemas con los portahelicópteros Mistral encargados por Rusia a Francia siguen aumentando. El viceprimer ministro ruso, Dimitri Rogozin, advierte ahora de que su país no produce ni los combustibles ni los lubricantes necesarios para mover las naves adquiridas por 1.200 millones de euros. La semana pasada Rogozin admitió que no serían capaces de operar en condiciones de frio habituales en el país, y a principios de enero trascendió que las autoridades rusas estaban planeando no construir el tercer y cuarto buque de esta clase, cuya fabricación estaba prevista acometer en suelo ruso. Rusia y Francia tratarán la semana que viene algunos asuntos relacionados con la cooperación militar, entre los que figurarán los problemas con los futuros portahelicópteros.

La compañía española Navantia optó en su momento a este programa obtenido finalmente por la oferta francesa encabezada por los astilleros DCNS. España presentó un diseño basado en el buque de proyección logística Juan Carlos I, con el que opera la Armada española y del que la marina australiana ha adquirido dos unidades.

Rogozin reconoció el martes los problemas que las naves francesas plantean con el combustible y los lubricantes que necesita. Según la agencia de noticias rusa RIA Novosti, que cita a medios locales, se requieren casi cincuenta tipos de combustible y lubricantes para operar los Mistral. Así lo afirma una fuente de la industria de defensa cuya identidad no revela y que también asegura que el uso de sustitutos locales pondría en riesgo los propulsores y otros sistemas a bordo, además de anular el servicio de garantía. El reavituallamiento de los Mistral, además, habrá de acometerse desde buques cisterna certificados según las normativas de la OTAN que la Armada rusa tampoco tiene y que difícilmente podrá alquilar.

Rogozin, quien supervisa la industria militar desde la vicepresidencia del Gobierno, ha confirmado indirectamente esta información al suponer que “nuestros químicos podrían elaborar dispositivos especiales para eliminar el problema”.

El viceprimer ministro ha asegurado que Rusia cumplirá sin falta sus obligaciones contractuales, de modo que Francia no tiene por qué preocuparse respecto a los buques de asalto anfibio que se están construyendo en los astilleros de Saint-Nazaire.

Sin embargo, sí calificó de insuficiente el trabajo previo a los contratos de compra de armas y equipos militares suscritos recientemente por Rusia, entre los que figuran los de estos barcos. “El diablo se esconde en los detalles. Estamos examinando a fondo los problemas que podrían surgir durante la explotación de estos navíos”, ha dicho.

Rogozin ha anunciado que Francia y Rusia planean tratar los próximos 14 y 15 de febrero la cooperación militar técnica y discutir, entre otros asuntos, el tema del combustible y los lubricantes para los Mistral.

Rogozin también cuestionó hace unos días la compra de los portahelicópteros a Francia al afirmar que no funcionan con temperaturas inferiores a siete grados, refiriéndose probablemente a siete grados bajo cero, aunque no llegó a especificarlo. El viceprimer ministro se refirió a esta circunstancia calificándola de “chapuza” durante una reunión hace dos fines de semana en la Academia de Ciencia Militar rusa. “Quizá pensaron que vamos a realizar operaciones especiales en África, pero dudo que eso vaya a ocurrir”, añadió.

Puesta oficial de la quilla del primer barco

El pasado 1 de febrero, Francia puso oficialmente la quilla al primero de los dos Mistral para Rusia, aunque en realidad las obras empezaron a finales de 2011, varios meses después de la firma del contrato correspondiente por  importe de 1.200 millones de euros. El viceprimer ministro Rogozin, que tiene responsabilidades especiales sobre la industria de defensa rusa, aún no había accedido al cargo cuando se acordó la compra.

El primero de los buques contratados, que operará bajo del nombre de Vladivostok, debe incorporarse a la Armada en 2014; y el segundo, Sebastopol, en 2015. Rusia participa al 20% en la construcción del primer buque, y al 40%, en la del segundo. Además planeaba construir otros dos navíos idénticos en su territorio, bajo licencia francesa, pero el programa de pedidos militares para el periodo 2013-2015 no prevé asignaciones para ello, y la decisión definitiva ha quedado aplazada hasta 2016. A principios de año trascendió en la prensa local que las autoridades rusas se estaban planteando no construirlos finalmente. Numerosos expertos e industriales navales han sido escépticos desde el principio acerca de las necesidades rusas de contar con cuatro buques de esta clase en su fuerza naval.

Además, todo el programa ruso de buques franceses de la clase Mistral está siendo severamente discutido en las últimas semanas por las propias autoridades rusas. Hace unos días, el subdirector del Comité Militar-Industrial ruso, Ivan Kharchenko, calificó de “absurdo” el acuerdo de compra de estos buques, del que dijo que había dañado a la industria de construcción naval rusa.

Cuando Rusia firmó está compra no sólo estaba interesada en incrementar su flota, sino que también tenía las miras puestas en sus equipos técnicos y de navegación, incluido el sistema de combate y control SENIT 9 y el sistema de comunicación SIC 21. Este último resulta especialmente interesante, porque es capaz de integrar todos los sistemas de comunicación en el radio de acción del buque, incluidos los de las autoridades civiles.

Cada portahelicópteros Mistral, de los que Francia ya dispone de tres unidades, mide 210 metros de eslora, desplaza 21.000 toneladas y navega a 18 nudos (33 kilómetros por hora). Se opera con una tripulación de 160 hombres y puede recibir a bordo hasta otros 450 efectivos. Rusia planea instalar en cada navío hasta 16 helicópteros Ka-52K y Ka-29, de los que seis podrán operar simultáneamente en la cubierta de despegue. Los barcos también están concebidos para transportar setenta vehículos blindados.

Los Mistral son capaces de cumplir distintas misiones: transportar y desembarcar tropas, evacuar a la población civil, y operar como buque de apoyo de helicópteros de asalto a una distancia de sus bases o como base de apoyo logístico para las unidades de la Armada.

Fotos: Ministerio de Defensa de Rusia

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje