ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Según el jefe del programa de apoyo al ciclo de vida del AV-8B

"El presupuesto debe distribuirse de acuerdo a las capacidades que se consideren imprescindibles"

21/04/2013

(Infodefensa.com) Madrid – El presupuesto de Defensa debe distribuirse de acuerdo a las capacidades que se definan como “imprescindibles para cumplir con las directrices políticas del Gobierno” y no atendiendo a otros parámetros, como la distribución por Ejércitos, obligaciones contractuales, etcétera.

Así lo ha señalado el capitán de navío Pedro Ramírez Quevedo, jefe del programa “Apoyo al Ciclo de Vida del Avión AV-8B”  en el último número de la Revista General de Marina.

En su artículo, titulado “La crisis, la Armada, su Aviación Naval y su futuro”, Ramírez Quevedo señala que la  crisis no es algo nuevo para la Armada, aunque reconoce que, en este momento, el escenario está “peor que nunca”.

Añade que tantos años de recortes han hecho que en la Armada se haya logrado alcanzar la máxima eficiencia posible en la utilización de los recursos disponibles, pero que el sacrificio exigido ha llegado a tal punto que el rumbo “nos acerca peligrosamente, como mínimo, a no poder cumplir las misiones encomendadas de forma adecuada, sobre todo si se produjeran ciertas amenazas”.

Apunta que los recortes habían afectado a la Aviación Naval en menor medida que al resto de la Armada, pero que ya comienza a afectar a todos sus ámbitos de igual manera: operativo, logístico, industrial, personal y material.

En este contexto, el capitán de navío aboga por la necesidad de los medio aéreos -y dentro de ellos los navales- para aportar a las Fuerzas Armadas de la autonomía y la capacidad de proyección que necesitan.

Incide, además, en que hay que tener muy en cuenta en este momento “como amenaza” el rearme y la modernización que están acometiendo países de nuestro entorno y muy cercanos.

Agrega que los medios actuales con que cuenta la Armada, incluyendo el buque de proyección estratégica Juan Carlos I y su aviación embarcada, son “los mínimos imprescindibles” para seguir cumplimentando adecuadamente las misiones.

No obstante, destaca la importancia del avión AV-8 Plus que, gracias al programa «Harrier», a nuestros aliados y a la JPO (Joint Program Office), se ha mantenido el avión “relevante tácticamente” por un escaso 10 por ciento de lo que podrían haber costado sus modernizaciones en gastos no recurrentes, y asegura que es “el medio ideal para que la Armada pueda cumplir sus misiones de forma efectiva y a costes muy asequibles”.

Evaluar capacidades indispensables

El capitán de navío concluye su artículo haciendo hincapié en la necesidad de evaluar “qué capacidades son indispensables y cuáles no lo son tanto”, y afirma que habrá que hacerlo dentro del ámbito de lo conjunto y no del específico.

En lo que respecta a la Armada y a su Aviación Naval embarcada, indica que es necesario y “más que conveniente” mantenerla y potenciarla, siempre con la seguridad debida, en buques con sistemas de ala rotatoria (helos o/y futuros UAV) y en portaaeronaves (buques de proyección) con una unidad aérea embarcada que contemple a las anteriores junto a aeronaves de combate.

“La política hasta el momento ha sido mantener capacidades, aun incidiendo en la operatividad de la Fuerza”, apunta el oficial. “Seguimos en ese trance, pero ya comienza a ser crítico, por lo que si hay que recortar alguna, el JEMAD deberá establecer las que son imprescindibles para cumplir con las directrices políticas del Gobierno”, concluye.

Foto: Armada

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje