ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Emprendida por EE UU y Rusia

India se une a la carrera por el desarrollo de robots de combate

15/06/2013

(Infodefensa.com) Madrid – India también quiere desarrollar sus propios robots de combate para desplegarlos en los campos de batalla. Las investigaciones sobre este tipo de sistemas ya se han iniciado en  EE UU y Rusia, entre otros países. El jefe de la Organización india de Investigación y Desarrollo para la Defensa (DRDO, por sus siglas en inglés), Avinash Chander, ha desvelado los planes de su Gobierno para fabricar soldados robóticos que podrían emplazarse en zonas de conflictos.

En sus declaraciones –citadas por Press Trust of India (PTI), la mayor agencia de noticias del país– Chander ha apuntado que los sistemas en los que trabajarán tendrán “un alto nivel de inteligencia”. De momento, ha añadido, “ya se han implicado varios laboratorios” en un proyecto que califica de “prioritario”, según esta información de la que se ha hecho eco la agencia oficial rusa RIA Novosti.

El objetivo es comenzar por crear sistemas que asistirán a los soldados humanos, de los que recibirá instrucciones para identificar al enemigo. Pero más adelante los robots pasarán a primera línea de combate y serán los humanos quienes les proporcionen ayuda. Chander subraya que estos ingenios salvarán muchas vidas.

Las informaciones de India llegan unos días después de que las autoridades rusas revelasen sus propios planes para construir un laboratorio de robots de combate en la fábrica de armas Degtiariov, a 180 kilómetros de Moscú. Los ingenieros del país calculan que en dos décadas o tres ya existirán sistemas de este tipo que destruirán objetivos de manera totalmente autónoma.

El viceprimer ministro ruso, Dimitri Rogozin, explicó hace unos meses durante un discurso ante estudiantes de Física de una universidad de Moscú que su Gobierno tiene conocimiento de “que los militares estadounidenses están trabajando activamente en robots militares, tanto de combate como de los que pueden ayudar a los heridos en el campo de batalla”. Ante este panorama, añadió, “por supuesto que Rusia no tiene intención de quedarse atrás”.

Guerras de máquinas, sin soldados en el campo de batalla

Los expertos auguran que en el futuro habrá robots de combate que sustituirán directamente a los soldados en el campo de batalla.

Compañías como la británica BAE Systems ya trabaja en el desarrollo de pequeños sistemas robot, del tamaño y el aspecto de insectos, que emularán el comportamiento de organismos biológicos. En el futuro los científicos prevén que este tipo de máquinas serán capaces de atacar objetivos enemigos formando enjambres y empleando su propia energía cinética o haciendo estallar las pequeñas ojivas que transportarán.

Otro ejemplo que ya ha tomado forma es del drone norteamericano X-47B, desarrollado por Northrop Grumman. Este sistema se ha hecho famoso por su capacidad de ser desplegado desde portaaviones –como ya ha mostrado en ensayos reales–, pero igualmente llamativo resulta conocer que está concebido para atacar objetivos autónomamente, sin ningún humano que controle sus movimientos más allá de introducir la misión que debe realizar en un ordenador interno.

Debate moral y expectativa industrial

Con la llegada de estos desarrollos el debate sobre las implicaciones morales del uso de robots para la guerra está servido. La Premio Nobel de la Paz de 1997, Jody Willliams, ha proyectado una campaña internacional que persigue lograr la “prohibición completa de robots que tengan la capacidad de matar. A ella se ha sumado, entre otros, la ONG internacional Human Rights Watch, que criticó en noviembre el concepto de “robots asesinos” con plena autonomía, capaces de escoger y atacar objetivos sin intervención humana, y pidió la prohibición preventiva de tales armas.

Del otro lado, científicos como el profesor Ronald Arkin, del Instituto de Tecnología de Georgia –citado como desarrollador de este tipo de sistemas en un reportaje que la BBC publicó hace unos meses–, argumentan que prohibirlos directamente antes de investigar si pueden servir para reducir las bajas de no combatientes, es hacer “un flaco favor a los que, desgraciadamente, mueren en la guerra a manos de soldados humanos”.

Actualmente ya se usan robots para la desactivación de explosivos y otras tareas arriesgadas, o en áreas de alta radiactividad.

Estos sistemas llevan camino de convertirse en uno de los grandes desarrollos militares del siglo XXI , como hoy ya lo son los aviones no tripulados, unos sistemas que actualmente están haciendo la guerra en distintas partes del mundo, como Afganistán, y que en los próximos diez años generarán un negocio para la industria militar de defensa que podría rondar los 70.000 millones de euros –casi la cuarta parte de lo que venden en un año las 100 principales empresas armamentísticas del mundo-.

Foto: Ministerio de Defensa Indio

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje