ESPAÑA | Aire
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Controversias por su coste

El programa F-35 salva un nuevo escollo y continúa adelante en Italia

28/06/2013

(Infodefensa.com) Madrid – El programa italiano de adquisición de noventa cazas F-35 a la multinacional norteamericana Lockheed Martin sigue adelante, de momento. El Gobierno ha evitado que se votase esta semana el abandono del programa, como han pedido hacer incluso algunos parlamentarios del Partido Democrático (PD), al que pertenece el primer ministro, Enrico Letta. Pero en adelante las decisiones se tomarán tras un examen más detenido. Italia ya recortó el año pasado el número de unidades que tenía previsto adquirir, que pasó de 131 a 90.

El medio especializado Defense Aerospace recuerda que en Italia existen determinadas corrientes en su Parlamento, e incluso en el Gobierno, que se oponen a desembolsar unos 12.000 millones de euros en un programa único que además sólo beneficia a una firma del país, Finnmeccanica –encargada del mantenimiento de los aparatos durante su vida operativa–, y en un momento de contención presupuestaria como el actual.

El PD se ha comprometido a mantener una política de austeridad con nuevos incentivos para el empleo, mientras que el Pueblo de la Libertad (PDL), socio del Gobierno, apoya la compra de los aviones.

El ministro de Defensa, Mario Mauro ha argumentado la necesidad de adquirir estos aparatos para reemplazar a 256 aviones “obsoletos” de las fuerzas armadas italianas. “Nuestros aviones más nuevos tienen treinta años”, ha recordado Mauro, en unas declaraciones recogidas por la agencia Europa Press.

El ministro ha concretado que el programa alcanzará un coste de 11.800 millones de euros a pagar entre los años 2015 y 2060. La cifra supone algo más de 131 millones de euros por cada uno.

El periódico italiano Analisi Difesa ha calculado que Italia pagará algo más de 154 millones de euros por cada uno de sus tres primeros F-35. Su estimaciones se basan en los datos aportados por fuentes confidenciales.

El monto comprende los 323 millones desembolsados por las aeronaves y sus motores desde que se aprobó el encargo en 2009, los 26,5 millones empleados en logística, más un pago adicional de 45 millones por los aviones y otros 68 millones para tareas de apoyo que vencen a finales de este año. En total, 462,5 millones de euros por tres unidades.

Un 58% más caro de lo previsto en 2012

La cantidad pagada por cada uno de ellos, por tanto, supone un 58% más que los casi 98 millones de euros calculados por el General Claudio Debertolis, director de Armamentos Nacionales de Italia, y que fueron presentados al Parlamento en diciembre de 2012.

Además de estos tres, Italia ya ha iniciado la compra de once unidades más. En total, según los datos manejados por Analisi Difesa, a finales de 2013 Italia habrá pagado 973,2 millones de euros por sus primeros 14 F-35, y deberá hacer frente a una cantidad similar en los próximos años. De este modo, cada uno de estos aviones supondrá a las arcas del país un coste aproximado de 138 millones de euros. No se trata de un cálculo perfecto, dada la forma en al que el Pentágono informa de los contratos de este programa de cazas liderado por EE UU, pero sirve de guía para conocer la evolución de los costes, advierte Defense Aerospace.

Estas cifras, en todo caso, no incluyen los costes en investigación y desarrollo desembolsados de momento por Italia ni los más de 800 millones que ha supuesto la construcción y habilitación de la línea de montaje final en Cameri, cerca de Turín.

El periódico La Stampa apunta por su parte que cada uno de los 90 F35 costará a Italia 155,5 millones de euros

Según la estimación divulgada por el Pentágono hace un mes, los cerca de 2.500 F-35 que está previsto comercializar durante las próximas tres décadas supondrán un coste total de 391.000 millones de dólares. En todo caso, la cifra final es muy difícil de cuantificar, y ha aumentado considerablemente desde el comienzo del programa, a principios de los años 1990.

El aumento de costes es el principal motivo por el que Turquía, Dinamarca, Italia, Australia, Holanda, Gran Bretaña, Japón e incluso Estados Unidos se han planteado el recorte del número de unidades que inicialmente habían previsto adquirir, o incluso, en algunos casos, el abandono total de este proyecto, el programa militar más costoso de la historia. Todos ellos son socios del programa del F-35, junto a Noruega, el único país de esta alianza que aún no ha sembrado dudas sobre el cumplimiento de sus compromisos de compra.

El Joint Strike Fighter, nombre original de este desarrollo, cuenta con tres variantes: el F-35A, más ligero y preparado para el despegue y el aterrizaje convencional (CTOL),  la versión F-35B para despegues cortos y aterrizajes verticales (STVOL) para operar desde portaaeronaves, y el F-35C, variante naval preparada para ser desplegada en  grandes portaaviones, desde donde despega impulsado por catapultas y aterriza ayudado por su gancho trasero con el que atrapa el cable anclado al buque.

Foto: Lockheed Martin

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje