ESPAÑA |
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Gracias a su sistema autónomo

El drone X-47-B consigue aterrizar en un portaviones sin ningún control humano

11/07/2013

(Infodefensa.com) Ginés Soriano, Madrid – El UCAS (sistema de combate aéreo no tripulado) X-47-B aterrizó ayer por primera vez en un portaviones. La aeronave detuvo su vuelo sobre la cubierta del buque USS George HW Bush (CVN 77) frente a las costas del estado norteamericano de Virginia de manera totalmente autónoma, sin el control remoto de ningún piloto humano.

El X-47B supone una nueva generación de aeronaves no tripuladas (UAV) que ejecutará misiones sin que ningún operador las maneje desde tierra. El avión será capaz de operar mediante el control de un ordenador integrado en la propia aeronave en el que se cargarán los objetivos de cada misión. En principio este tipo de sistemas dependerán para atacar del control humano, pero en el futuro llegarán a disparar sus armas sin la intervención de ningún operador.

El aparato, que ayer despegó desde la base aeronaval de Patuxent River, en el estado de Maryland, 35 minutos antes de llegar al portaviones, atrapó con su gancho de cola los cables de sujeción de la cubierta del buque para detener su velocidad de vuelo de casi 270 kilómetros por hora (145 nudos) en poco más de 100 metros (350 pies).

Seguidamente la aeronave despegó de nuevo, catapultada desde el barco –en una maniobra que ensayó por primera vez el pasado mes de mayo–, para aterrizar otra vez sobre el buque sin problemas. Tras éste hubo un tercer intento en el que el propio avión detectó una anomalía en su sistema de navegación, por lo que tuvo que desviarse hacia el campo de vuelo de Wallops Island, en Virginia, donde tomo tierra sin incidentes.

Estos aterrizajes suponen el inicio de la parte final de una serie de pruebas en el mar realizadas durante los últimos ocho meses, y que a su vez suponen la culminación de una década de esfuerzos para la integración de aeronaves sin tripulación en la Armada de Estados Unidos, según ha explicado el contralmirante Mat Winter, supervisor del Programa para la Aviación No Tripulada.

El secretario de Marina, Ray Mabus, se ha referido al acontecimiento vivido hace unas horas en el USS George HW Bush como “un vistazo al futuro”, y ha apuntado que el avión operacional derivado de este prototipo, “que pronto será desarrollado, tendrá la oportunidad de cambiar radicalmente la presencia y el poder de combate que se proyectará desde nuestros portaviones”.

Los jefes de la Armada estadounidense coinciden en que este “acontecimiento histórico para la aviación naval” va a transformar “la manera en que la Marina integrará en el futuro a los aviones tripulados y no tripulados en la cubierta de vuelo de los portaviones”.

Para el director del programa UCAS de la Marina, Jaime Engdahl, resulta “fascinante” poder operar un gran vehículo aéreo no tripulado (UAV) empleando “la misma tecnología de aterrizaje [sobre portaviones] que se está utilizando desde hace más de 50 años”, y que se complementa con la tecnología de control autónomo disponible hoy día.

Engdahl añade que este “momento culmínate” supone “un testimonio de la innovación y la excelencia técnica de la Armada y de Northrop Grumman” (fabricante del sistema), que han logrado un aterrizaje de precisión gracias a “avanzados controles de vuelo autónomos” y al “control digital del tráfico aéreo del entorno del portaaviones”.

El contraalmirante Winter coincide con Engdahl en que esta prueba “nos ha permitido fusionar las tecnologías de la industria y el Gobierno que permitirán a la Armada perseguir futuras capacidades de aviación no tripulada en los portaviones”.

Para el secretario de Marina, Ray Mabus, el futuro de las operaciones militares incluirá “una fuerza integrada de plataformas tripuladas y no tripuladas”.

Mabus también ha echado la mirada atrás para recordar el largo camino recorrido desde que hace 102 años “Eugene Ely completó el primer aterrizaje a bordo de un portaviones”.

Debate sobre el uso de sistemas de guerra autónomos

El desarrollo del X-47B ha avivado el debate entre quienes critican la llegada de sistemas de guerra autónomos, como la organización Human Rights Watch, y los expertos que consideran que estas tecnologías reducirán los daños humanos en los campos de batalla.

El contratista principal del programa de UCAS-D para portaaviones de la Armada en el que se enmarca este desarrollo es Northrop Grumman, la sexta mayor compañía armamentística del mundo.

Esta empresa diseñó y construyó dos prototipos X-47B para este proyecto que está gestionado por el Mando Naval de Sistemas Aéreos (Navair).

El avión ha sido diseñado para despegar y aterrizar en portaaviones, repostar en pleno vuelo y no ser detectado por el radar. El aparato puede operar en un área de 3.800 kilómetros de diámetro y cuenta con una autonomía de 6 horas de vuelo sin necesidad de reposta

Fotos: Armada de Estados Unidos

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje