ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Son 118 en total

Catar planea comprar el doble de tanques Leopard de los anunciados en abril

16/07/2013

(Infodefensa.com) Ginés Soriano, Madrid – Catar planea comprar 118 carros de combate Leopard a Alemania en los próximos siete años. Los blindados, similares a los fabricados para España por Santa Bárbara Sistemas, serán construidos por Krauss-Maffei Wegmann y Rheinmetall. Lo ha adelantado el semanario Bild am Sonntag en un información publicada el domingo en la que cita a fuentes cercanas al Gobierno catarí.

El pasado mes de abril Krauss-Maffei Wegmann (KMW) anunció que Catar le había encargado 62 tanques Leopard 2 junto a un pedido de 24 piezas de artillería autropopulsada PzH 2000, por un montante de 1.890 millones de euros. De confirmarse la información del medio alemán, recogida por la agencia France-Presse, el acuerdo supondría casi doblar el número de tanques inicialmente contemplado.

Rheinmetall, por su parte, informó hace un mes de que había recibido “un importante nuevo encargo de un cliente árabe” para la entrega de carros de combate Leopard 2 y sistemas de artillería autopropulsada por un valor de 475 millones de euros. La empresa no aportó más información sobre la identidad del comprador, pero por las características del pedido parece tratarse del mismo encargo de Catar anunciado anteriormente por su socio KMW.

Sustituirán a antiguos carros franceses y sudafricanos

El Emirato de Catar está modernizando sus fuerzas terrestres, formadas por 8.500 soldados y en las que opera una flota de tanques y sistemas de artillería que en buena parte superan los cuarenta años de antigüedad. Se trata de blindados de fabricación francesa y sudafricana que, con las nuevas adquisiciones, pasarán directamente al desguace. Entre ellos se cuentan una treintena de tanques AMX-30B2 diseñados por Francia en la década de 1970 y adquiridos por los cataríes a finales de los ochenta.

El diario alemán Der Spiegel ya adelantó hace un año la posibilidad de estas ventas a Catar en un amplio reportaje sobre la política de la canciller alemana Angela Merkel de exportar armas a determinados países para estabilizar regiones en crisis.

Con esta estrategia trataría de evitar intervenciones directas del estilo de las que han tenido lugar en Afganistán y Libia.

El periódico mencionaba a Catar como ejemplo de país que encaja perfectamente con esta doctrina: es uno de los socios más importantes de Alemania en la región del Golfo, mantuvo un papel activo durante la lucha contra el dictador libio Gadafi y está abasteciendo de armas a la resistencia siria. Además el emirato persigue abiertamente convertirse en un poder estabilizador en la zona, y se declara pro-occidental.

Según las explicaciones recogidas por Der Spiegel todo lo anterior le convierte en un socio ideal a los ojos de Merkel,. El reverso, añadía la información, es que se trata de un Estado que todavía está muy lejos de ser democrático.

El doble de importaciones que cinco años antes

Oriente Medio, en general, es una de las áreas donde más está aumentando la compra de armamento. El año pasado estas adquisiciones se incrementaron un 8,4%, según el Instituto de Investigaciones para la Paz de Estocolmo (SIPRI). En el informe del SIPRI, presentado hace tres meses, se advertía de que los datos sobre el volumen de compras de Catar resultan desconocidos, como ocurre con los referentes a Irán, Siria y Emiratos Árabes Unidos.

La última cifra disponible corresponde a las compras militares de 2010, que ascendieron en Catar a 6.831 millones de riyales (más de 1.400 millones de euros al cambio actual). La cifra supone más del doble de las importaciones que realizó cinco años antes.

Dos grandes de la industria militar alemana

La compañía alemana KMW produce blindados tanto de ruedas como de cadenas en plantas de  Alemania, Brasil, Grecia, Países Bajos, Mejico, Singapur, EE UU y Turquía en las que trabajan 3.200 empleados. Entre sus desarrollos –algunos de ellos fabricados en colaboración con otras firmas– se encuentran los blindados de ruedas Mungo, AMPV, F2, Dingo, GFF4, Terrier y Boxer; los vehículos de reconocimiento, antiaéreos y sistemas de artillería Fennek, Gepard, LeFlaSys, Howitzer 2000, Donar, MLRS y AGM; los tanques de batalla pesados Leopard 1 y 2, los vehículos de combate de infantería Puma y los lanzapuentes Leguan.

La firma, cuyas ventas anuales ronda los mil millones de euros, también desarrolla sistemas de simulación para uso civil y militar, equipos de mando e información, y estaciones de armas por control remoto con sistemas de reconocimiento y observación para misiones tanto diurnas como nocturnas. Más de una treintena de países disponen de sistemas tácticos fabricados por KMW.

Por su parte Rheinmetall Defence, con sede en la localidad alemana de Dusseldorf, alcanza unas ventas anuales aproximadas de 2.000 millones de euros y emplea a cerca de 10.000 personas. La compañía forma parte de Rheinmetall AG, el mayor fabricante de armas de Alemania, que factura en torno a los 4.400 millones de euros al año con la producción de vehículos y distintos desarrollos para las fuerzas armadas de numerosos países.

Fotos: Rheinmetall

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje