ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Beneficios y cartera descienden

La firma naval francesa DCNS aumenta sus ingresos un 17% en lo que va de año

24/07/2013

(Infodefensa.com) Ginés Soriano, Madrid – La constructora naval francesa DCNS ha obtenido en la primera mitad del año unos ingresos de 1.630 millones de euros, un 16,7% más que en el mismo periodo de 2012 (1.397 millones). La empresa, de la que dos tercios es propiedad del Estado francés, atribuye los resultados a “los buenos progresos de los programas industriales para la Armada francesa (fragatas Fremm, submarinos Barracuda y el mantenimiento de los buques de primera línea) y de otros para clientes de las marinas internacionales (sobre todo Brasil, India y Rusia)”.

Por el contrario, el resto de índices principales han descendido. Los beneficios de explotación, por ejemplo, han bajado un 3% durante los seis primeros meses de 2013. Ahora no llegan al 6% de lo ingresado, mientras que un año antes el rendimiento extraído era del 7%.

Mucho peor, y con mayores consecuencias para el futuro, es el descenso en la cartera de pedidos. La compañía únicamente ha conseguido firmar durante el periodo observado nuevas órdenes de trabajo por un valor 578 millones de euros, un 29% menos que durante la primera mitad del año 2012, cuando llegó a los 813 millones.

En total, al comenzar el mes de julio DCNS contaba con una cartera acumulada de pedidos de 13.227 millones de euros. Suficiente para mantener la actividad durante al menos cuatro años aún cuando no entrasen nuevos encargos, pero un 6,7% menos que lo registrado doce meses antes.

Su presidente y consejero delegado, Patrick Boissier, reconoce, tras apuntar que el incremento de los ingresos obtenidos “confirman nuestro potencial de crecimiento”, que el “beneficio de operación no ha experimentado el mismo crecimiento”, y lo atribuye “al impacto de ciertas dificultades de funcionamiento y al incremento de las inversiones en investigación y desarrollo” (I+D).

Esas “dificultades” se refieren a algunos programas industriales en los que está inmersa DCNS, sobre todo a los relacionados con el sector de la ingeniería nuclear civil.

En cuanto a la subida de las inversiones en I+D, la compañía se limita a explicar que ha intensificado la inversión en este capítulo en lo que va de año “con el fin de mantener el liderazgo tecnológicos en los mercados claves”. También añade que ha puesto en marcha “un plan de acción” para “incrementar la rentabilidad operativa” de la empresa, que reconoce que durante los dos primeros trimestres del año ha habido una “ausencia de nuevos contratos importantes”.

Un dato que sí ha sido positivo para la empresa, como ha ocurrido con los ingresos, es el aumento de su plantilla, que ahora cuenta con más de medio millar de trabajadores más que un año antes, de modo que ya supera los 13.500 empleados.

Dura competencia alemana, corena, japonesa y de Oriente Medio

DCNS centra su actividad en el diseño y construcción de submarinos y buques de superficie, y el desarrollo de sistemas e infraestructuras asociadas. También oferta servicios a bases navales y astilleros y más recientemente ha ampliado su mercado hacia la ingeniería civil nuclear y las energías renovables.

En 2012, la firma obtuvo unos ingresos de más de 2.900 millones de euros, de los que el 7,1% rindieron como beneficios de explotación (casi 209 millones en total).

Hace un par de meses trascendió que el Gobierno francés estaba tratando de vender su participación en DCNS a la firma electrónica de defensa Thales –dueña previamente de un tercio de la compañía–. Con esta operación se trataría de eliminar el déficit de financiación militar de 1.800 millones de euros previsto para el año que viene.

Se trata de una necesidad contemplada en el libro blanco de la defensa y la seguridad nacional, publicado el 29 de abril, en el que se establece que los gastos militares anuales de Francia se mantendrán en 31.400 millones de euros entre 2014 y 2019.

DCNS, como la española Navantia, debe hacer frente a la dura competencia de los astilleros de Alemania, Corea del Sur, Japón y de distintos países de Oriente Medio.

Su vicepresidente ejecutivo, Bernard Planchair, adelantó en abril en una entrevista concedida a Infodefensa.com la estrategia de su empresa de lograr la mejor posición “para estrechar lazos con otras compañías europeas”. Con ello, explicó, se trataría de racionalizar un sector que en Europa se enfrenta a un trasfondo de recortes presupuestarios.

Planchair advirtió de que la industria europea de construcción naval “está muy fragmentada, lo que resulta ineficiente en términos de gasto público y en cuanto a los mercados internacionales”.

DCNS, que hace un año explicaba sus intenciones de doblar sus ingresos en la próxima década, también está tratando de capear la crisis de presupuesto que golpea a la Defensa europea mejorando sus posiciones en sectores como la construcción naval no militar, la energía nuclear civil y la energía renovable marina.

En el sector militar, estos astilleros son responsables de la construcción, entre otros, de las fragatas francesas Fremm, de los buques anfibios Mistral y de los submarinos Scorpène.

Fotos: DCNS

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje