ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Entrevista INFODEFENSA.COM

Francisco Soler, Amper Programas: Tenemos importantes oportunidades abiertas en Oriente Medio y Sudamérica

30/07/2013

(Infodefensa.com) Nuria Fernández, Madrid – Francisco Soler, director de ventas de Amper Programas de Electrónica y Comunicaciones, ha avanzado que la compañía tiene importantes oportunidades abiertas tanto en Oriente Medio como en Sudamérica, y que espera que algunas se materialicen en contratos a corto o medio plazo.

En una larga entrevista a Infodefensa.com, Soler ha comentado la situación del mercado español, donde los contratos han descendido notablemente en número y en volumen de negocio.

¿Qué objetivos tiene la compañía en el mercado nacional?

La situación en el mercado nacional es crítica y las posibilidades de nuevos programas relativamente importantes son prácticamente inexistentes en estos momentos, por lo que estamos centrando nuestra actuación en dos líneas; por una parte, completar toda la capacidad que tenemos de apoyo logístico y, por otra, mantener las capacidades básicas que tenemos, principalmente las tecnológicas, con el fin de estar preparados para cuando llegue la reactivación económica, que tiene necesariamente que llegar.

Es evidente que la situación actual del mercado se puede mantener transitoriamente, pero es muy difícil mantenerla a largo plazo. La limitación de las inversiones en Defensa, si no es a costa de aumentar mucho los riesgos y ponerse en una situación de indefensión total, que sería inadmisible, no se debe prolongar en el tiempo.

¿Cómo ha afectado a Amper Programas esta situación y cómo la ha afrontado?

En los últimos años han finalizado algunos de los programas importantes que teníamos, lo que nos ha obligado a reestructurar y redimensionar nuestras capacidades para intentar adaptarlas a ese escenario del mercado nacional.

Nuestra ventaja es que nosotros nos movemos en un nicho muy claro, ya desde que se creó la compañía, en 1989, que es el de las comunicaciones y los sistemas de información. De ahí no nos hemos desviado mucho, aunque sí ha cambiado y está cambiando el peso de los sistemas de la información. Empezamos siendo una compañía de hardware, pasamos a ser una compañía de integración de sistemas y ahora también tenemos un valor añadido importante en todo lo que son componentes software, que en estos momentos representan más de la mitad de la actividad de la compañía. Es decir, estamos dando, cada vez más, un servicio.

Además, tenemos otras actividades que no son el core de la compañía, pero que también tienen su importancia, como puede ser el ámbito de las radioayudas a la navegación.

Ahora mismo, prácticamente todos los sistemas de información para mando y control que tiene desplegados el Ejército de Tierra han sido desarrollados en esta compañía. Se podría decir que algunos de estos sistemas ya están maduros, por lo que estamos trabajando en desarrollar, con financiación propia, el concepto de lo que serán los sistemas tácticos de comunicaciones del futuro.

Hasta ahora se trabaja con grandes programas que suponían contratos plurianuales, lo que te permitía una planificación a largo plazo. Ahora, como este procedimiento es imposible, se van haciendo pequeños contratos que permiten ir dando pequeños pasos. Y en eso estamos nosotros y queremos seguir estando a través de inversiones en I+D para estar preparados para responder a las futuras necesidades de las Fuerzas Armadas.

¿Ha aportado esta experiencia en el mercado nacional mayores posibilidades para salir fuera?

Sí, por supuesto. Hemos aprendido mucho con el desarrollo de tecnologías para los sistemas españoles y esa experiencia nos está sirviendo ahora para ofrecer en el exterior equipos modernos y competitivos. Del mismo modo, la experiencia y las tecnologías que estamos desarrollando ahora para otros países revertirán luego en programas españoles.

¿En qué mercados se está centrando Amper fundamentalmente?

En este momento nos estamos centrando en dos áreas: Medio Oriente y Sudamérica, aunque sin olvidar nunca la componente europea y de colaboración con los socios.

Por ejemplo, el programa Watcher, de comunicaciones inalámbricas para el Ejército francés, pertenece a esta tercera área, ya que el desarrollo es completamente nacional pero el mercado va a ser compartido por Thales y Amper.

También tenemos algunos contratos con la NSPA, antigua NAMSA, básicamente de comunicaciones y servicios, pero son contratos relativamente pequeños. Ésta es una característica que se ha dado mucho en los últimos tiempos. Nosotros, tradicionalmente, teníamos unos volúmenes de pedidos que alcanzaban en España el millón de euros y en los últimos dos años se han reducido a 100.000 euros. Es decir, el volumen del contrato ha bajado drásticamente, lo que se intenta compensar con mayor número de contratos.

No obstante, esta tendencia no se da en otras áreas, como Oriente Medio o Latinoamérica, donde los contratos pueden alcanzar varios millones de euros. Actualmente estamos en dos o tres proyectos de este tipo, pero todavía no puedo avanzar nada porque así lo prefieren los posibles clientes.

Lo que sí puedo decir es que algunos de ellos los estamos abordando desde nuevas ideas, con una mayor relevancia de la colaboración con otras empresas. Y siempre enfocados hacia dos temas: nuestra tecnología fuerte, que es la que tiene que ver con el mando y control, y nuestra capacidad en integración de sistemas. Es decir, estamos en un nicho quizá reducido, pero en el que intentamos mantener nuestro liderazgo.

¿Cómo valora la presencia de Amper Programas en América Latina?

América Latina tiene la característica de que va un poco por detrás de los países europeos y de la OTAN, y tradicionalmente han tenido un problema de financiación, a diferencia de los países de Oriente Medio, que también han ido por detrás de la OTAN en cuanto a tecnología pero no tienen problemas de financiación.

No obstante, ahora, aquellos países sudamericanos que están experimentando un crecimiento económico están viendo la necesidad de invertir en equipos de Defensa y, en esta línea, hay una mayor conciencia de la importancia de los sistemas de mando y control como catalizadores del resto de sistemas y equipos. Es decir, países como Chile o Brasil ya han pasado de la idea de adquirir sistemas de comunicaciones a la de proveerse de capacidades de mando y control, porque, además, en Latinoamérica, la relación entre seguridad y la defensa es más clara todavía que en otras regiones, y nosotros creemos que en este campo tenemos mucho que aportar.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje