ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

En la feria DSEI 2013

JMD desvela su nueva familia de sumergibles para operaciones especiales

16/09/2013

(Infodefensa.com) Madrid – La firma británica de sistemas de rescate submarino James Fisher Defence (JFD) ha creado una nueva familia de sumergibles para el despliegue de fuerzas especiales, una tipología de naves conocidas por la expresión inglesa Swimmer Delivery Vehicles, o por sus siglas: SDV. Los SEAL Pod, que es el nombre que la compañía ha dado a su creación, están concebidos para realizar operaciones encubiertas de unidades militares de elite, la policía, los cuerpos de protección marítima y de lucha antiminas, y los medios antiterroristas en general.

En el desarrollo del nuevo vehículo, concebido tanto para su despliegue superficial como submarino, también ha participado la consultora y fabricante sueca de embarcaciones especializadas DCE AV.

Los SEAL Pod, mostrados por primera vez la semana pasada en la feria de defensa DSEI de Londres, cuentan con distintas configuraciones en función de las características de la misión a la que van a ser encomendados.

Un submarino desplegable desde un barco

Así, la variante denominada SEAL Carrier, ha sido pensada para su despliegue desde buques de superficie y moverse a velocidades de más de 30 nudos (55 kilómetros por hora) antes de sumergirse para una aproximación final encubierta. Para moverse en superficie dispone de un motor a bordo movido por gasoil y propulsión a chorro de agua. Cuando pasa al modo submarino, el ingenio continúa impulsado por un sistema eléctrico.

Esta versión, que también puede ser lanzada desde aviones, está preparada para acoger en su interior a dos tripulantes más distintas alternativas dependiendo de su misión: o bien a seis combatientes, o bien a vehículos submarinos autónomos, o bien puede servir como plataforma de armamento operado por control remoto, o actuar como patrullero en puertos, o servir como embarcación de respuesta rápida contra la piratería o bien ser empleado en operaciones de medidas contraminas.

También se ha diseñado una versión menor del SEAL Carrier, denominada Smart SEAL, para la que no es necesaria una licencia de exportación si se comercializa en el mercado internacional.

Un sumergible proyectable desde otro

Otro vehículo de la familia SEAL Pod es el denominado Sub SEAL, un sumergible concebido principalmente para ser lanzado directamente desde un gran submarino y operar en todo momento bajo el agua y a profundidades de hasta 30 metros. Cuando lo necesite puede acercarse a la superficie o emerger para llevar a cabo tareas de reconocimiento o comunicación.

El sistema está impulsado por baterías de polímero de litio que le permiten alcanzar velocidades de más de siete nudos y superar los 70 kilómetros de radio de acción.

En caso necesario, también puede ser desplegado desde buques de superficie o incluso desde helicópteros. Para su gobierno necesita a dos personas y, dependiendo de la misión que se le encomiende, está preparado para acomodar a seis combatientes, servir de plataforma de vigilancia litoral, cumplir tareas de guerra electrónica, como plataforma de reconocimiento, en operaciones contraminas o labores de mantenimiento de la seguridad en puertos y estuarios.

Un torpedo tripulado

La última variante de los SEAL Pod puede ser lanzada directamente desde tubos de torpedos con las medidas normalizadas por la OTAN. Se denomina Torpedo SEAL y está preparada para acoger en su interior a dos buceadores con todo su equipo para ser proyectados a distancias de más de 7,5 millas náuticas (12 kilómetros). Entre las misiones para las que está preparado se encuentran la vigilancia y el reconocimiento submarino, la entrega de material, tareas de patrulla y operaciones contra minas.

El director ejecutivo de James Fisher Defence, Ben Sharples, explica que existe un creciente interés entre las fuerzas navales del mundo por desarrollar destrezas específicas para sus fuerzas especiales en tareas contraterroristas y otro tipo de operaciones encubiertas. Sobre todo después de una década en el que el grueso de las misiones han tenido lugar sobre el terreno. Ahora, en cambio, la tendencia es mantener los principales activos, como buques y submarinos, lo más lejos posible de las áreas de conflicto. En ese contexto, deduce Sharples, aumenta el interés por la integración de sistemas SDV en submarinos y otras plataformas.

JFD, creada en 2005, cuenta actualmente con oficinas en Reino Unido, Australia, EE UU y Singapur, y forma parte de James Fisher & Sons, grupo con más de 160 años de trayectoria especializado en la industria marítima con sedes en Europa, Oriente Medio, Singapur, India, Australia y África.

Infodefensa.com, medio colaborador de DSEI 2013 –considerada como la mayor muestra mundial del sector de defensa–, ha estado cubriendo estos días in situ la información relacionada con las actividades y  las empresas presentes en la feria, que se inició el martes y concluyó el pasado viernes. Esta publicación ha contado además con un stand propio en la muestra.

Foto: James Fisher Defence

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje