OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Javier Peréz de Vargas

Es director gerente de la Real Academía de Ingeniería, institución española dedicada al fomento de la ingeniería, la innovación y la tecnología.


Industria de Defensa 4.0: retos y oportunidades

21/11/2016 | Madrid

Durante el último bienio, se ha hecho frecuente el uso del término Industria 4.0 como un paso más, particularmente disruptivo y generalizado, en la evolución de los procesos fabriles.

Lo que en las anteriores revoluciones industriales estuvo inducido por la invención de la máquina de vapor y su integración en los procesos manufactureros, la producción en serie y la incorporación de la robótica en las fábricas, ahora, con la Industria 4.0, la digitalización en los procesos y medios industriales,en sus equipos y materiales,se constituye como el protagonista inductor del cambio.

De alguna manera, la aparición en Europa de la Industria 4.0 como tendencia, todavía no consolidada, se sustenta en tres motivaciones: la necesidad de un desarrollo industrial en occidente que mitigue la hegemonía oriental, el proceso de relocalización de la industria europea que permite un comenzar desde cero en la definición de las infraestructuras industriales y un desarrollo sin parangón en nuestra historia de las tecnologías de la información y comunicación sin, hasta el momento, aplicación extendida en los entornos industriales.

La consolidación, en un entorno global, de la ventaja competitiva de nuestra industria de defensa debe fundamentarse, entre otros aspectos, en la diferenciación tecnológica de nuestros productos y servicios, en el desarrollo de nuevos modelos de negocio que, en un ejercicio de innovación, contribuyan a materializar el retorno de la inversión necesaria para alcanzar la ya citada diferenciación tecnológica y, de forma muy relevante, en la evolución de nuestros procesos productivos con una clara orientación hacia la mejora de su competitividad.

Este paradigma de una industria intensiva en conocimiento y tecnología en un mercado inductor de exigencias de alta competitividad se ilustra en nuestra industria de defensa. Es en este entorno en el que las nuevas orientaciones de las capacidades de diseño, producción y apoyo al ciclo de vida, como las atribuidas al modelo Industria 4.0, se constituyen como el elemento que puede asegurar la supervivencia del sector.

Más allá de unas capacidades de cálculo, diseño y simulación en entorno digital, de las ventajas, igualmente obvias, de otorgar carácter digital a los distintos componentes y productos intermedios a través de los correspondientes sistemas ciberfísicos y del potencial de optimización de la producción ofrecido por la capa de inteligencia de proceso aportada por aplicaciones de última generación, el modelo Industria 4.0 debe ofrecernos nuevas ventajas particularmente relevantes en la Industria de Defensa.

Entre ellas, en un entorno empresarial marcadamente competitivo en el que el sector Defensa debe sentirse totalmente inmerso, la Innovación es la protagonista indiscutible a la hora de alcanzar esa ventaja comparativa que, una vez reconocida por el cliente, se convertirá en la ventaja competitiva que otorgará viabilidad a la empresa y expectativas de crecimiento sostenido.

En los últimos años, los modelos de gestión de la innovación han avanzado por distintos caminos, ofreciendo todos ellos una serie de lugares comunes que convergen hacia la obligatoriedad de aceptar entornos colaborativos como facilitadores de la innovación de éxito y la conveniencia de contar con la participación de jóvenes empresas como 'estimuladoras' de los procesos de innovación y 'agitadores' en un statu quo que, a veces, condiciona las posibilidades y expectativas depositadas en el cambio. Una parte importante del sector industrial de Defensa en España se ha mantenido aparte de esta tendencia lo que, quizás, haya provocado unas consecuencias negativas difíciles de contrarrestar.

Aquí, la Industria 4.0 encuentra, quizás, un entorno poco explorado hasta el momento. Aquel que permite a los grandes integradores identificar los retos tecnológicos acuciantes para nuestros grandes programas y desagregarlos, convirtiéndolos en desafíos para las capacidades innovadoras de todas aquellas empresas que deben conectarse, en sentido no sólo figurado, para formar parte de una gran red de generación de valor innovador haciendo posible el éxito tecnológico, a veces, tan difícilde alcanzar.

Otro aspecto que debemos entender como una prolongación del modelo Industria 4.0 lo encontramos ampliando su alcance y ventajas al escenario de la operación y, principalmente, el mantenimiento de los sistemas complejos a cuyo diseño y fabricación dedica su esfuerzo empresarial nuestra industria de defensa.

Es aquí donde el carácter ciberfísico de ciertos componentes o subsistemas, fungibles o no, otorgado por sensores de última generación, con capacidad de proceso nada despreciable, interconectados y coordinados mediante la adecuada 'capa' de inteligencia de proceso, puede permitir prever escenarios de optimización de rutinas de mantenimiento, anticiparlas soluciones a problemas identificados en un ejercicio de prospección, alargar el ciclo de vida de la unidad mantenida y una clara reducción de los costes asociados.

El objetivo fundamental de la empresa como generadora de riqueza para el accionista pasa, de manera obligada, por alcanzar el reto, a veces tan complicado, de la satisfacción del cliente. La complejidad implícita a los grandes programas de defensa requiere que unas necesidades o expectativas de alto nivel,transmitidas por el cliente, se desagreguen en requisitos considerados como 'condiciones de contorno' de una solución que se someterá a los procesos de verificación y validación con una clara implicación, casi protagonismo, por parte del cliente.

La Industria 4.0 ofrece un entorno de comunicación e interconexión con el cliente que debe superar con creces las bondades de los modelos conocidos hasta el momento, permitiendo una íntima implicación en los procesos de gestión de la innovación, diseño, cadena de suministro, fabricación, pruebasy apoyo logístico. Y, consecuentemente, identificar y gestionar desde etapas muy tempranas aquellos riesgos de incumplimiento de requisitos que, sin duda, acarrearían consecuencias de incumplimientos de expectativas e insatisfacción del cliente.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje