ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Balance de 2016

La llegada del A400M y el NH90 salva un año marcado por la incertidumbre

03/01/2017 | Madrid

En el ámbito de la Defensa -al igual que en otros muchos departamentos de la Administración- si hubiera que elegir una palabra para definir el año que acaba de terminar esa sería probablemente incertidumbre. Y es que los diez meses de Gobierno en funciones han pasado factura a un ministerio como el de Defensa que poco ha podido hacer en temas clave como los PEA, la contratación o los nuevos programas tecnológicos. Salvan el año el inicio de las entregas de dos programas claves para el futuro de las Fuerzas Armadas españolas, el A400M y el NH90.

En junio de 2016, la decisión del Tribunal Constitucional de rechazar el uso del decreto ley para aprobar los créditos extraordinarios de los Programas Especiales de Armamento (PEA) abrió el debate en torno a los mecanismos de financiación de estos programas y puso sobre la mesa la necesidad de contar con una legislación estable y consesuada que evite en un futuro situaciones similares que además garantice las capacidades de las Fuerzas Armadas.

Poco después, el adelanto del cierre del gasto al mes de julio por parte del Ministerio de Hacienda para cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria de la Unión Europea provocó la paralización de importantes contratos en Defensa, si bien el Gobierno todavía en funciones recurrió a excepciones aprobadas en el Consejo de Ministros para desbloquear los contratos más inmediatos.

Pese a esta situación de incertidumbre para la industria y el propio ministerio, los últimos meses del año parece arrojar algo de luz. Tras la formación de Gobierno en noviembre, la nueva ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, anunció su intención de incluir en el presupuesto ordinario de Defensa en 2017 los pagos pendientes de los PEA, unos 700 millones de euros que no se desembolsaron en 2016 después de fallo del TC. Además en su primera comparecencia en la Comisión de Defensa del Congreso, la ministra abogó por el "diálogo" y "consenso" como vías para recuperar "músculo económico" en el ministerio.

En el año que acaba de terminar también se produjeron dos importantes hitos que ponen de manifiesto que la industria de defensa nacional se sitúa a la vanguardia. En septiembre, las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet) recibieron los primeros helicópteros de transporte táctico NH90 fabricados por Airbus Helicopters en su planta de Albacete. Estas aeronaves renovarán durante la próxima década la flota de helicópteros de transporte de los tres Ejércitos.

Pero, sin duda, 2017 ha sido el año del A400M. El Ejército del Aire español recibió a mediados de noviembre el primer avión de transporte A400M que sustituirá de forma progresiva a la anticuada flota de Hercules. La primera entrega a España se produjo en un año difícil para este programa de la multinacional europea Airbus que tiene su centro neurálgico en la planta sevillana de San Pablo. Si bien todo apunta a que tras superar los últimos problemas en las cajas reductoras de los motores el 2017 será el año de la consolidación definitiva del programa A400M.

Foto: Airbus 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje