menú responsive
ESPAÑA | Tierra
-/5 | 0 votos

Dos Chinook y dos Cougar recorrieron 3.000 kilómetros

Las Famet realizan el despliegue en helicóptero más largo de su historia

Prácticas de fast-rope en la pista de Atar. Foto: Emad

Prácticas de fast-rope en la pista de Atar. Foto: Emad

18/04/2017 | Madrid

Las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet) alcanzaron a finales de febrero un nuevo hito con el despliegue en menos de 48 horas de dos helicópteros Chinook y dos AS-532 Cougar hasta la ciudad de Atar en Mauritania, en mitad del desierto del Sáhara.

Los cuatro helicópteros llegaron a su destino después de dos jornadas y tres escalas, recorriendo casi 3.000 kilómetros. El despliegue tuvo lugar en el ámbito del ejercicio Flintlock 17, liderado por Mando de Estados Unidos en África (Africom), en el que participaron unidades terrestres y aéreas de más de 25 países.  

Los dos helicópteros Chinook con base en Colmenar Viejo (Madrid) y los dos Cougar de la base del Copero (Sevilla) se proyectaron con rol de operaciones especiales, realizando tareas de inserción y extracción de tropas, reabastecimiento, Medevac o apoyo de fuegos.

Marruecos, Canarias y Mauritania

El Estado Mayor de la Defensa (Emad) explica en su web que el primer salto se produjo el 26 de febrero desde Sevilla hasta la localidad marroquí de Essaouira. Esta primera escala comenzó con casi cinco horas de retraso debido a la intensa niebla que cubría la rivera del Guadalquivir.

Se completaron 1000 km en tres horas y media de viaje hasta la primera parada para repostar, donde la salida se demoró por trámites aduaneros y presentación de permisos de sobrevuelo y documentación exigida para poder repostar aeronaves militares en el país alauita.

En el segundo tramo, de unos 700 km y unas dos horas y media, los helicópteros cruzaron el Océano Atlántico hasta llegar a la Base Aérea de Gando en Gran Canaria, en la que se hizo escala y pernocta por la limitación de horas de luz en estas fechas antes de salir hacia el gran desierto africano.

Al amanecer del día 27 de febrero, la formación de cuatro helicópteros despegó de nuevo rumbo a África, esta vez hacia la localidad de Nouadhibou, la segunda ciudad más importante de Mauritania después de su capital Nouakchot. Este fue el tramo más largo, de unos 1.100 km y casi cuatro horas de vuelo, bordeando la costa africana hasta esta ciudad fronteriza con la antigua colonia española del Sáhara Occidental.

Quedaba el último tramo final del viaje, el más corto, desde Nouadhibou hasta la base de despliegue en Atar, 400 km y dos horas de viaje sobre el árido desierto del Sáhara hasta llegar al destino final, donde esperaban el restos de militares españoles desplegados en un avión del Ejército del Aire.

Ejercicio Flintlock

En el marco del ejercicio Flintlock, España desplegó una Fuerza de Operaciones Especiales (FOE) en una Base Operativa Avanzada (FOB) en el área de Sahel, integrada por diferentes unidades y sistemas.

Esta FOE fue de entidad grupo táctico, conjunto, en este caso liderado por el Ejército de Tierra, y estuvo compuesta por un elemento de mando y control, un equipo de operaciones especiales de cada uno de los Ejércitos y Armada (Moe, Fgne y Ezapac), un equipo del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, helicópteros de la Fuerza Terrestre (Chinook y Cougar) y un C-295 del Ejército del Aire, plataformas aéreas con sus tripulaciones en su papel de operaciones aéreas especiales. Además, se integraron dos células de estabilización y un equipo técnico de jefes de salto y de plegadores de la Bripac.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje