menú responsive
ESPAÑA | Tierra
-/5 | 0 votos

Sistema de gestión de combate del Ejército español

Thales e Indra tendrán lista la primera versión del BMS-ET en marzo de 2018

Pruebas en El Goloso con el BMS Lince. Foto: NGP.

Pruebas en El Goloso con el BMS Lince. Foto: NGP.

15/09/2017 | Madrid

N.G.P.

Thales e Indra ya han integrado el sistema (Battlefield Management System) BMS Lince, finalizado a principios de año, en 235 carros Leopardo y 14 vehículos Pizarro y han comenzado ahora el desarrollo del nuevo BMS-ET. El nuevo programa, del que ya informó infodefensa.com y que tendrá una duración de cuatro años, se dividirá en ocho fases con dos hitos importantes, la primera versión de marzo de 2018 y la final de noviembre de 2020. Las primeras reuniones para desarrollar el nuevo BMS comenzaron el pasado mes de junio y entre las novedades que se contemplan destaca una mayor interoperabilidad, la integración con UAV, helicópteros y con el nuevo Vehículo de Exploración y Reconocimiento Terrestre (VERT) de Navantia, lo que implica recepción de vídeo. Otra de las novedades más llamativas es que el BMS contará con una versión Thales e Indra desembarcada para la infantería.

Según todas las partes implicadas, Ejército y empresas, el nuevo sistema es uno de los más avanzados del mundo, lo que coloca a España en una nueva división en lo que a mando y control se refiere. Una división en la que hasta ahora sólo jugaban países como EEUU y Francia.

Lalepardo 2e ejercito español foto ngp base de El Goloso, sede de la brigada acorazada Guadarrama XII, acogió ayer la presentación oficial del BMS Lince, ya integrado en los Leopardo 2E españoles y en 14 Pizarro, los resultados que ha obtenido en un campo de operaciones real como es Letonia, y el inicio de los trabajos de su evolución, el denominado BMS-ET. La presentación corrió a cargo del general José Conde de Arjona, jefe de la base, tras lo que intervinieron el jefe del programa BMS del Ejército, coronel Eladio Garrido; el comandante Marcos, que habló sobre la Operación Enhanced Forward Presence (eFP) de la OTAN; y los jefes del proyecto BMS de Thales, Reinaldo Villa, y de Indra, Antonio Seguido.

Una apuesta por la industria nacional

El centro de mando y control bus lince foto ngpcoronel Garrido destacó las virtudes de un sistema que, según afirmó, “nos ha permitido subirnos a la locomotora del tren industrial y dejar de viajar en el vagón de cola”. Para Garrido, el BSM permitirá a España, no solo al Ejército sino a las empresas que han logrado logrado la tecnología necesaria, “sumarse a la cuarta revolución industrial, la llamada industria 4.0”. Ese beneficio mutuo entre Ejército y empresas fue uno de los puntos más destacados por el coronel, que recalcó que dentro de la visión que de este programa tenía el Ejército, “siempre hemos contemplado la necesidad de ayudar a las empresas estratégicas más dotadas de nuestra nación a incorporarse a la industria 4.0”.

El centro de mando bus lince y general conde de arjona foto ngpcomandante Marcos centró su intervención en el despliegue español en Letonia y en cómo el BMS ha permitido un trabajo más seguro y eficaz de los efectivos. En Letonia, además de trabajar con los vehículos que ya tienen el BMS integrado (Leopardo y Pizarro), el sistema se incorporó a otros 159 vehículos mediante tabletas rugerizadas, vehículos como ambulancias, Vamtac, unidades ligeras, etc.

Por su parte, los responsables del proyecto de Thales e Indra, Villa y Seguido, centraron sus respectivas intervenciones en las características técnicas del sistema recién estrenado y de su evolución.

El final de las pizarras

En resumen, se puede decir que el BMS Lince aporta una visión única de lo que ocurre en el campo de batalla recogiendo información de todos los puntos posibles y permite compartir esa información con el resto de unidades. Lo que antes se hacía mediante una pizarra reuniendo a todo el mundo delante antes de comenzar la operación ahora se puede hacer sobre la marcha y con la garantía de que la información llega a todos los interesados estén donde estén. La información que ofrece el sistema va desde la situación de las unidades propias a la del enemigo pasando por alertas de averías o niveles de combustible, entre otras. Una de las grandes ventajas es que toda esa información se recoge y envía de forma automática hasta en un 90%, lo que permite a los soldados concentrarse en otras cuestiones.

La evolución que supone el BMS-ET añade a esas capacidades una mayor interoperabilidad, lo que permitirá al BMS español comunicarse con el de las naciones aliadas en, por ejemplo, misiones multinacionales como la de Letonia. También aumentará la información manejada actualmente con la incorporación, por ejemplo, de imágenes del campo de batalla recogidas por UAV o helicópteros. Esta evolución también incluye la adaptación del sistema al resto de vehículos del Ejército de Tierra (posteriormente podrá incorporarse a la Armada y la Fuerza Aérea si así se decide). La evolución incluso contempla la integración de los soldados al sistema mediante la incorporación a su material de campaña de tabletas fáciles de manejar, por ejemplo instalándolas en la muñeca del soldado.

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje