menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Líneas generales de la Armada 2017

El Ajema demanda un presupuesto "más razonable y estable" para afrontar el futuro

LHD Juan Carlos I. Foto: Armada española

LHD Juan Carlos I. Foto: Armada española

21/09/2017 | Madrid

B. Carrasco

El Jefe del Estado Mayor de la Armada (Ajema), almirante general Teodoro López Calderón, ha destacado la necesidad de promover medidas "con lealtad y decisión" para dotar a las Fuerzas Armadas de un "marco económico más razonable y estable, que permita asumir los retos futuros con mayor confianza".

En el informe Líneas Generales de la Armada 2017, recientemente publicado, el Ajema realiza un detallado balance del estado actual de la Fuerza Naval y desgrana algunas de las claves de cara a los próximos años. Todo ello, en víspera de la aprobación de los presupuestos generales del Estado de 2018 y en pleno debate sobre la elaboración de una ley de programacion y financiación de las Fuerzas Armadas.

En el plano financiero defiende que "seguirá siendo importante obtener el máximo rendimiento de los recursos gestionados por la Armada; conocer en tiempo y forma en qué los invertimos para orientar el planeamiento futuro; y anticipar y gestionar con agilidad la contratación".

En esta línea, el almirante apuesta por mantener la actual flexibilidad y capacidad de reacción "hasta que se disponga de ese horizonte financiero relativamente definido y estable a largo plazo".

Falta de financiación y futuro

El Ajema dedica un capítulo del documento al futuro de la Flota y a la situación actual de los programa modernización. En este apartado, López Calderón lanza un mensaje: "el futuro de la Flota depende de la definición clara y realista de sus capacidades futuras, especialmente aquellas de alto valor estratégico como es el caso de la proyección del poder naval sobre tierra".

Sobre los nuevos sistemas de armas, afirma que "deben ser versátiles, flexibles y especialmente fiables". El futuro, continúa, “también depende de los planes de modernización, algunos con programas en marcha, pero la mayoría sin financiación a corto o medio plazo, y cuyo éxito debemos garantizar".

En cuanto a los programas de modernización, el Ajema marca como proyectos catalizadores para la puesta en práctica de conceptos operativos y logísticos innovadores el submarino S-80, la fragata F-110, la segunda serie de BAM, y la renovación de la Flotilla de Aeronaves y la fuerza de Infantería de Marina.   

Asimismo, el almirante subraya otras actuaciones a acometer como revisar de los Estados Mayores de la Flota para adaptarlos a la Directiva de Planeamiento Militar 2017; profundizar en la acción conjunta y combinada dentro del nivel táctico; incorporar medios de autoprotección activa en las unidades ante la amenaza creciente de los misiles anti-buque; poner el foco en la protección de los sistemas ante ciberamenazas; e invertir en medios de vigilancia y protección pasiva en las instalaciones de la Armada.

Industria de defensa

Sobre la relación con la industria de defensa, el almirante asegura que el futuro pasa por "continuar propiciando el entendimiento mutuo y la confluencia de intereses, siendo un cliente colaborador, pero a la vez serio y exigente".

El Ajema, a continuación, afirma que "la Armada expondrá sus necesidades con realismo y coherencia, conscientes de que no siempre contaremos con los recursos que nos gustaría, que nuestras necesidades se priorizarán en otros ámbitos, y que en más de una ocasión tendremos que aceptar lo bueno, y no lo mejor, para alcanzar el nivel de fuerza deseado".

Apoyo logístico 4.0

Desde el punto de vista logístico, el Ajema señala como prioridad desarrollar el recientemente aprobado Concepto de Apoyo Logístico de la Armada, junto con una revisión de la doctrina logística "para actualizar métodos, organización y procedimientos", con el objetivo de optimizar "la capacidad de sostenimiento de los sistemas de armas e infraestructuras".

Derivado de la puesta en marcha del concepto de industria 4.0, López Calderón explica que se trabajará en los próximos años en la implantación de un apoyo logístico 4.0 basado en la aplicación de tecnologías novedosas como el Big data, mientras se sigue de cerca los pasos dados este tipo de técnicas por las empresas de defensa, incorporando aquellos avances que mejoren "la logística de obtención y sostenimiento".

Un ejemplo, añade, es la aplicación del internet de las cosas para "facilitar la trazabilidad de determinado material".   

CIS y ciberseguridad

El almirante también pone el foco en la necesidad de disponer de la tecnología que garantiza la superioridad en el combate. "No podemos ser simples consumidores de sistemas diseñados y suministrados por otros", advierte. En este sentido, señala que se debe impulsar mejoras en la seguridad de los sistemas de comunicaciones e información "de forma decidida" con recursos y doctrina que "permitan adoptar estándares de ciberseguridad apropiados, de la que aún estamos lejos".

Las posibles vulnerabilidades, añade, podrían derivar en "graves consecuencias" que afectarían no solo al funcionamiento de la estructura y unidades de la Armada, sino también podrían generar "un descrédito público muy perjudicial para la imagen de prestigio que debemos salvaguardar".

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje