menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

La Ventana

Análisis Infodefensa

Nuevo ciclo inversor

11/12/2017 | Madrid

Según la primera acepción que nos ofrece la RAE "concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos". También se trata, en la segunda acepción, de aquella "esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo".

Ilusión en el sentido de esperanza es lo que transmitió la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, tras su intervención el 5 de diciembre sobre el nuevo escenario presupuestario, en la que clarificó algunas cuestiones sobre las perspectivas del sector industrial de defensa, especialmente en relación con el denominado nuevo ciclo inversor.

Cospedal afirmó que los compromisos internacionales de España responden no solo a principios básicos de solidaridad aliada, sino que son consecuencia directa del compromiso del Gobierno con el derecho a la defensa de los ciudadanos españoles. Por tanto, según la ministra, ese compromiso debe plantearse desde unos principios básicos que lleven, en las circunstancias actuales, a procesos de planeamiento ambiciosos. Algo que contrasta vivamente con la posición de las autoridades de defensa, tanto civiles como militares, de hace tan solo dos años y que responde al cambio de ciclo económico.

En el nuevo contexto, para garantizar el derecho a la defensa con unos niveles ambiciosos, es preciso disponer de una industria eficaz y competitiva en una España que aspira a ser cada vez más fuerte y que no debe conformarse con ser mera compradora de productos y tecnologías extranjeros según se dijo.

Efectivamente las consecuencias de las inversiones realizadas en las últimas dos décadas han sido muy positivas y han permitido posicionar a nuestra industria como un elemento importante para el conjunto de la economía nacional y muy atractivo para la proyección de la marca España. Una vez finalizado el ciclo restrictivo de los últimos diez años es necesario dar un nuevo impulso que permita dotar a las Fuerzas Armadas de los medios necesarios e imprimir un cambio de ritmo a la industria para lo que se anuncia un nuevo ciclo inversor del que "se dará cuenta en su momento" y que impulsará el desarrollo de nuevas tecnologías "no solo en el marco de los programas especiales".

Pero si el impulso a la innovación es importante, debe venir acompañado de una mayor actividad internacional en el marco, principalmente, del plan europeo de desarrollo de capacidades y del desarrollo de la Cooperación Estructurada Permanente (Pesco) en cuyo núcleo está España. En ese marco no es tan importante el alcanzar el 2% de nuestro PIB en defensa como que se alcance el 20% del presupuesto en inversiones reales. Lo que tiene que ver tanto con la correcta asignación de fondos como en medidas internas del propio ministerio.

Todas estas ideas pueden resumirse en que aunque vayamos con retraso en alcanzar el objetivo global de Cardiff, se pretende abordar con carácter prioritario el compromiso del porcentaje de inversiones reales como elemento esencial para desarrollar nuestra industria y poder jugar a nivel europeo el papel que demanda nuestra posición específica.

En las próximas semanas veremos si estas ideas permiten confirmar la esperanza o si la ilusión se trata de un "engaño de nuestra imaginación".

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje