menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Jesús Argumosa Pila

General de división (r). Jefe de la Escuela de Altos Estudios de la Defensa (Ealede) del Ceseden desde el 2005 al 2009.


La Brigada 35, punta de lanza de la evolución del Ejército

10/05/2018 | Madrid

En general, la naturaleza de las guerras del próximo futuro dependerá, entre otros factores, del nuevo rol de Rusia, la evolución de las tecnologías avanzadas, la revolución de la información, el papel creciente de China en rediseñar el orden mundial junto a otras potencias emergentes, la ciberguerra y el protagonismo de la robótica, la lucha contra el salafismo salafista y la proliferación de armas de destrucción masiva. Los niveles estratégicos, operacionales y tácticos se entremezclarán y se difuminarán sus límites en el nuevo campo de batalla en el que las dimensiones del tiempo y del espacio han variado sustancialmente.

El primer tercio del siglo XXI está contemplando conflictos abiertos a escenarios de amenazas híbridas que combinan el conflicto convencional con la confrontación de carácter asimétrico, con actividades ejecutadas en una amplia zona gris ubicada entre la guerra y la paz - donde convive la extrema violencia con las funciones cotidianas de la población -, con medios militares y no militares, actores regulares e irregulares junto con la manipulación de la información como ventaja estratégica.

Con este marco de referencia, el Ejército de Tierra (ET) está llevando a cabo los estudios Fuerza 2035, un nuevo modelo de ET donde se pretende disponer en el año 2035 de unas fuerzas terrestres tecnológicamente avanzadas con la necesaria potencia de combate y protección para operar satisfactoriamente en los futuros escenarios, teniendo en cuenta las limitaciones futuras del recurso humano.

El Ejército de Tierra ha estado siempre en constante evolución adaptándose a los nuevos entornos estratégicos, operacionales y tácticos teniendo en cuenta los adelantos tecnológicos. Todos recordamos la capacidad de innovación y organización de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, cuando a comienzos del siglo XVI organizó el Ejército en coronelías y compañías que constituyó el germen, pocos años después, de los Tercios de Infantería española que con la pica y el arcabuz dominaron en Europa durante algo más de 150 años.

En los últimos 40 años de continua evolución, el ET ha pasado de ser un Ejército territorial, muy numeroso, a un Ejército reducido, expedicionario, con alta tecnología, centrado en sus misiones de preparación para ser empleado por la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, que lleva más de 25 años participando en misiones en el exterior con más de 123.000 militares desplegados - el 82% del total - en 67 operaciones y cuyas plantillas autorizadas para 2020 serán de 68.000 militares - 19.000 cuadros de mando y 49.000 militares de tropa -.

El entorno operativo del futuro - las condiciones del lugar de trabajo, diríamos en términos coloquiales - en el que van a actuar las próximas fuerzas terrestres va a estar fuertemente influenciado por el contexto estratégico sustentado en la globalización, las disputas regionales o la guerra hibrida; por las nuevas tecnologías donde destacan la inteligencia artificial, la robotización o el internet de las cosas; por el contorno físico derivado de la urbanización y del cambio climático; por el ciberespacio a caballo entre la información y la desinformación; y por la demografía que aumentará en 2.000 millones de personas para 2035, especialmente en África y Asia.

El citado entorno operativo del futuro supone un reto para el ET que debe ser capaz de adaptarse con gran rapidez y flexibilidad equilibrando sus capacidades, de forma expedicionaria, modular y resolutiva para proporcionar una ágil y graduada respuesta a las situaciones que se presenten en todo el espectro del conflicto ya sea en escenarios de actuación con campos de batalla no lineal, en áreas urbanizadas o en escenarios de conflicto de alta intensidad.

Para ello, el Ejército de Tierra propugna una nueva organización en la que considera como su punta de lanza un moderno concepto de Brigada, denominada Brigada Experimental año 2035 (BRIEX35), contemplada como un sistema de combate integral, en la que se incluyen todas las capacidades de combate, de apoyo el combate y de apoyo logístico que precisa para actuar en futuros ambientes operativos.

En realidad, se trata de que cada una de estas brigadas, de las que el ET dispone de ocho, estén al completo de todas sus capacidades para poder actuar como un todo, de la misma manera que un buque de la Armada no puede salir a navegar sin su sistema de mando y control o sin su capacidad antiaérea al completo. Cuando se programa la adquisición de capacidades de una Brigada es preciso contemplar todos y cada uno de sus elementos. Ello exige cambios sustanciales en el sistema de abastecimiento.

Es evidente que queda por definir el nuevo modelo del ET con la vista puesta en el 2035, en el que el centro de gravedad es el combatiente y la primera prioridad su formación, motivación y moral. Teniendo en cuenta que en los próximos conflictos, el ámbito humano y el contacto con la población - rasgos diferenciales de la operatividad del ET - tendrán una importancia fundamental, la actuación de las fuerzas terrestres en dichos conflictos será decisiva.

Al objeto de definir exactamente la BRIEX 2035 se abre, desde este año, un proceso de experimentación comenzando con la elaboración de la directiva BRIEX35, seguida de un estudio de necesidades de apoyo de combate y logístico, continuando con el propio proceso de experimentación para elaborar un Plan de Transición y, finalmente, efectuar un proceso de adaptación secuencial a las Brigadas, a partir del 2020.

El disponer de una brigada como sistema integral del combate es una vieja aspiración del Ejército de Tierra. Este reto exige un importante esfuerzo de planeamiento, de estrecho enlace con nuestra industria de defensa- especialmente en el campo de las tecnologías emergentes - y de cambio de mentalidad al mismo tiempo que precisa de una rigurosa experimentación que es la que verdaderamente indicará la organización y los medios necesarios para la Brigada del ET en el 2035. De esta forma, estaremos a la altura de los Ejércitos de las democracias más avanzadas de nuestro entorno.

Esperemos que el previsto incremento del presupuesto de defensa lo permita.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje