Noticias
imprimir noticiaenviar noticia a un amigo

La desactivación y desarme fue encomendada a especialistas estadounidenses

EEUU entrega a Bolivia los restos desactivados de 5 misiles chinos HN-5

13/12/2010

(Infodefensa.com) La Paz - La Embajada de Estados Unidos en Bolivia entregó los restos de cinco misiles HN-5 tierra-aire chinos al Comando General del Ejército, como parte de la desactivación de este armamento solicitado por el Gobierno del país. La recepción de los restos de los cinco misiles desactivados fue firmada por el agregado de Defensa y de Aeronáutica a la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, el coronel William Rushing; por el jefe del Departamento IV del Estado Mayor Operativo del Ejército (EMO), el coronel David Torricos; y por el subjefe del Departamento II-EMO, el coronel Wálter Panozo Castel.

El diario La Razón publicó el contenido de una copia del acta que en su reverso lleva los sellos del Comando General del Ejército y otro que indica que “la presente fotocopia es fiel del original”, firmado y fechado el 28 de diciembre del 2005. Los números de serie de los misiles son: 019, 020, 029, 052 y 062, según el documento mencionado.

Un artículo de la edición hispanoamericana de enero-febrero del 2009 de la Revista Militar (Military Review) de la Escuela de Comando y Estado Mayor del Ejército estadounidense reveló que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) participó en el operativo de traslado y salida de Bolivia de los misiles HN-5, en octubre del 2005.

La Razón informó recientemente que el general Marcelo Antezana, cuando era comandante general del Ejército, y Gonzalo Méndez, ministro de Defensa en el gobierno de Eduardo Rodríguez, fueron los que dieron la instrucción de desactivar los 30 misiles chinos adquiridos por Bolivia y que el almirante Marco Antonio Justiniano, en ese entonces comandante de las Fuerzas Armadas, sabía de las operaciones.

La desactivación y desarme fue encomendada a especialistas estadounidenses debido a que el Ejército Boliviano no contaba con expertos en la materia. El 26 de septiembre del 2005, el general Antezana emitió una resolución autorizando a la Inspectoría General del Ejército a pedir apoyo al Comando Sur del Ejército de EEUU “para que realice la demolición del material de guerra de alto poder explosivo obsoleto que se encuentra en Viacha”.

Los misiles habían cumplido su vida útil y su custodia representaba un peligro para la seguridad física de personas e instalaciones y porque existía el riesgo de que fuesen robados. Así lo reveló el entonces Comandante General del Ejército a Justiniano, en un informe del 14 de diciembre del 2005. El documento agrega que “por orden del señor ministro de Defensa y (del) Comandante en Jefe de las FFAA, el personal técnico especialista del Ejército de EEUU determinó la caducidad de la vida útil de este material; por lo cual se comprometieron a realizar todos los trámites (...) para prestarnos la colaboración en la desactivación”, indica Antezana en el documento remitido a Justiniano.

El 21 de noviembre del 2005, el almirante Justiniano instruyó ejecutar el Plan Triple, para destruir diversos materiales bélicos obsoletos y peligrosos, entre éstos los HN-5. Para esto instruyó “contratar personal técnico idóneo, nacional o extranjero, para las tareas”. Otro informe, fechado el 10 de enero del 2006 y enviado a Antezana por el entonces jefe del Departamento IV del EMO, el general David Torricos Vargas, establecía que “la Embajada de EEUU realizó los trámites ante el Ministerio de Defensa para el recojo y desactivación”.

El Gobierno de Washington consideraba que los misiles eran un riesgo para su seguridad nacional debido a la posibilidad de que cayeran en manos de grupos insurgentes. “Si los misiles hubieran estado obsoletos, ni la CIA norteamericana ni el Pentágono se hubieran preocupado”, indicó el especialista Montaño.

Redes sociales
Temas relacionados

IDS, Información de Defensa y Seguridad © Todos los derechos reservados