Noticias
imprimir noticiaenviar noticia a un amigo

Treinta días de ejercicios

Las Fuerzas Armadas de Brasil concluyen la Operación Ágata en la región fronteriza con Colombia

30/08/2011

(Infodefensa.com) R. Caiafa, Belo Horizonte (Brasil) – Contando casi 30 días continuos de duras actividades militares en la región fronteriza de Brasil con Colombia, incluyendo el empleo de armamento real, la Operación Ágata marca el inicio de una nueva década del siglo XXI con la consolidación del SIVAM (Sistema de Vigilancia de la Amazonía), una intrincada red de radares, sensores meteorológicos, comunicaciones digitales por satélite, software avanzado de control aéreo entre otros avances tecnológicos disponibles para los militares brasileños.

Progresivamente, desde mediados de los 90, Brasil ha absorbido las enseñanzas de la operación del sistema y, paralelamente, ha procurado renovar su aviación de transporte, mejorar las pistas de aterrizaje y transferir más tropas para la región amazónica, en un lento y constante proceso de envío de unidades de Infantería y Logística, cazas supersónicos y nuevos helicópteros de transporte, ataque y asalto, además de tropas de Fusileros Navales, nuevas embarcaciones fluviales y mejores funciones en los Pelotones Especiales de la Frontera, que se duplicarán en número hacia 2020.

Sin embargo, la mayor demostración del avance operacional corrió a cargo de la Fuerza Aérea Brasileña que emprendió nuevas tácticas y formas de combatir utilizando Aeronaves de Control Remoto del tipo RQ-450 (ARP, por sus siglas en portugués). Estos ARP recibirán la misión de localizar las pistas ilegales utilizadas por bandas criminales en la frontera. Operando en conjunto con los sofisticados aviones E-99 Guardião, localizarán objetivos para los cazas A-29 Super Tucano en la oscuridad.

Estos turbohélices alcanzarán las pistas de aterrizaje clandestinas utilizando bombas de 230 kilos con extrema precisión proporcionada por sistemas de visión nocturna y ordenadores capaces de calcular continuamente el punto de impacto de las bombas.

Los cazas Northrop F-5EM de Manaus y desplegados en Tabatinga se encargarán de proveer la superioridad aérea en la región. Las Fuerzas Especiales y de Infantería de Selva darán cobertura a las acciones en tierra donde concurren Policía Federal y de órganos de fiscalización del Gobierno brasileño, contando con el apoyo de helicópteros de la Marina, del Ejército y de la Fuerza Aérea, operando en conjunto.

Los helicópteros utilizados por la FAB también demostraron el poder de fuego mejorado, especialmente en el caso de los Black Hawk, que también está siendo utilizado por la Aviación del Ejército en la Operación Ágata. Los cazas A-29 Super Tucano, probados en combate por la vecina Colombia contra las FARC, repiten el éxito operando en difíciles condiciones en la región de la Amazonía tanto de día como de noche.

La compleja base logística y centro de operaciones expedicionarias montado en Tabatinga, ciudad fronteriza con Colombia (ciudad de Letícia), permiten a los comandantes brasileños tener acceso a comunicaciones digitales de gran velocidad, centro médico de campaña, completo apoyo de combate e inteligencia de calidad actualizada constantemente.

En la práctica, las tres fuerzas dieron pruebas de sus capacidades de operación conjunta en un terreno considerado de difíciles condiciones utilizando nuevas tecnologías y doctrinas de empleo de forma efectiva.

La Operación Ágata también ha significado un importante cambio estratégico y diplomático del Gobierno brasileño. Continua la postura humanitaria, pacífica, de integración con los países del continente sudamericano, pero al mismo tiempo bajo el lema se ha podido ver en las boinas y gorras de los soldados brasileños el dicho “que no osen amenazar nuestra Amazonia”.

Foto: FAB / CECOMSAER

Leia a noticia em Português

Redes sociales
Temas relacionados

IDS, Información de Defensa y Seguridad © Todos los derechos reservados