AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Según la FIESP

La industria de Defensa de Brasil urge reformas presupuestarias para avanzar en su desarrollo

12/07/2013

(Infodefensa.com) Sao Paulo – Bajo el título de O investimento na Defesa Nacional (la inversión en Defensa Nacional), el Departamento de Industria de Defensa – COMDEFESA de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP) analiza la evolución de la legislación y ejecución presupuestaria entre 2001 y 2011 de Brasil, reconociendo “las recientes conquistas alcanzadas por el sector”, pero urgiendo a que “sean mejorados los procesos considerados inadecuados, como es el caso del porcentaje del PIB destinado a Defensa”.

Principalmente porque aunque hay cambios que “están siendo trabajados por el Ministerio de Defensa”, necesitan del apoyo de la base industrial porque “el actual presupuesto, además de no atender a los proyectos contemplados en la Estrategia Nacional de Defensa, no hace justicia a la posición que Brasil ocupa actualmente en el escenario mundial”.

Las medidas ya en marcha referidas son la aprobación de la Ley nº 12.598 que establece un marco regulatorio para la Defensa, al crear una política de compras que permite al Gobierno trabajar y desarrollar sus proyectos junto a la industria nacional. El documento define también los productos y las empresas estratégicas. La aprobación de la Ley es un avance en lo que respeta la Defensa en Brasil. La industria aguarda además la regulación del Régimen Especial Tributario para la Industria de Defensa (RETID) que conlleva la repercusión económica de la Ley 12.598, pues establece incentivos fiscales para la cadena productiva.

Trabas a la consolidación de la industria

El documento señala que en 2012, la industria de baja tecnología fue responsable del 38,7% de las exportaciones brasileñas. En el mismo periodo, la industria de alta tecnología representó apenas el 6,7%.

COMDEFESA recuerda que la historia ha demostrado que el sector e Defensa es una alternativa valiosa para revertir esta tendencia, “pues además de ser estratégico, posee la capacidad de generar tecnologías punta cuyos procesos y conocimiento inducen al desarrollo de otros segmentos de producción. Algunas trabas, sin embargo, aún impiden a la industria brasileña de Defensa consolidarse plenamente”.

Brasil es el quinto mayor país del mundo en dimensión territorial. Posee riquezas naturales valiosas como el pré sal, agua dulce en abundancia, biodiversidad privilegiada, además de toros elementos que ponen al país en el punto de mira el mundo. Pero se sabe que “Brasil no está adecuadamente preparado para protegerse de amenazas de agresiones externas”, debería “tener una industria de Defensa preparada para atender las necesidades más estratégicas de soberanía nacional”.

En cuanto a las trabas que impiden el establecimiento de la industria de Defensa nacional, la FIESP señala la figura del presupuesto público como la que posee una posición desatacada. Así, el sector productivo precisa estar preparado, ser autosuficiente y trabajar de conformidad con la capacidad económica del país y sus objetivos políticos. “Pero eso sólo es posible si, paralelamente, se alinean presupuesto e inversiones. No se han eliminado dos cuestiones que son emblemáticas del sector de Defensa Nacional: la dificultad de obtener inversiones y los desajustes presupuestarios”.

En cuanto a la dificultad de obtener inversiones, se resume por la dificultad de obtener apoyo y respaldo necesarios al desarrollo de investigación y proyectos, siendo una de las mayores dificultades para la garantía de financiación, puesto que no hay contrapartida de garantía de compras, lo que coloca en riesgo la conclusión de los proyectos y conlleva perjuicios irreversibles a la industria.

En cuanto al desajuste presupuestario, de forma general impide la planificación estratégica adecuada tanto del propio Gobierno, como de las industrias, causando dependencia. Cuando se analiza en un contexto de paz, la Industria Nacional de Defensa tiene a ser deficitaria.

Pero, como el Estado necesita mantenerse permanentemente atento a las situaciones que modifican esta normalidad, la industria de Defensa debe funcionar con capacidad plena para atender tal requerimiento, es necesario.

Al mismo tiempo, la industria contribuye fuertemente con el proceso de desarrollo del país. Su principal desafío en la actualidad es ser económicamente competitiva, sin desvincularse de las demandas del Estado, su único cliente.

Presupuesto definido

La baja intensidad tecnológica en las exportaciones brasileñas preocupa con respecto al desempeño futuro de la economía nacional. Especialistas avalan la situación como causa de un posible periodo de desindustrialización nacional, internacional y la imposibilidad de autonomía tecnológica del país.

Las dos cuestiones se funden en un momento en que no hay un presupuesto definido, tampoco son definidos de antemano los periodos y constancia de las compras por parte del Gobierno. Por ello, concluye la FIESP, la industria no puede ser accionada como debería, una vez que no está preparada para suplir una necesidad inmediata. Pasa, entonces, por ser extremadamente improbable la conquista del patrón de excelencia que de ella se espera, visto que no se ha movilizado de forma adecuada en este sentido, situación que se volvió un círculo vicioso en Brasil.

La falta de presupuesto adecuado para el sector de Defensa, además de perjudicar el desarrollo y conclusión de los proyectos, atrasa en la carrera por la generación de conocimiento.

Recientemente, fue anunciada la Ejecución Presupuestaria de la Unión para 2013 y, nuevamente, el sector sufrió contingencias significativas. En el momento en que Brasil necesita protección y preparación para el inicio de la exploración del pré sal, entre otros factores relevantes, el presupuesto destinado al sector de Defensa permanece sufriendo recortes en el ámbito de inversiones, justamente donde se localizan los proyectos de tecnologías críticas.

Con los cortes anuales, la tentativa de mayor inversión en el sector es constantemente discontinua, aumentando la situación de desguace de las Fuerzas Armadas y haciendo cada vez más distante el objetivo de capacitar la Defensa nacional para que tenga la mínima representatividad militar internacional. Además de esto, el presupuesto de Defensa posee un grave e histórico problema que ya es de conocimiento general. Se trata de una cuestión de difícil resolución: actualmente, más del 70% del presupuesto está destinado al pago de personal.

En 2010, las partidas de personal representaron el 73% del prepuesto total. De este monto, cerca del 27% correspondían a personal en activo. El resto, 45%, fueron partidas de pensiones.

Analizando la evolución del presupuesto de Defensa en el periodo de 2001-2011, apenas en los grupos de personal y costes e inversión es posible observar que los dispendios en personal tuvieron un incremento significativo medio anula por encima de los 2.500 millones de reales / más de 1.100 millones de dólares, cuando el coste e inversión representaron una media de crecimiento anual de 966 millones de reales / 426 millones de dólares.

Anualmente, el presupuesto destinado al sector de Defensa viene aumentando. Pero con relación al conjunto del país y al PIB –que representa una media del 1 al 2% menor que países como Rusia, India y China- ha disminuido, sobre todo si se analiza el montante destinado a inversiones en el sector.

Comparando la evolución del presupuesto en el mismo periodo (2001-2011), con relación al crecimiento del PIB nacional, se percibe que a los largo de los últimos diez años el sector no obtiene aumentos significativos en el presupuesto, que representó en 2001 2% del PIB, cayendo al 1,9% en 2002 y manteniendo en una media del 1,5% en los últimos años.

Por ello, el sector de Defensa en Brasil pleitea hoy la reevaluación de este escenario, de forma que se garantice los dispendios necesarios a los proyectos tecnológicos, eliminando así la primera gran barrera que contribuye al deficitario presupuesto de Defensa nacional.

La aprobación de la Estrategia Nacional de Defensa en 2008 acompañada de sus ejes estructurales: reorganización de las Fuerzas Armadas, reestructuración de la industria brasileña de material de Defensa y política de composición de los efectivos de las Fuerzas Armadas, hace que la lectura del escenario para el sector a medio y largo plazo fuese optimista por parte de la industria. Ese mismo documento enfatiza que le compete al Estado algunas responsabilidades para que sea posible realizar las tareas como: dar prioridad al desarrollo de capacitaciones tecnológicas independientes; apoyar la conquista de clientela extranjera; buscar asociaciones con otros países con el objetivo de desarrollar la capacitación tecnológica nacional; desarrollar los sectores espacial, cibernético y nuclear; establecer un régimen legal, regulatorio y tributario especial.

Más información en el documento adjunto: O investimento na Defesa Nacional

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje