AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

0

0

0

0

Institución del régimen de Pinochet

La candidata a la presidencia de Chile Bachelet propone eliminar el Consejo de Seguridad Nacional

27/09/2013

(Infodefensa.com) L. Vásquez, Santiago de Chile - Si bien aún no se conoce el texto definitivo del programa de Gobierno que piensa proponer al país la actual candidata presidencial y ex presidenta Michelle Bachelet -representante de la coalición de centro-izquierda Nueva Mayoría- las distintas comisiones temáticas que trabajan en él ya han hecho públicas algunas de sus ideas. En el caso de la comisión que trabajó en reformas a la actual Constitución Política -vigente desde 1980 y aprobada bajo el gobierno de Augusto Pinochet (1973-1990)-, la propuesta contiene, entre otros temas, una modificación a los capítulos XI y XII de la carta fundamental, relativos a las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Públicas y al Consejo de Seguridad Nacional (COSENA), respectivamente.

El COSENA fue instaurado en el país por la Constitución de 1980 y en su diseño original estaba compuesto por una mayoría militar, conformada por los tres Comandantes en Jefe más el General Director de Carabineros; y tres civiles incluidos el presidente de la República, el presidente del Senado y el presidente de la Corte Suprema de Justicia.

En concreto, de eliminarse el COSENA, las atribuciones constitucionales que perderían los Comandantes en Jefe y el General Director de Carabineros son cuatro:

1. Asesorar al presidente de la República en las materias vinculadas a la seguridad nacional, según el artículo 106 de la Constitución.

2. Expresar su opinión frente a algún hecho, acto o materia que diga relación con las bases de la institucionalidad o la seguridad nacional, según el artículo 107 de la Constitución.

3. Emitir su opinión al presidente de la República si este decide declarar la guerra, de acuerdo al artículo 32 de la Constitución.

4. Calificar la situación de guerra exterior o peligro de ella, a que se refiere el artículo 109 de la Constitución, para que el Banco Central pueda obtener, otorgar o financiar créditos al Estado y entidades públicas o privadas.

Algunos críticos de la idea, especialmente de la derecha, han planteado que con la eliminación del COSENA Chile quedará desprotegido frente a una guerra externa o una crisis. Sin embargo, la ley 20.424 reconoce la existencia de la Junta de Comandantes en Jefe, como órgano consultor del ministro de Defensa Nacional en materias relativas al desarrollo y empleo de los medios militares, a la cal además el gobierno puede consultar sobre otras materias de carácter común o conjunto que se estime conveniente someter a su consideración.

La Junta de Comandantes en Jefe está integrada por el ministro de Defensa, quien la preside; por los Comandantes en Jefe de los tres ejércitos y por el Jefe del Estado Mayor Conjunto, y puede ser convocada directamente por el Presidente de la República.

La otra reforma a la Carta Fundamental que propondría Bachelet y que toca a las Fuerzas Armadas dice relación con el capítulo XI que se refiere a la labor que cumplen como son el existir “para la defensa de la patria” y ser “esenciales para la seguridad nacional”, así como los mecanismos para designar a los Comandantes en Jefe y al General Director, entre otros temas. Aquí lo que se buscaría es modificar en parte los roles asignados a los militares y a los carabineros. “Sin perjuicio de que se regule en una ley orgánica distinta, el tema de las Fuerzas Armadas debe estar en la Constitución definiendo su carácter, su integración a la sociedad civil y una definición democrática de su compromiso y respeto por los derechos humanos”, declaró el abogado Eduardo Contreras, quien también integra el equipo de juristas que trabaja en el programa de Bachelet.

En todo caso, para aprobar una reforma constitucional que derogue el COSENA o modifique las funciones de las Fuerzas Armadas y Carabineros se requieren los votos de dos tercios de los parlamentarios en ejercicio: esto es 80 de 120 diputados y 26 de 38 senadores. Hoy, la coalición Nueva Mayoría que respalda a Bachelet sólo cuenta con 57 diputados y 20 senadores, por lo que necesitará ampliar sus escaños en ambas cámaras en las elecciones parlamentarias y presidenciales del 17 de noviembre de 2013 ó, en su defecto, alcanzar un acuerdo político con sectores de la representación de Derecha. Sin embargo, la candidata Michelle Bachelet también ha planteado que recurrirá a la realización de una consulta ciudadana mediante referendo, para resolver las situaciones en que las propuestas de su gobierno no logren acuerdo en el parlamento.

A mediados de octubre se conocerá el texto definitivo del programa de gobierno de Michelle Bachelet así como sus propuestas definitivas respecto de las materias constitucionales. Sin embargo, en lo referente a Defensa y la política militar, su asesor Marcos Robledo adelantó hace algunos meses que, una vez asumida, Bachelet retirará el actual proyecto de reforma al financiamiento de las adquisiciones militares, enviado al Congreso en el 2011 por el actual presidente Sebatián Piñera, para reponer el proyecto propuesto por su anterior administración en el 2009. Este último plantea una asignación de fondos y gastos más acotados, con una mayor transparencia.

También se consideran reformas al rol que la constitución asigna a las fuerzas armadas y de orden, a los procedimientos de designación de los comandantes en jefe, incluyendo el posible cambio de estatus de estos al de jefes de estado mayor de sus respectivas fuerzas, reservando la denominación de Comandante en Jefe sólo para el Jefe de Estado; una reforma a la carrera militar que privilegiaría las consideraciones de mérito y calificación por sobre las de antigüedad en los ascensos; y una reforma al Código de Justicia Militar, que sólo se abocaría a los delitos y situaciones que dicen relación con la actividad castrense.

Reforma de Lagos

La reforma propuesta busca profundizar lo hecho en esta misma materia por el ex presidente Ricardo Lagos en el año 2005, cuando se aprobó una modificación a la Constitución de 1980 que derogó una disposición según la cual las Fuerzas Armadas y el Cuerpo de Carabineros eran los exclusivos encargados de la “misión de garantizar el orden institucional de la República”. La misma modificación terminó también con la inamovilidad de los tres comandantes en jefe y el general director, quienes una vez designados por el Presidente de la República gozaban de inamovilidad en el cargo hasta cumplir su periodo de cuatro años y no podían ser llamados a retiro por el Primer Mandatario sin el acuerdo del COSENA.

La reforma del 2005 cambió la integración del COSENA, incorporando al presidente de la Cámara de Diputados y eliminando otras facultades del consejo, como la de poder ser auto-convocado por al menos dos de sus miembros y adoptar acuerdos en amplias materias vinculadas a la “seguridad nacional, las “bases de la institucionalidad” o  para designar a cuatro senadores. Tras esa reforma el COSENA quedo convertido en un órgano “encargado de asesorar al Presidente de la República en las materias vinculadas a la seguridad nacional”, que sólo “se reunirá cuando sea convocado por el Presidente de la República” y cuyos integrantes podrán expresar opinión, pero “no adoptar acuerdos”.

Fue precisamente la cantidad de atribuciones respecto de ámbitos tradicionalmente reservados a los poderes Ejecutivo y Legislativo que tuvo el COSENA en sus orígenes, lo que llevó a los gobiernos democráticos a casi no recurrir a este órgano: la última vez que fue convocado ocurrió el 7 de noviembre de 2005 por el ex presidente Lagos (para analizar las relaciones de Chile con los países vecinos), mientras que la ex presidenta Bachelet (2006-2010) y el actual presidente Sebastián Piñera (2010-2014) jamás lo citaron.

Para el gobierno de Sebastián Piñera, la posible propuesta de reforma constitucional de Bachelet con el fin de derogar el Consejo de Seguridad Nacional no es necesaria. “No estamos de acuerdo con eliminarlo”, respondió Cecilia Pérez, ministra secretaria general de Gobierno y vocera de Piñera. La candidata presidencial de la derecha, Evelyn Matthei también se mostró contraria a eliminar el Cosena. “Uno no entiende cuál es el propósito de eliminarlo de la Constitución. La forma en que lo veo tiene un solo objetivo: hacer un desaire mayúsculo a las Fuerzas Armadas”, opinó Matthei.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje