menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Ejercicio con fuego real

Un SH-16 de la Marina de Brasil prueba torpedos Mk.46 Mod 5 en el Aspirantex 2017

RVC 6186

08/02/2017 | Rio de Janeiro, RJ

R. Caiafa (Enviado especial)

El ejercicio Aspirantex 2017 ha terminado tras 21 días de intensos ejercicios entre los que destacaron las pruebas realizadas por un helicóptero Sikorsky SH-16 de la Marina de Brasil, que realizó el primer lanzamiento real de un torpedo Mk.46 Mod 5.

El Aspirantex 2017 comenzó cuando los buques asignados a esta comisión se hicieron a la mar desde la Base Naval de Río de Janeiro el pasado 12 de enero, en dirección al Puerto de Montevideo (Uruguay) y al puerto de Mar del Plata (Argentina), donde se dividieron en dos grupos.

El Grupo de Tareas 701,1 tenía cerca de 2.000 soldados en seis naves, la corbeta V-34 Barroso, el navío de usos múltiples NDM G-40 Bahia, el navío de desembarco de carros de combate NDCC G25 Almirante Sabóia, el tanquero T-23 Almirante Gastao Motta, las fragatas Tipo 22 F-46 Greenhalg y F-49 Rademaker y el submarino S-30 Tupí.

También se emplearon aviones de la aviación naval de la Marina de Brasil (UH-12, UH-15, SH-16, AF-1), además de tres aviones de la Fuerza Aérea Brasileña (cazabombarderos A-1 AMX y turbohélices P- 95 Bandeirulha).

Durante el ejercicio se completó una etapa de adiestramiento de las tripulaciones. Al mismo tiempo, los aspirantes a la Escuela Naval, a raíz de esta comisión, realizaron las elecciones de cuerpo y su habilitación una vez se familiarizaron en la práctica con las tareas aprendidas en la vida académica.

Operatibidad de la Marina

En las dos primeras semanas, se realizaron ejercicios de abandono de puestos, control de daños, disparo de granada iluminativa, maniobras tácticas durante el día, transferencia de carga leve, light line nocturno, navegación astronómica, simulación de ataque de submarino, demostración en mástiles y de periscopios submarinos y operaciones aéreas y fast rope.

Los ejercicios sorpresa, que están divididos por área de interés, tienen como objetivo formar y evaluar la reacción de las tripulaciones de todos los buques y se conocen con el término prego entre los marineros.

A lo largo de la semana, se llevaron a cabo ejercicios de averías en giro (que simula un fallo en la giroscópica), daños en el timón (simulación de fallos en el sistema de gobierno), banderas de comunicaciones y por emisores de ondas electromagnéticas y el control fundamental daños (CAV), tales como los incendios y las inundaciones en compartimentos sensibles. Los pregos pueden ocurrir a cualquier hora del día o de la noche, sin previo aviso.

A partir del 23 de enero se inició la tercera y última semana. Durante el regreso a Río de Janeiro, los buques de guerra atracaron en dos puertos en el estado de Santa Catarina, Itajaí y São Francisco do Sul.

Durante la estancia, se desarrolló una misión sabotex (prueba de seguridad a bordo) que simula una persona no autorizada la infiltración del buque con el fin de causar un perjuicio o desactivarlo.

Todavía en la fase de puerto, se organizó una visita abierta con el objetivo de acercar a la población la Marina de Brasil. Alrededor de 7.800 personas visitaron el navío de desembarco de usos múltiples NDM G-40 Bahía y las fragatas Tipo 22 F-49 Rademaker y F-46 Greenhalg.

Entre las actividades llevadas a cabo tras la salida de los puertos, se realizó un desatraque en posiciones de combate (donde el barco se enfrenta a amenazas asimétricas), transferencia de carga leve diurna y nocturna, transferencia de petróleo en el mar por la y a contra bordo (lado a lado), transferencia de agua en el mar, reabastecimiento de combustible de helicóptero en vuelo, recogida de náufrago desde el helicóptero, hombre al agua (liberación del Oscar), vertreppick up, maniobras tácticas nocturnas y de Search and Rescue (SAR) por avión.

El buque G-23 Almirante Gastao Mota, después de cinco años pasando por un Período de Mantenimiento General (PMG) en el astillero de la Armada en Río de Janeiro (AMRJ), reanudó sus operaciones.

En Aspirantex 2017, la embarcación realizó labores de transferencia de petróleo en el mar por la popa a la fragata F-46 Greenhalg, que recibió el combustible desde la proa.

Esta tarea mostró que el G-23 es capaz de abastecerse de combustible en diferentes graduaciones/posiciones, permitiendo un mayor tiempo de permanencia y de distancia recorrida apoyando a un Grupo de Tareas, incluso en viajes largos.

Otro ejercicio realizado en los buques equipados con cubierta de vuelo, caso del G-25, fue el crache, donde se simula un aterrizaje forzoso seguido de un incendio en la aeronave que recibe el apoyo de la tripulación (especializada en las operaciones aéreas) para controlar el fuego y ayudar a los pilotos.

Un punto culminante del Aspirantex 2017 fue el primer lanzamiento real de un torpedo Mk.46 Mod 5 por un Sikorsky SH-16 Marina de Brasil, contando con un Helibras H-225M (UH-15) como plataforma de imagenes.

Para llevar a cabo la misión, el SH-16 ejecuta todo el procedimiento deep con la bola en el agua (vuelo al pairo con el hidrófonos arriado). Después de detectar el objetivo, recogió rápidamente el equipo a bordo e inició el ataque a gran velocidad, momento en el que se lanzó el torpedo seguido por la aeronave después de su impacto en el agua.

La operación fue un éxito completo, lo que confirma la puesta en funcionamiento del SH-16 como un sistema de armas. Recientemente, el mismo modelo había disparado el misil anti-buque de infrarrojos orientación Kongsberg Penguim, que impactó contra un casco desactivado de la Marina, lo que demuestra su capacidad para incapacitar un navio.

Con el objetivo de entrenar a los operadores de sistemas de misiles de las fragatas, y los artilleros de los barcos GT 701.1 también se llevaron a cabo dos ataques aéreos.

El primero fue ejecutado por las aeronaves de la Fuerza Aérea brasileña (A-1 AMX de Santa María y P-95 Bandeirulha de Florianópolis) y, en segundo lugar, por aviones de combate AF-1 Hawk Falcão de la Marina de Brasil.

En esta ocasión, los aspirantes pudieron dar fe de la importancia del poder aéreo ofrecido por la aviación naval, y vibraron con los pases bajos de dos cazas A-4 Skyhawk sobre los buques antes de regresar a la base aeronaval de San Pedro de Aldeia.

Elección de puesto

El Aspirantex 2017 de San Pedro tuvo como objetivos principales el adiestramiento de los buques del Grupo de tareas (GT) y motivar a los aspirantes a la Academia Naval con un programa de ejercicios, familiarizarlos con la vida a bordo de un buque y darles mayor seguridad para escoger cuerpo y habilitación.

El día más importante para los más de 200 aspirantes incrustadas fue del 26 de enero, cuando se decidió el curso de su carrera al elegir entre los cuerpos de Armada, de Fusileros Navales o de Intendentes.

Durante el Aspirantex 2017 también se produjo la participación de las aspirantes al Cuadro de Intendencia, realizando las mismas tareas y actividades que los hombres sin ninguna diferenciación.

A la llegada a la Base Naval de Río de Janeiro (BNRJ), los aspirantes recibieron a los dos oficiales encargados de la evaluación, medios digitales así como los registros de foto y vídeo de todo lo que se practicaba y ejecutado en los 21 días de misión.

Después de las recomendaciones sobre procedimientos de seguridad para el aterrizaje, los orgullosos aspirantes descendieron por la pasarela del G-25 Almirante Sabóia de vuelta al sagrado suelo de Villegaignon.

Tras un viaje de 21 días, se dio por cerrada la comisión operativa cerrada Aspirantex 2017.

Fotos: Roberto Caiafa

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje