menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Perspectivas

Carlos E. Hernández

Caracas, 1946. Corresponsal de Infodefensa.com en Venezuela. Abogado por la Universidad Central de Venezuela (UCV). Postgrado y especialista en desarrollo económico e integración latinoamericana (UCV e Intal, Buenos Aires). Egresado del Center for Hemispheric Defense Studies de la National Defense University (Washington, D.C.). Periodista de Notitarde. Autor de libros y artículos de seguridad y defensa y miembro de Red de Seguridad y Defensa de América Latina (Resdal).


La Milicia Bolivariana: żbrazo armado de la "revolución"?

17/10/2017 | Caracas

La Milicia Bolivariana ha sido tema, en los últimos meses, de titulares en medios venezolanos e internacionales. En abril de de 2017, cuando el presidente Nicolás Maduro anunció que había ordenado y aprobado los fondos para la expansión de la Milicia a 500.000 efectivos, y que el propósito era alcanzar un millón de milicianos, varias naciones y organismos americanos expresaron su inquietud.  El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, manifestó "seria preocupación por la militarización de la sociedad venezolana” y ordenó a su canciller alertar al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, sobe tal situación.

Más recientemente, en julio pasado, tras la advertencia del presidente estadounidense Donald Trump, de que no descarta una intervención militar en Venezuela ante el agravamiento de la situación interna de la nación sudamericana, el presidente Maduro, como respuesta, ordenó la realización del ejercicio cívico-militar Soberanía Bolivariana, a escala nacional, en el cual la Milicia, integrantes de los “movimientos sociales” y otras instancias del denominado “poder popular”, tuvieron una figuración preponderante, tal como reseñó la prensa local e internacional.

Nace la Milicia Bolivariana

La historia nos dice que la reforma militar española de 1763, convirtió a los cuadros informales de milicianos que existían en el nuevo continente en una organización formal que se constituyó en el pilar del sistema defensivo del territorio americano. Concluida la guerra de Independencia, la Milicia pasó a formar parte complementaria de los ejércitos regulares de las nuevas naciones americanas; no obstante, con el tiempo fue desapareciendo y en Venezuela, específicamente, dejó de existir, de hecho, a finales del siglo XIX.

En América, en la práctica, no se volvió hablar de Milicia sino hasta comienzos de la década de los años sesenta del pasado siglo, cuando el nuevo régimen cubano, surgido tras el triunfo de la “revolución”, creó las Milicias de Tropas Territoriales.

En febrero de 1999, tan pronto asumió el poder, el presidente Hugo Chávez comenzó a trabajar para crear un cuerpo armado para la defensa de su proyecto político. Ese proceso se aceleró luego de los sucesos de abril de 2002, cuando Chávez fue desplazado brevemente del poder, y los que sobrevinieron meses después que acentuaron las tensiones y la inestabilidad interna.

Una vez consolidado el poder político, Chávez formuló un nuevo concepto de defensa nacional fundamentado en tres líneas estratégicas: Fortalecimiento de la Fuerza Armada, Profundización de la unión cívico militar y Fortalecimiento y participación popular en la Defensa Nacional.

En la implementación del  Fortalecimiento y participación popular en la Defensa Nacional, en 2005 Chávez creó el Comando General de la Reserva Militar y Movilización Nacional en el que se agrupó a las unidades de Reserva de los cuatro componentes de la Fuerza Armada Nacional  (Ejército, Armada, Aviación Militar y Guardia Nacional), y lo subordinó a su mando directo.

Posteriormente, Chávez incluyó en su propuesta de reforma constitucional la creación de la Milicia como quinto componente de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), pero esta fue rechazada por votación popular, en el referendo convocado en diciembre de 2007. Sin embargo, en julio de 2008, con base los poderes especiales que le otorgó la Asamblea Nacional, bajo control del oficialismo, Chávez decretó la nueva Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Lofanb), en la que se instituyó la Milicia Nacional Bolivariana como un “Cuerpo Especial”. Mediante posteriores instrumentos legales se le ha dado forma a lo que actualmente es la Milicia.

Organización

Conforme a lo establecido por la Lofanb vigente, la Milicia Bolivariana “es un cuerpo especial, integrado por la Milicia Territorial y Cuerpos Combatientes, destinada a complementar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en la Seguridad, Defensa y Desarrollo Integral de la Nación”.

La Milicia depende directamente del Presidente de la República, aunque en lo relativo a aspectos operaciones depende del Comando Estratégico Operacional de la Fanb y en lo  administrativo del Ministerio de la Defensa.

La Milicia Territorial está constituida por los ciudadanos que voluntariamente se organicen para cumplir funciones de defensa integral de la nación, mientras que los Cuerpos Combatientes son unidades conformadas por ciudadanos voluntarios que laboran en instituciones públicas o privadas. Entre las especialidades existen la Milicia Campesina, la Milicia Estudiantil, la Milicia Obrera, y, más recientemente, Maduro aprobó la creación del cuerpo miliciano de mujeres. Asimismo, en 2013, se activó la Marina Popular.

La Milicia se agrupa en las 99 áreas de Defensa Integral (ADI) que están subordinadas a las 25 zonas de Defensa Integral (Zodi), que a su vez dependen de las ocho regiones Estratégicas de Defensa Integral (Redi) en las que está dividido en país en cuanto a la defensa nacional.

Respecto a la cifra real de sus integrantes, en julio pasado el comandante general de la Milicia Bolivariana detalló que para esa fecha había 470.000 milicianos organizados.

Hay que decir además, que los mandos, así como el cuerpo de oficiales, están conformados por miembros del Ejército, Armada, Aviación Militar y Guardia Nacional. En años recientes se inició un plan para formar oficiales de Milicia, pero la cantidad es aún muy pequeña y de grados subalternos.

Dotación

En el tiempo se han hecho varios anuncios referentes a que la Milicia va a ser equipada con armamento ruso, incluido blindados, pero eso, hasta hora, no se ha cumplido. A los milicianos se les ve en prácticas y desfiles portando el antiguo fusil FN FAL de 7,62x51 mm, excedente de la Fuerza Armada en la que fue sustituido como arma reglamentaria, a partir de 2006, por el Kalashnikov AK-103 de 7,62x39 mm. También algunas unidades de Milicia usan el Mosin-Nagant M1891/30, que si bien su origen data de finales del siglo XIX, el Ejército soviético lo empleó como fusil de francotiradores.

 La Marina Popular, por su parte, no dispone de embarcaciones propias y en los ejercicios emplean, generalmente, lanchas para la pesca artesanal pertenecientes a comunidades organizadas de pescadores.

No obstante, a la Milicia los cuatro componentes militares la instruyen en el manejo de armamento pesado. En los recientes ejercicios Soberanía Bolivariana, el Comando de Defensa Aeroespacial Integral (Codai) entrenó a 2.400 milicianos en la operación del sistema portátil misilístico antiaéreo Igla-S, mientras que otros lo fueron en el sistema más sofisticado S-125 Pechora.

En defensa de la "Revolución"

Al igual como lo hizo Chávez, el presidente Maduro ha sido reiterativo al destacar el papel de la Milicia Bolivariana en defensa del llamado “proceso revolucionario” o la “patria socialista”, además de la soberanía nacional. La verdad es que a los milicianos se les ha visto en funciones de custodia de instalaciones del Estado, de apoyo logístico durante la ejecución de programas sociales, entre otras, pero no actuando en operaciones de mantenimiento del orden interno, en lo que también la Milicia tiene como misión “contribuir”, aunque, ocasionalmente, ha sido empleada para intimidar a grupos de opositores.

La represión de las protestas opositoras que conmocionaron al país entre los meses de abril y julio pasados y en las que se registraron más 150 fallecidos, estuvo a cargo de la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía Nacional Bolivariana, aparte que se denunció la participación de otros cuerpos de seguridad del Estado y de los denominados “Colectivos de la Paz”, grupos de civiles armados afectos al régimen. Sin embargo, no se conoció de alguna actuación represiva por parte de la Milicia.

El hecho cierto, es que la profunda crisis política, económica, social y humanitaria por la que atraviesa Venezuela continúa agravándose, sin ningún indicio de mejora a corto y mediano plazo, por lo que las hipótesis que se plantean en el futuro inmediato son preocupantes en todos los aspectos. El tiempo dirá, entonces, cuál será la actuación de la Milicia Bolivariana de darse alguno de esos hipotéticos escenarios.

Fotos: Agencia Venezolana de Noticias.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje