menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

La Armada ha detectado llamadas satelitales

Argentina intensifica la búsqueda del ARA 'San Juan', desaparecido hace cinco días

Imagen de archivo del submarino ARA San Juan de la Armada argentina

Imagen de archivo del submarino ARA San Juan de la Armada argentina

20/11/2017 | Buenos Aires

Irene Valiente

El caso mantiene en vilo a la opinión pública argentina: cinco días después de que la Armada perdiese el contacto con el submarino ARA ‘San Juan’, en el que viajan 44 personas, su paradero aún se desconoce. Mientras, el país destina todos sus esfuerzos para encontrarlo, con equipamiento propio y de países de todo el mundo. El hecho de que el sábado se detectasen siete llamadas satelitales que podrían haber sido emitidas desde el buque mantiene la incógnita (y la esperanza).

Francia, Reino Unido, Chile, Uruguay, Brasil, Perú y Estados Unidos son algunos de los países que han puesto a disposición del Gobierno de Mauricio Macri recursos materiales y humanos para colaborar en la búsqueda. Por su parte, Argentina ha desplegado alrededor de una decena de unidades, entre buques y aeronaves.

En el caso de los equipos marítimos, trabajan en la zona los destructores multipropósito ARA Argentina (D-11) y ARA Sarandí (D-13) y las corbetas del tipo MK-140 ARA Rosales, ARA Spiro, ARA Espora y ARA Robinson, así como las A-69 ARA Drummond y ARA Granville. También participan en el operativo el buque logístico ARA Patagonia, el de transporte ARA San Blas, el aviso ARA Puerto Argentino y dos buques hidrográficos, entre otros. En cuanto al dispositivo por aire, destacan los dos Beechcraft B-200 y un Turbo Tracker de la Armada y un Hercules C-130 de la Fuerza Aérea.

La búsqueda arrancó en la madrugada del viernes, un día y medio después de que se estableciese la última comunicación exitosa con el submarino. Las malas condiciones meteorológicas impiden que se desarrolle con la efectividad necesaria. Las alarmas volvieron a saltar este fin de semana, después de que el Ministerio de Defensa publicase el sábado un comunicado en el que aseguró haber detectado siete llamadas satelitales "que se habrían realizado" desde el ARA San Juan, pero que no llegaron a enlazar con las bases de la Armada. Para la cartera, estos intentos podrían indicar que la tripulación "intenta reestablecer contacto".

Sin embargo, apenas 24 horas después, el portavoz de la Armada, Enrique Balbi, advirtió en declaraciones a la prensa local que se están investigando estos intentos de comunicación y todavía no se puede confirmar que, efectivamente, provenían del submarino. Además, señaló que todavía no se va a "descartar ninguna hipótesis" en la posible aparición del buque subacuático.

Tal y como publicó Infodefensa, la última posición que quedó registrada del submarino es la de la zona del golfo de San Jorge, al sudeste de la península Valdés, en la Patagonia argentina. Concretamente, a 430 kilómetros de la costa, según confirmaron desde la Armada. El San Juan estaba viajando de la Base Naval de Ushuaia, la más austral del país, a la de Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires, donde tiene su apostadero.

Desde 1985

El ARA San Juan es uno de los tres submarinos que, junto al ARA Salta y el ARA Santa Cruz componen la flota de la Armada. Concebido como un submarino de ataque, es de origen alemán, de clase TR1700 y de 2.100 toneladas de desplazamiento. Con casi 66 metros de eslora, está preparado para desarrollar una velocidad máxima de 15 nudos en superficie y 25 sumergido, dispone de treinta días de autonomía y cuenta con seis tubos lanzatorpedos de 533 mm (carga 22 torpedos). Cuenta con una propulsión diesel-eléctrica y funciona con baterías eléctricas que "hay que recargar cada tanto", según apuntó el propio Balbi. 

Se incorporó a la Armada en 1985 y, como publicó Infodefensa, en 2014 culminó en el Complejo Industrial Naval Argentino (Cinar) -conformado por Talleres Navales Dársena Norte (Tandanor) y el astillero Almirante Storni- un proceso de reparación y "mejoras de media vida". Los trabajos se habían iniciado en 2007 y se extendieron más de lo previsto por diferentes problemáticas (fundamentalmente, formación de personal y falta de presupuesto), e incluyeron el recambio de motores y la recorrida de los tubos lanzatorpedos y del sistema hidráulico del submarino. Además, se reemplazaron las baterías sin vida útil y se refaccionó al resto, entre otras medidas.

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje