menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Perspectivas

J.A. Quevedo

José Antonio Quevedo es licenciado en Contaduría por el IPN. Fotógrafo y periodista, cuenta con uno de los archivos más importantes de México, con más de 15.000 fotografías de aviones. Es autor de varios libros, como F-5 en Latinoamérica, Caballeros Águila, Fuerza Aérea Mexicana, La Aviación Militar Mexicana o Entre la modernidad y el pasado, entre otros. Analista de reconocido prestigio, ha sido ponente en semiarios de la Universidad Anáhuac y la Secretaría de la Defensa Nacional.


El malogrado modelo 400 de Northrop Grumman para el programa T-X

22/11/2017 | Ciudad de México

Para competir en el programa de un nuevo avión entrenador para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, el fabricante estadounidense Northrop Grumman desarrolló un nuevo avión al que llamó Modelo 400. Un prototipo, construido por su filial de Scaled Composites, fue descubierto por primera vez mientras realizaba pruebas en tierra en el aeropuerto de Mojave en California en agosto de 2016. El prototipo, que utilizaba un turbofán F404, voló por primera vez en el 24 de agosto. Imágenes liberadas por la empresa muestran el vuelo de prueba inicial.

Después de haber construido y probado su Modelo 400, Northrop Grumman parecía un fuerte competidor para el programa T-X, sobre todo, porque se trataba de sustituir el exitoso diseño del Northrop T-38, pero en febrero de este año, dramáticamente abandonó la carrera. El 26 de enero de 2017, preguntado sobre si Northrop Grumman participaría en el T-X, el CEO de la empresa, Wes Bush, dijo que ninguna decisión había sido tomada de cualquier manera, a pesar de la sustancial inversión en un avión prototipo. "No queremos tomar una decisión de hacer algo solo porque lo hemos estado haciendo", dijo Bush. Así las cosas, el 1 de febrero la compañía dijo que no iba a presentar una oferta para el programa T-X. En un comunicado, Northrop Grumman señalaba: "Northrop Grumman y su principal socio BAE Systems han examinado cuidadosamente los requerimientos y la estrategia de adquisición de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y han decidido no someter una propuesta para el programa T-X, ya que no sería en el mejor interés de las empresas y sus accionistas”. Northrop Grumman estaba fuera.

Con la reciente liberación de imágenes e información del avión, fue evidente que el diseño de la propuesta ahora llamada Modelo 400, se parece a un híbrido modernizado, entre el T-38 Talon y el F-20 Tigershark. Se compone de un solo motor F404-GE-102D, derivado del mismo motor utilizado en el F-18, el Gripen (Volvo RM12), y el competidor de Lockheed en el T-X, el T-50A. Es probable que BAE Systems y la empresa L-3 hayan proporcionado gran parte de la integración de los sistemas de aviónica de la aeronave, incluyendo una suite de entrenamiento táctico sintético de alta calidad. En última instancia, este diseño podría haberse lanzado como un avión completamente nuevo, pero aprovechando el linaje del exitoso del T-38 Talon de Northrop.  Es así que un 'mejor T-38' al combinar un precio atractivo podría tener más posibilidades de éxito que sus competidores.

En un principio parecía que Northrop Grumman tenía una estrategia muy sólida con el nuevo avión, utilizando una configuración lo más parecida como fuera posible al T-38 y teniendo controlados los costos del avión. Pero, justo en el momento en que se suponía que la compañía debía presentar oficialmente su nuevo desarrollo y que ya había realizado su primer vuelo, la compañía canceló su participación en el programa T-X.

Una jugada de este tipo sorprendió a todos en la industria ya que de tajo, Northrop Grumman renunciaba a la oportunidad de construir al menos 350 nuevos aviones tácticos y, de paso, a más de 50 años de experiencia en la formación de pilotos de combate.

Sin embargo, explorando los proyectos de la compañía se observa que definitivamente tiene otras prioridades como el contrato del bombardero Stealth B-21 Raider. El B-21 representa ingresos potenciales que se acercan a los 100.000 millones de dólares, mientras que el contrato del programa T-X es comparativamente pequeño. A esto habría que sumar el interés de Northrop en el programa de reemplazo de E-8 JSTARS y el sistema de aeronaves portadoras no tripuladas MQ-25 Stingray / CBARs.

También es posible que el Modelo 400, no fuera visto como lo suficientemente competitivo, ya sea por razones de costo o rendimiento, después de que los requisitos oficiales fueran presentados por la USAF. A esto hay que añadir la preferencia del presidente norteamericano por Boeing y el caos fiscal y político que domina Washington y que hace que el panorama para llevar a cabo el concurso T-X a buen fin, no se vea del todo claro. Algunos medios han especulado con que la decisión fue tomada para ahorrar y continuar con la compra de la empresa Orbital ATK.

Con el retiro de Modelo 400 de Northrop Grumman, parece que la competencia se centrara entre Boeing y su avión de nuevo diseño y Lockheed Martin con su T-50A, aunque todavía no hay fecha para la designación se prevee una feroz competencia, tanto por desempeño como por costo de la aeronave.

Es así que el retiro del avión podría haberse realizado sin tener en cuenta los méritos del Modelo 400, algo similar a lo que le ocurrió al F-20 Tigershark. Al final una decisión empresarial dejó fuera del concurso a un avión increíblemente prometedor. 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje