menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Un contrato de 12,5 millones de euros

Argentina concreta la compra de cinco Super Étendard a Francia

Dos Super Étendard. Foto: Armada Argentina

Dos Super Étendard. Foto: Armada Argentina

12/05/2018 | Buenos Aires

Irene Valiente

Pese a la delicada situación financiera que atraviesa Argentina y cuando el acuerdo firmado el pasado año con las Fuerzas Armadas francesas parecía ya dado por perdido, el Gobierno de Mauricio Macri oficializó el pasado viernes la compra de cinco cinco Super Étendard Modernise (SEM) al fabricante Dassault por 12,5 millones de euros.

En una decisión administrativa publicada en el Boletín Oficial con la firma del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, se concretó la adquisición de las aeronaves y su documentación de seguimiento técnico, además de “piezas de recambio, bancos de prueba, valijas de prueba, equipos de misión, herramientas y un simulador”.

Según reza el texto, la medida se enmarca en el acuerdo de cooperación en materia de defensa firmado por ambos países en 1998, que fue reactivado el pasado año de mano de Macri y su par francés, Emmanuel Macron, precisamente con el compromiso de los Dassault, y que contempla la adquisición de equipamiento, de sistemas o de tecnología de defensa y de sostén logístico, mantenimiento y capacitación correspondientes.

Un respiro de cara al G20

 

La concreción de la compra supone un respiro para las Fuerzas Armadas y el Gobierno argentino que, por fin, contará con aviones de combate operativos de cara a la cumbre del G20 que se celebra a finales de este año en Buenos Aires.

Además, significa la recuperación de la confianza de sus pares europeos ya que, como había publicado Infodefensa.com, los aviones permanecían paralizados en Francia por impago, pese a que se había previsto su llegada al país austral para finales de diciembre.

Versión modernizada

 

El modelo de las aeronaves es una versión modernizada del original: la SEM 5, que es la más reciente de todas y que entró en servicio en 2006, nueve años antes de su desprogramación definitiva. Cumplen operaciones de ataque contra objetivos navales, terrestres y de defensa aérea, y pueden operar tanto desde tierra como desde portaviones. Su incorporación, aunque también beneficiará a la Fuerza Aérea, fundamentalmente permitirá que la Armada argentina recupere una capacidad que tuvo durante años y que parecía destinada al olvido.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje