MUNDO
-/5 | 0 votos

El radar 'Searchmaster' consigue su primer cliente en Oriente

Thales se traslada a un nuevo campus aeronáutico en la región de Merignac

17/11/2016 | Merignac (Francia)

A.Roa (Enviado especial)

La multinacional francesa Grupo Thales, dedicada al desarrollo de sistemas aeronáuticos, prepara la mudanza a su nuevo campus de fabricación,
la cual está ubicada en la ciudad de Merignac al oeste de Bordeaux. Las fábricas de Pessac y L'Haillan se condensan en este sitio que espera
ser inaugurado antes de terminar el año.

Lo llaman campus a la manera universitaria, según explicó el director del proyecto, Pierre Emmanuel Raux, en declaraciones a Infodefensa.com, porque las instalaciones integran a los trabajadores en espacios abiertos y luminosos: "Se busca ser más interactivos, menos jerárquicos".

Por los pasillos las últimas mejoras: cables por esconder, tornillos por ajustar. Se habla de 2.600 empleados entre ingenieros y técnicos, también se habla de innovación, modernidad, "el campus del futuro".

La elección del sitio, que mide 60.000 metros cuadrados, es estratégica. Primero por la cercanía al aeropuerto, donde está ubicada la 'Base Aérea 106' de la Fuerza Aérea francesa. Y la cercanía con uno de sus principales clientes, Dassault Aviation, dedicada al ensamblaje del avión Rafale,
cuya última transacción, 36 aeronaves a la India, ubica a la zona del Gironda como "capital de la aeronáutica" en el país, según el alcalde, Alain Ainziani.

La inversión de 200 millones de euros se reparten entre los nueve edificios. Los resultados, según Jean Marie Trouche, se observarán en la
disminución de los costos de producción. Trouche es el encargado del radar de vigilancia llamado Searchmaster, cuyo lanzamiento al
mercado en 2017 concuerda con el estreno de las instalaciones. El primer cliente para este producto es un país del Extremo Oriente.

El 'Searchmaster'

De acuerdo a Jean Marie Trouche, el sistema Searchmaster está basado en características de distintos radares, como el RBE2 utilizado por Rafale o el utilizado por el Mirage 2000, ambos de Dassault.

Se trata de un radar plano, tecnología conocida como AESA, con menos de un metro de longitud y campo visual de 360°, su capacidad permite captar 1.000 pistas al mismo tiempo. Su peso equivale al de una persona promedio, 78 kilogramos, aunque su tiempo de vida es muncho menor al nuestro, alrededor de 20 años. 

En palabras de Trouche, el Searchmaster está conformado por "circuitos de control amplificadores de emisión que se calientan".

En este sentido, el sistema de refrigeración se reparte por los radiadores que llegan a las tres cajas que construyen el sistema:
el armario de alimentación eléctrica, el procesador del radar y la antena, la cual a pesar de su tamaño reducido es capaz de detectar por velocidad, en caso de contar un campo visual dudoso.
 
El costo del Searchmaster es de dos millones de euros y se ha puesto a prueba en el avión Atlantique II de la Marina francesa.

Fotos: Adrián Roa

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje