MUNDO
-/5 | 0 votos

El concurso se abrirá en 2017

Canadá comprará 18 'Super Hornet' para cubrirse mientras busca un caza definitivo

28/11/2016 | Madrid

G. S. Forte

Ottawa ha optado por adquirir a la compañía norteamericana Boeing 18 F/A-18 Super Hornet como solución provisional ante la necesidad de sustituir a su actual flota de 77 aviones de combate CF-18. Canadá previó inicialmente la compra de cazas de quinta generación F-35, fabricados por Lockheed Martin dentro de un programa del que el país forma parte. Sin embargo, la llegada al poder hace un año del nuevo primer ministro, Justin Trudeau, llevó a las autoridades del país a reabrir el proceso para elegir a un nuevo sustituto de sus antiguos aviones.

Trudeau ya advirtió durante su campaña electoral que cancelaría los planes de compra de 65 aviones de combate F-35 Joint Strike Fighter (JSF), como recogió Infodefensa.com. Tres años antes una auditoría calculó que el coste de los aviones de Lockheed Martin sobrepasaría los 40.000 millones de dólares canadienses (en torno a 30.000 millones de dólares estadounidenses).

Ante este informe, el Gobierno de entonces resolvió unos meses después ampliar la búsqueda de un nuevo caza pidiendo información a cinco fabricantes sobre otros tantos modelos con los que sustituir su actual flota de  CF-18. Además del F-35, los otros candidatos consultados fueron la también norteamericana Boeing, constructora del F/A-18 Super Hornet; la francesa Dassault, que oferta su Rafale; la sueca Saab, fabricante del Gripen, y el consorcio de capital británico, alemán, italiano y español Eurofighter, que construye el avión del mismo nombre.

Ahora todos ellos tienen la oportunidad de optar a un nuevo proceso cuya dilación ha llevado a las autoridades del país a optar por adquirir los 18 Super Hornet, que serán empleados desde el año 2018 como solución provisional mientras llega el caza definitivo. La previsión es que el concurso abierto sea lanzado el año que viene y dure en torno a cinco años.

Este plan, dado a conocer el pasado martes, ya ha sido contestado por dos ex responsables de adquisiciones militares del país, que consideran la compra de los Super Hornet como un derroche de dinero del contribuyente y dudan de que pueda llevarse a cabo legalmente, informa el sitio local National Newswatch. El Gobierno canadiense se agarra a una fórmula prevista para la compra de material considerado como “urgente” sin necesidad de concurso mientras puede celebrarse la competencia completa.

Sin embargo, los dos expertos, Alan Wiliams y Dan Ross, no creen que exista esa urgencia, dado que aseguran que el Gobierno podría elegir su futuro avión de combate a través de una competencia abierta en apenas dos años y medio, e incluso menos.

Imagen: Boeing

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje