MUNDO
-/5 | 0 votos

El Pentágono busca contratista

EEUU se entrenará con proyectiles cargados de semillas por sensibilidad ecológica

13/01/2017 | Madrid

G. S. Forte

El programa estadounidense de Investigación e Innovación de Pequeñas Empresas (SBIR, por sus siglas en inglés) ha publicado una original convocatoria del Pentágono, del que depende, para eliminar los restos de munición y contaminantes en las áreas de entrenamiento. El objetivo literal recogido en la convocatoria consultada por Infodefensa.com habla del “desarrollo de municiones de entrenamiento biodegradables cargadas con semillas especializadas para cultivar plantas medioambientalmente beneficiosas que eliminen los desechos y contaminantes de las municiones”.

El Ejército estadunidense consume actualmente cientos de miles de proyectiles para su entrenamiento, recuerda el documento. Entre ellos se encuentran granadas de 40 mm, morteros de 60, 81 y 120 mm (en la imagen en unas pruebas de munición de una firma europea), proyectiles de tanques de 120 mm y rondas de artillería de 155 mm, añade la fuente. Todos esos disparos dejan en los campos de prueba y de entrenamiento que tiene Estados Unidos, tanto en su suelo como “alrededor del mundo”, sembrados de cartuchos y demás fragmentos tanto en la superficie del terreno como a varias decenas de centímetros de profundidad.

Ese material en su configuración actual se estima que tardará cientos de años en eliminarse y además puede llegar a contaminar el suelo y el agua de las proximidades. En muchos casos posteriormente pueden ser confundidos con munición táctica por personal civil, como agricultores o miembros de equipos de construcción, con los consiguientes problemas que esto acarrea para su eliminación segura.

El desarrollo de un componente biodegradable también podrá beneficiar a industrias civiles, como la de los productores de botellas de agua u otros artículos de plástico, por ejemplo.

Además el Laboratorio de Investigación e Ingeniería de Regiones Frías del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos (CRREL, por sus siglas en inglés) ha demostrado que las semillas de bioingeniería pueden incrustarse en los compuestos biodegradables y no germinar hasta que hayan pasado varios meses en el suelo. Las plantas nacidas de este proyecto deberán poder ser consumidas por la fauna sin efectos adversos.

La iniciativa recoge que el contratista elegido se encargará en una primera fase –de la que no define un calendario concreto– de desarrollar “un proceso para producir compuestos biodegradables con semillas de descontaminación que pueda emplearse para fabricar disparos de entrenamiento de 40 a 120 mm” de calibre. Estos proyectiles de entrenamiento deberán cumplir, eso sí, con los requisitos exigidos para los ya existentes. El contratista también deberá explorar vías para producir estos compuestos para productos ajenos al sector de la defensa.

En una siguiente fase la empresa adjudicataria probará ese proceso de fabricación y producirá prototipos para demostrar que ya está listo el uso industrial de la innovación. También deberá proporcionar un número suficiente de prototipos para que el Gobierno pueda realizar pruebas balísticas.

Fotografías: Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje