menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

En los astilleros de Saint Nazaire que ha adquirido

Fincantieri construirá tres buques logísticos para la Armada francesa

Representación del futuro buque LSS italiano. Imagen: Fincantieri

Representación del futuro buque LSS italiano. Imagen: Fincantieri

19/04/2017 | Roma

Infodefensa.com

La adquisición de los astilleros STX France de Saint Nazaire por parte de la compañía italiana Fincantieri, de la que Infodefensa.com ha venido informando, ha aumentado las conexiones de las industrias navales franco-italianas, ya existentes en iniciativas conjuntas como la fabricación de las fragatas Fremm. Los tres próximos buques de apoyo logísticos (LSS, por sus siglas en inglés) franceses serán construidos en estos astilleros a partir del diseño adoptado por Italia.

En un comunicado del Ministerio de Defensa Italiano publicado la semana pasada con motivo del lanzamiento al mar de la sección de proa de su futuro buque LSS Vulcano, cuya construcción comenzó a finales de 2016, se revela que Francia ya ha solicitado oficialmente, y a través de la OCCAR, la fabricación de tres de estos barcos en cooperación con Italia en los astilleros de STX en Saint Nazaire, al oeste de Francia.

La Organización Conjunta para la Cooperación en Materia de Armamentos (OCCAR) es una entidad intergubernamental de la que forman parte Alemania, Bélgica, España, Francia, Italia y Reino Unido. Actualmente está dirigida por el general español Arturo Alfonso Meiriño y gestiona más de una decena de programas de defensa del viejo continente.

El acuerdo bilateral incluye la posible construcción de una unidad franco-italiana que sería “gestionada conjuntamente por las armadas de ambos países o por una tripulación binacional”, informa la nota oficial. De cuajar este propósito, “sería un primer paso concreto hacia una defensa europea en el sector naval, además de una base industrial común que podría ampliarse a otras naciones”, añade la fuente.

El nuevo LSS que fabrica Italia, y en el que se basan los futuros buques franceses, transportará y suministrará a los buques militares transalpinos líquidos (gasoil, combustible para aviones y agua dulce) y sólidos (repuestos de emergencia, alimentos y municiones) además de servir de taller flotante para reparar y mantener a las demás naves de la flota militar. La embarcación también estará dotada de un hospital totalmente equipado con quirófanos, salas de radiología, análisis y dentista, y espacio para albergar hasta a una docena de pacientes gravemente heridos. En caso de necesidad, la nave podrá alojar hasta ocho módulos residenciales y de atención sanitaria.

También estará podrá suministrar a tierra desde agua potable hasta 2.500 kw de potencia. Servirá de base de operaciones de rescate con helicópteros y buques especiales, y, para cuando pueda necesitar extraer elementos del agua, dispondrá de una grúa estabilizada de 30 toneladas. En su interior alojará a doscientas personas y podrá alcanzar una velocidad de 20 nudos.

En cuanto a su capacidad de defensa, únicamente contará con un sistema de mando y control para escenarios tácticos, equipos de comunicaciones y medios de defensa disuasivos, no letales. En todo caso, el buque estará preparado para alojar sistemas de armas más complejos y para convertirse en una plataforma de inteligencia y guerra electrónica. Su eslora alcanzará los 165 metros.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje