menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Se endurece al recibir un impacto

BAE Systems se alía con Helios para desarrollar un líquido antibalas

Soldado con un chaleco antibalas convencional. Foto: Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com

Soldado con un chaleco antibalas convencional. Foto: Ginés Soriano Forte / Infodefensa.com

10/06/2017 | Ottawa

Infodefensa.com

Un líquido capaz de endurecerse al ser golpeado puede servir para parar balas. La multinacional británica BAE Systems ha firmado un acuerdo con la empresa canadiense Helios Global Technologies (HGT) para desarrollar esta tecnología en la que ya lleva unos años trabajando.

De momento se ha verificado en distintas pruebas que esta “crema a prueba de balas”, como la define la empresa, es capaz de detener proyectiles eficazmente. Si además se combina con kevlar, que es un material empleado con frecuencia en chalecos antibalas, las posibilidades de la nueva tecnología aumentan, según los investigadores de BAE Systems. En síntesis, explica la fuente, lo que hace que este desarrollo sea “tan único es que presenta un líquido que en realidad se endurece cuando es golpeado”.

“La armadura líquida”, como la definen sus creadores, “podría ofrecer una mayor protección a nuestras tropas a la vez que resulta más ligera y permite una mayor maniobrabilidad”, ha explicado la directora general en Canadá de BAE Systems, Anne Healey.

La compañía explica que la armadura líquida es un material que ofrece una mayor protección con una masa reducida, que facilita la cobertura de un área más amplia, que es más manejable y que resulta de fácil integración con otros sistemas. También se puede incorporar en un chaleco antibalas estándar. Si se combina con el kevlar se obtiene una mayor libertad de movimiento y se reduce el espesor total del blindaje en un 45 por ciento.

Cuando un proyectil impacta en el nuevo material, este se endurece muy rápidamente absorbiendo la energía del impacto. Cuando se usa con el kevlar se obtiene un aumento de la superficie por la que se dispersa la energía del impacto, por lo que la placa blindada se distorsiona mucho menos. En los chalecos antibala convencionales, se produce una deformación del material cuando es impactado que, si bien evita la muerte de su usuario, causa un notable dolor a la persona que lo porta.

Colaboración de la Universidad de la Columbia Británica

Por parte de Helios Global Technologies, su director de Operaciones, Robin Brodhurst, ha apuntado que para su empresa resulta “magnífico trabajar en una tecnología tan importante que algún día pueda salvar la vida de nuestros soldados”. También se ha mostrado satisfecho de poder “trabajar con BAE Systems”, lo que ha calificado de “excepcional para nosotros”.

Healey también se ha mostrado complacida de la firma del memorando de entendimiento con Helio, “ya que su reputación en protección balística y contra explosiones muestra que están muy bien situados para ayudar a suministrar esta capacidad a Canadá en el futuro”.

Helios Global Technologies trabaja en estrecha colaboración con el Centro de Investigación Aplicada de Supervivencia y Buen Desarrollo de la Universidad de la Columbia Británica.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje