menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

La tercera entra para no incurrir en monopolio

Alemania encarga finalmente sus cinco corbetas K130 a Lurssen, TKMS y GNY

Corbeta K130. Foto: Bundeswehr-Wendt

Corbeta K130. Foto: Bundeswehr-Wendt

29/06/2017 | Madrid

G. S. Forte

El Parlamento alemán ha aprobado la adquisición de cinco nuevos buques de guerra. El plan de compra de más corbetas K130, modelo del que la Armada del país ya opera con un primer lote de otras cinco naves, se encontró hace unos meses con un importante escollo por su precio.

Como publicó Infodefensa.com, los astilleros Lurssen Werft, de Bremen, presentaron una oferta que ascendía a 2.900 millones de euros, cerca del doble de los 1.500 millones de euros previstos por las autoridades del país. La propia ministra de Defensa, Ursula von der Leyen salió al paso asegurando “que ese número no se mantendrá”, en alusión a la cifra propuesta por Lurssen Werft, que es el líder del consorcio designado para fabricar los barcos. En este consorcio también figura ThyssenKrupp Marine Systems (TKMS).

El Parlamento alemán (Bundestag) trató la semana pasada una serie de programas de compra y modernización militar en los que se incluye la compra de cinco K130 por un coste estimado al final en 2.000 millones de euros. Como condición, el Bundestag, ha impuesto la entrada de los astilleros GNY al consorcio de fabricación designado inicialmente, de modo que la autoridad antimonopolio deje sin efecto la denuncia que esta última empresa realizó en 2016, cuando el Ministerio anunció que encargaría el programa a Lurssen y TKMS.

Previamente, a principios de junio, el consorcio de contratistas inicial alcanzó un acuerdo con su competidor German Naval Yards (GNY) para que también participase en el contrato, del que acabará recibiendo en torno al 15% de su valor.

El consorcio Lurssen-TKMS fue inicialmente designado por el Ministerio de Defensa al entender que el lote de cinco nuevas K130 se limitaba prácticamente a volver a encargar a las empresas que lo desarrollaron un diseño ya existente.

Las primeras K130, conocidas como clase Braunschweig, fueron entregadas a las fuerzas alemanas entre los años 2008 y 2013, en sustitución de los buques de ataque rápido de la clase Gepard (Tipo 143A), que operaban desde los años ochenta. Esa antigua clase, cuya última unidad dejó el servicio el pasado noviembre, contaba con diez unidades, por lo que la nueva también está previsto que sume una decena de buques.

Las autoridades alemanas anunciaron en octubre la construcción del siguiente lote de cinco unidades de las K130 con un calendario previsto de entregas que arranca en 2019 y concluye en 2023.

Alemania ha aumentado en 2.000 millones de euros su gasto militar para este año, con lo que alcanzará los 37.000 millones. La cifra representa el 1,2 por ciento del producto interior bruto del país (PIB), por lo que aún está lejos del compromiso suscrito por los miembros de la OTAN de elevar ese gasto hasta el equivalente al 2 por ciento del PIB antes de mediados de la próxima década.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje