menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Desarrollo de Avic

El caza de furtivo chino J-20 comienza a operar

Avió furtivo J-20. Foto: Pakistan Defence

Avió furtivo J-20. Foto: Pakistan Defence

05/10/2017 | Madrid

G. S. Forte

El J-20 ya ha entrado en servicio. Un año después de su debut en público, el avión de combate furtivo (stealth, que es el término en inglés comúnmente utilizado para definir esta característica propia de los aviones de combate quinta generación) ha comenzado de forma oficial a operar con los servicios militares, según ha informado el portavoz del Ministerio de Defensa Nacional, Wu Qian.

El J-20 voló por primera vez en 2011 y las autoridades chinas lo mostraron por primera vez al público en noviembre del año pasado en la XI Exhibición Internacional de Aviación y Aeroespacial de China, en Zhubai, al sur del país. Se trata de un avión con una apariencia similar a la de otros cazas de quinta generación ya conocidos, como el F-22 estadounidense e incluso al X-2 japonés

El J-20 es un desarrollo de Chengdu Aircraft Industries, filial de la Corporación de la industria de Aviación de China (Avic, por sus siglas en inglés).

Cuando comenzó su desarrollo se previó que entrase en servicio entre los años 2017 y 2019, como finalmente ha ocurrido ahora, de acuerdo con las palabras de Wu Qian, recogidas por la agencia oficial del país, Xinhua. Hasta el año pasado se conocía que al menos se habían construido un mínimo ocho prototipos del aparato.

Segundo avión furtivo de Pekín

Además del J-20, Pekín está inmerso en otro programa de un caza furtivo. Se trata del avión J-31, con el que pretende competir en los mercados internacionales con el estadounidense F-35, al que se parece estéticamente. Sobre este otro proyecto trascendió hace tres años que Rusia será la encargada de proveer los motores RD-93 con los que estará dotado. Si el J-31 recuerda al F-35, el J-20 fue comparado por los analistas durante su presentación al público principalmente con el F-22 Raptor, desarrollado por Lockheed Martin. Una característica inconfundible del J-20 que le diferencia de otros aviones furtivos, es que dispone de dos aletas delanteras, similares a las que montan los aviones de combate europeos EurofighterRafale y Gripen.

Que haya trascendido únicamente cuatro países desarrollan a día de hoy aparatos de quinta generación. Se trata, además de China, de Estados Unidos, Rusia y Japón. Con este último país, que puso en el aire el año pasado su primer avión furtivo –el X-2–, Pekín mantiene una tensa relación en torno a la titularidad de algunas fronteras marítimas. De ahí se explica en gran medida las intenciones de Tokio de acelerar la adquisición de nuevos aviones de combate, como relató este verano Infodefensa.com.

Hace cuatro años trascendió el robo de numerosos diseños militares estadounidense por parte de piratas chinos. Entre los desarrollos comprometidos se encontraba el del avión de combate de quinta generación F-35, cuyos detalles pasaron a manos de los atacantes. Infodefensa.com adelantó entonces que el episodio “podría acelerar el desarrollo de armamento chino”. El desarrollo del avión de combate J-20 pareció confirmar esta tesis para muchos críticos occidentales con el programa, algunos de los cuales sembraron la sospecha también de que quizá este aparato no sea tan eficaz como han apuntado las autoridades de Pekín.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje