menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

El año que viene comenzarán las pruebas desde el buque

Los cazas F-35B ya pueden despegar del portaaviones británico Queen Elizabeth

Prueba de despegue en rampa de un avión de combate F-35B. Foto: Lockheed Martin

Prueba de despegue en rampa de un avión de combate F-35B. Foto: Lockheed Martin

20/10/2017 | Londres

Infodefensa.com

El primer portaaviones de la nueva clase Queen Elizabeth ya está más cerca de comenzar a operar. El caza F-35B ha recibido la autorización para poder despegar desde el HMS Queen Elizabeth. El hito lo ha anunciado este martes la ministra de Defensa de Reino Unido, Harriett Baldwin, ante la Comisión de Defensa de la Cámara de los Comunes, después de que el avión de combate haya superado con éxito una serie de pruebas de despegue a partir de rampas ubicadas en tierra con el mismo diseño de la que equipa en su proa el nuevo buque.

De acuerdo con Baldwin “el éxito de estos ensayos supone que el F-35 ya está autorizado a volar desde el portaaviones mientras continúa el impuso de este innovador avión”. La ministra ha anunciado que el hito coincide con el momento en el que los pilotos británicos desplazados a Estados Unidos para formarse en el manejo de estos aparatos se preparan para regresar al país y están “listos para las memorables pruebas de vuelo del próximo año desde la cubierta de nuestro nuevo buque insignia”.

El último curso de pilotos británicos acaba de terminar su entrenamiento en tierra, por lo que ya están preparados para comenzar a volar con el F-35B en la Estación Aérea del Cuerpo de Marines Beaufort, en el estado norteamericano de Carolina del Sur.

Las Fuerzas Armadas de Reino Unido cuenta en la actualidad con una docena de aviones F-35, donde se están probando como paso previo a sus primeros vuelos en el HMS Queen Elizabeth, que tendrán lugar en 2018. Además, otros dos aparatos se están preparando para su entrega antes de que acabe este año.

La ministra Baldwin ha explicado durante su comparecencia antes la Comisión de Defensa que la Fuerza de Prueba Integrada del F-35, de la que forman parte cinco pilotos británicos, ha completado con buenos resultados las pruebas de despegue con la rampa, con lo que despeja la capacidad del avión para operar desde la cubierta del portaaviones.

Uno de los pilotos de este equipo, el líder de escuadrón Andy Edgell ha destacado “la cantidad increíble de empuje” que desarrolla el avión, aunque ha aclarado que “es algo más que fuerza muscular lo que hace al F-35 tan fantástico de volar, es también los cerebros que hay detrás de él”. Edgell describe a este caza de quinta generación como “una bestia cuando quieres que lo sea que se domestica cuando lo necesitas”.

Los F35B británicos alcanzarán su capacidad operativa inicial en diciembre de 2018, con lo que quedarán listos para combatir. En este extremo resulta clave la prueba en vuelo del último software listo para este modelo, que tuvo lugar la semana pasada precisamente sobre uno de los F-35B británicos que se encuentran en la Base Edwards de la Fuerza Aérea estadounidense, en California. Se trata de una actualización de software conocida técnicamente como Bloque 3F.

De acuerdo con el Ministerio de Defensa de Reino Unido, la industria del país suministrará en torno al 15 por ciento del valor de cada F-35B, que previsiblemente serán más de 3.000. En total se espera que el programa genere 25.000 empleos británicos.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje