menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Disputa sobre la cobertura de costes de un error

EEUU suspende la recepción de la mayoría de cazas F-35

Avión de combate F-35B durante unas pruebas. Foto: Lockheed Martin

Avión de combate F-35B durante unas pruebas. Foto: Lockheed Martin

16/04/2018 | Washington

Infodefensa.com

Un error de producción en los aviones de combate de quinta generación F-35 ha llevado indirectamente a la congelación de la mayor parte de las entregas. El fabricante, Lockheed Martin, no se pone de acuerdo con el Pentágono sobre quién debe asumir el coste de reparación de las aeronaves afectadas, que se encuentran en distintos puntos del mundo .El desencuentro ha llevado al Departamento de Defensa estadounidense por no aceptar la mayoría de las entregas mientras se resuelve el contencioso. Otros dos países no revelados han escogido la misma medida, según distintas fuentes.

Un portavoz de Lockheed Martin se ha apresurado a explicar que la producción de los aparatos continúa al mismo ritmo y que esperan poder cumplir con el objetivo comprometido de entregar 91 unidades este año. Al mismo tiempo reconoce que la Oficina del Programa Conjunto (JPO) del F-35 ha suspendido temporalmente la aceptación de aeronaves hasta que se acuerde esta cuestión contractual. La fuente de la compañía muestra su deseo en que el contencioso “se resuelva pronto”, informa Reuters.

El año pasado el Pentágono ya dejó de aceptar aviones F-35 durante un mes al detectar un problema de corrosión en el área de fijación de unos paneles al fuselaje. Más de dos centenares de unidades se vieron afectadas. Las entregas se reanudaron cuando se encontró una solución. La cuestión ahora es quién asume su factura, ya que requiere un alto coste, en buena medida porque los técnicos deben viajar a distintas partes del mundo para solventar un problema que el fabricante asegura que no conlleva ningún riesgo para la seguridad.

El F-35 es el producto de un proyecto liderado por EEUU al que también se unieron Gran Bretaña, Italia, Holanda, Australia, Dinamarca, Noruega, Turquía y Canadá. Se trata del programa de desarrollo militar más caro de la historia. El año pasado trascendió que el precio de cada F-35 supera los 200 millones de dólares, a pesar de los intentos del Pentágono por bajar a 80 millones de dólares el valor de al menos cada F-35A (variante convencional y más barata del aparato). Está previsto fabricar un total de 2.500 unidades de las tres variantes desarrolladas (A, B y C).

 

Tres variantes

El F-35A es el más ligero y ágil. Se trata de una versión preparada para el despegue y el aterrizaje convencional (CTOL) en pistas habituales, y con la que se pretende sustituir a los aviones F-16 y A-10.

La variante F-35B es la planteada para despegues cortos y aterrizajes verticales (STVOL) y, en caso de necesidad, es capaz de despegar verticalmente (VTO). Esta versión sustituirá a los cazas Harrier, como los que en una variante más antigua que los actuales empleó Reino Unido desde portaaeronaves en la Guerra de las Malvinas y actualmente utiliza España desplegados desde su buque LHD Juan Carlos I.

Finalmente, el F-35C es una versión naval preparada para operar en grandes portaaviones, desde donde despega con ayuda de catapultas y aterriza en un corto espacio gracias a su resistente tren de aterrizaje y al gancho trasero con el que atrapa un cable de frenado anclado al buque. El F-35C, que está diseñado con alas de mayor tamaño y plegables, está pensado para sustituir al caza naval Boeing F/A-18 Super Hornet.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje