LIBROS

La historia secreta de las bombas de Palomares (Rafael Moreno Izquierdo Ed. Crítica 2016)

18/01/2016

ISBN: 978-84-9892-906-5
Año de publicación: 2016
Introducción del libro:

EEUU almacenó material nuclear en España desde 1958 hasta 1976 y durante casi una década sobrevoló diariamente la Península con seis bombarderos cargados de bombas atómicas cuyo destino a la frontera turcosoviética. Esta utilización estadounidense del suelo y el cielo españoles convirtieron al país en un objetivo nuclear para la URSS, como informó el Gobierno de EEUU a Franco de forma oficial. La reacción del Gobierno español pasó por ocultar la realidad a la opinión pública hasta el punto de evitar tomar medidas para proteger a la población ante un posible ataque. El periodista Rafael Moreno Izquierdo acaba de publicar ‘La historia secreta de las bombas de Palomares’, un libro en el que el autor ha buceado en la escasa documentación oficial existente para poder responder a todas las preguntas sobre el contexto, las causas y consecuencias del suceso. Y lo que ha descubierto es que España no vivió tan ajena a la Guerra Fría como se ha intentado hacer creer.

La investigación no ha sido sencilla, los archivos clasificados solo pueden ser consultados mediante petición oficial y el proceso es lento. “EEUU me han desclasificado a través de peticiones oficiales alrededor de 5.000 documentos”, explica el autor. La disposición americana contrasta con la española, donde no le han facilitado ni un solo documento, aunque no desistió y, como buen periodista, se fue a otra fuente. Finalmente entre lo que encontró en distintos archivos públicos y la Fundación Franco, donde tuvo acceso a los papeles del dictador, consiguió parte de la información que necesitaba.

Gracias a esa labor de investigación Moreno ha descubierto la versión oculta tras los ministerios de propaganda de un accidente, el de Palomares, del que la única imagen que queda en la retina de los españoles es la de un joven Manuel Fraga con un bañador enorme bañándose en la playa. Pero la realidad era mucho más seria.

La ruta de ataque a la URSS

En los años 50, el periodo más duro de la Guerra Fría, EEUU estableció tres rutas de ataque a la URSS en caso de conflicto. La conocida como Ruta Sur sobrevolaba España y utilizaba su cielo para repostar en vuelo y las bases en tierra para, entre otras cosas, almacenar material nuclear. Seis bombarderos cargados de bombas atómicas sobrevolaban diariamente España hacia la URSS y luego regresaban prácticamente por el mismo camino. Seis aviones al día, todos los días durante ocho años, del 58 hasta el 66. Las cifras son astronómicas, por fortuna, el accidente no fue tan grave como podía haber sido y encima sucedió en una zona prácticamente deshabitada, aunque bien podía haber sucedido en una zona intensamente poblada pues, como recuerda el propio autor, “los aviones repostaban en la ida en una zona próxima a Zaragoza y a la vuelta en Almería”.

El accidente de Palomares ha servido al autor para centrar la mirada en ese momento histórico y preguntarse qué estaba ocurriendo, porqué ese avión estaba allí y porqué aquella situación no provocó un escándalo. Pues bien, lo que ocurrió fue un desastre nuclear en suelo español que aún no se ha terminado de limpiar, el avión estaba allí porque España era parte del plan de ataque de EEUU sobre la URSS y el accidente no trascendió porque el Gobierno de Franco no había caído junto nazis alemanes y fascistas italianos porque a EEUU no le interesó. “Fue un accidente público, pero se intentó reducir su relevancia todo lo posible por la importancia que tenía en ese momento España para EEUU”, explica Moreno.

¿Hubo un programa atómico español?

Pero hay algo más, entre todos los documentos desempolvados por el autor hay varios que concitan una pregunta: ¿Existía un programa nuclear en España?, ¿se vio afectado por el accidente de Palomares?

Moreno lo tiene claro: “Entre los papeles de Franco encontré un documento que detalla exactamente qué necesitaba España, qué tecnología e inversiones hacían falta para tener una bomba atómica, lo que indica que había un esfuerzo por trabajar en la búsqueda de la tecnología y el conocimiento necesarios para construir la bomba”.

Lo que también parece claro es que el incidente de Palomares y el ímpetu puesto por el Gobierno para minimizarlo tuvieron su repercusión en el programa nuclear español. No era el momento.

Foto: infodefensa.com

Comprar

SÍGUENOS EN