menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Pedro Castro

Ingeniero industrial por la UPM de Madrid. Consultor independiente en temas industriales. A lo largo de su carrera ha ocupado distintos cargos primero en el INI y después en la SEPI. También ha sido director adjunto de ITP.


El sector industrial español de la Defensa ante el nuevo marco europeo

19/03/2018 | Madrid

El sector de la defensa presenta diferentes modelos de ordenación industrial que van, desde el campeón nacional monopolístico en sistemas navales, hasta la integración en un grupo europeo en sistemas aeronáuticos, pasando por la integración en un grupo de origen norteamericano en sistemas terrestres.

Se debería aprovechar el momento en el que España se adhiere a la Pesco para dar el salto a un nuevo ciclo inversor que consolide un nivel de gasto del 1,5% respecto al PIB del año 2022.

Este nuevo marco de demanda debería ir acompañado por un plan de actuaciones entre la Administración y las empresas que:

 

Este conjunto de medidas, aparte de ayudar a mejorar la competitividad de las empresas preparándolas para un entorno más abierto de mercado (marco Pesco), facilitaría la ‘venta’ a la opinión pública y a los políticos del importante incremento de gasto de defensa que se planifica.

Entendimiento de la situación

El pasado mes de noviembre España se adhirió al nuevo marco de cooperación en Defensa dentro de la UE, la llamada la Cooperación Estructurada Europea, (Pesco por sus siglas en inglés). Un instrumento que permitirá una mayor colaboración y más medios.

El objetivo de la Pesco es doble: por un lado, garantizar que la Unión Europea pueda abordar las operaciones de defensa que se requieran y, por otro lado, dotar a los países de las capacidades para actuar en los escenarios requeridos.

La Pesco como instrumento estaba recogido en el Tratado de Lisboa y seguramente la previsible salida de Reino Unido consecuencia del Brexit, ha acelerado este nuevo impulso a una política europea de Defensa.

Asimismo este paso de mayor integración europea en el ámbito de la defensa, obliga a los países que se adhieran a una serie de compromisos entre los que destacan:

 

Por otro lado, es bueno tener en cuenta que este paso va a quitar soberanía a determinadas decisiones del gobierno sobre todo en sus programas de adquisiciones de material militar. No hay que olvidar que detrás está la gran industria europea de defensa, apuntando a la apertura de los mercados de los países. Este sector, en virtud de los acuerdos de Roma, ha quedado hasta ahora fuera del cumplimento del principio de la libertad de mercados.

Para preparar a la industria de defensa para ese marco más abierto de competencia que se avecina, nada mejor que abordar por la Administración y las empresas un plan de apoyo al sector que acompañado de un incremento en los niveles de inversión y mantenimiento para el sostenimiento y desarrollo de nuestras Fuerzas Armadas.

Marco común de recuperación del gasto de defensa a niveles del 1,5% del PIB en 2022

El punto de partida es la recuperación del gasto en defensa a niveles del 1,5% del PIB para el año 2022 y un aumento del gasto en inversión hasta el 20% del gasto total en Defensa para ese mismo año. Con frecuencia se lee que España debería elevar su gasto en defensa al 2% de su PIB del año 2022. Proyectando el PIB a tasas del 2,5% de crecimiento interanual, gastar el 2% llevaría el nivel de gasto en defensa a cifras que multiplicarían por casi tres veces el gasto del 2018. Este incremento sería indefendible frente a la opinión pública y dificultaría los apoyos políticos al nuevo marco de gasto en defensa.

A partir de un gasto total en defensa de 7.700 millones de euros en 2017, que incluye tanto Programas Especiales de Armamento (PEA) como el gasto de despliegues en el exterior, y de un PIB de 1.150 millones de euros, se incrementa el PIB un 2,5% anual hasta el año 2022 y se hace evolucionar el gasto en Defensa sobre PIB hasta alcanzar el 1,5% en el año 2022. De esta forma se alcanzaría un gasto total ese año de 19.500 millones de euros. Esta cifra duplicaría el gasto en defensa para el año actual.

Con esta evolución del gasto hasta el 1,5%, se podrían abordar los principales programas militares necesarios para mantener los objetivos de defensa de nuestras Fuerzas Armadas y a la vez se pagarían 900 millones de euros al año para el pago de los PEA hasta el 2022. A partir de ese año hasta el 2031, los pagos PEA se corresponden a los pagos anticipados por Industria y se deberían compensar con los pagos de Defensa. Se cuenta con la evolución del gasto de inversión hasta el 20% del gasto total en el año 2022.

Sentido estratégico de las propuestas de mejora del sector

El gasto  equivalente al 1,5% del PIB en el 2022, duplicaría el gasto total del 2018, como ya se ha dicho y para alcanzarlo hay  que conseguir los apoyos políticos necesarios. Los compromisos contraídos al adherirnos a la Pesco ayudan frente a la opinión pública. También ayudarían un conjunto de actuaciones que van en la línea de gastar mejor en defensa. A su vez se proponen otra serie de medidas que harían más competitivo al sector industrial de la Defensa, ayudándolo a crecer y a resistir mejor los movimientos de apertura de mercado provocados por la Pesco a medio plazo. A su vez, un sector industrial más potente e innovador, representa un refuerzo de  los niveles de Seguridad y capacidad defensiva de nuestras Fuerzas Armadas. En definitiva, más gasto en defensa, mejor invertido y una industria más fuerte y generadora de riqueza. Todo ello va ayudar a minimizar los riesgos  generados por la  adhesión a la Pesco, aprovecharnos mejor de las ventajas del nuevo marco de cooperación europea y a su vez, facilitaría la  venta a la opinión pública y los partidos políticos del incremento de gasto en defensa propuesto.

A continuación, se irán viendo esas propuestas de mejora por cada uno de los segmentos del sector industrial de la defensa en España, sin ánimo exhaustivo.

Análisis por segmentos y propuestas de actuación

A efectos de facilitar el análisis, éste se va a referir a cuatros segmentos del sector: sistemas navales con Navantia como líder; sistemas terrestres con GDELS España como 'main contractor'; sistemas aeroespaciales con Airbus Space & Defence España como cabecera; y, por ultimo, una empresa horizontal como Indra en los sistemas electrónicos para la defensa. Se podrá el acento en el modelo industrial que prevalece en cada segmento: campeón nacional, integración en grupo europeo o en grupo no europeo.

Sistemas navales

Este segmento está constituido al 100% por Navantia empresa pública propiedad de SEPI, que actúa como claro ejemplo de campeón nacional. Con presencia mayoritaria en el mercado militar, también se encuentra presente en producto naval civil así como en la construcción de módulos para energías renovables (eólico marino fundamentalmente). En el mercado nacional militar actúa en régimen de monopolio Su tecnología es puntera disponiendo de un producto de buenas prestaciones cubriendo toda la gama de  naval militar. Su situación financiera es débil debido a una larga serie de pérdidas de explotación originadas por la subactividad y los sobrecostes operativos. El nivel tecnológico de sus productos no se refleja en los niveles de exportación de la compañía que presenta un comportamiento con grandes periodos de tiempo sin exportar.

En cuanto a los retos éstos vienen enmarcados  por la recuperación del mercado nacional a través de nuevos programas navales, fundamentalmente la nueva fragata F110 dentro de un nuevo ciclo inversor y formando parte de un programa plurianual de adquisiciones cuyo gasto a nivel de todo defensa alcance el 1,5% del  PIB en el 2022.

Otras actuaciones respondiendo a otros retos son:

 

Sistemas terrestres

Este segmento está constituido por la antigua Santa Bárbara configurada como GDELS-SBS y actuando como cabecera de todo el grupo europeo de General Dynamics European Land Systems. Agrupa en Madrid recursos comerciales y una potente ingeniería. Este segmento se completa con empresas actuando en nichos de mercado tales como Urovesa y Expal- El producto estrella de GDELS-SBS es el vehículo de combate de infantería Pizarro del que deriva en gran parte el nuevo vehículo inglés, el llamado Ajax, del que es un suministrador especial la parte española de GDELS.

El modelo que ha seguido Santa Bárbara es la internacionalización en un grupo de origen norteamericano donde la empresa española desempeña un papel clave en la comercial, la ingeniería y la fabricación en el  ámbito europeo. La clave es mantener el atractivo industrial, tecnológico y comercial de los recursos españoles de GDELS con la mira puesta en su desarrollo. Al mismo tiempo una mejora de la competitividad aumenta las posibilidades comerciales en una Europa más abierta en sus mercados consecuencia del nuevo marco que trae consigo la Pesco.

En cuanto a las oportunidades la principal pasa por la reactivación del mercado nacional a través del lanzamiento del llamado programa 8x8, un vehículo de ruedas sustituto del BMR. En el campo de la exportación, la consolidación del programa ingles del vehículo de combate Ajax.

Otras actuaciones dirigidas a la consolidación del papel de líder del grupo europeo, de la parte española de GDELS, son:

 

Sistemas aeronáuticos

Este subsector está conformado mayoritariamente alrededor de la parte española de Airbus Defence & Space. El reparto de producto con motivo de la creación de EADS asignó a  la parte española el liderazgo del producto de transporte militar medio, un importante plan industrial en relación con el avión A400M que incluía el montaje final en Sevilla y un área de excelencia en partes primarias en fibra de carbono. El segmento se completa por un lado, con un sub sistemista importante como es ITP que forma parte del grupo RR con un esquema de centro de excelencia en relación con las turbinas de baja presión  y con una presencia tanto en el mercado civil como militar. Y por otro lado con un grupo de empresas de menor tamaño actuando como primeros ‘tiers’ del sector civil y con una actividad complementaria en el mercado militar  Se habla de Aernnova, Aciturri y Alestis.

El mayor reto de este subsector pasa por la reactivación de la demanda del Ejército del Aire abordando, entre otros, nuevos programas como el avión de entrenamiento, los aviones de reabastecimiento en vuelo  y otros en fase más temprana como el nuevo avión de combate europeo y el nuevo helicóptero.

El otro gran reto es mantener y mejorar el roll industrial y comercial de la parte española de Airbus. Para ello las siguientes actuaciones apuntarían en la dirección deseada.

Un primer grupo de actuaciones orientadas al desarrollo tecnológico:

 

Un segundo grupo orientado a facilitar la exportación:

 

Un tercer grupo orientado a liberar el mercado del mantenimiento:

 

Sistemas electrónicos para Defensa

El modelo que impera es el de campeón nacional abierto a la exportación y con seguidores cercanos. Se hace referencia a Indra. Como líder del segmento con socios relevantes como SEPI con el 18,7% y Corporación Financiera Alba con el 10,5%. Actúa como sub sistemista significativo para los tres segmentos arriba mencionados. Juega a su favor el mayor contenido en sistemas electrónicos que los sistemas de armas van teniendo y la desintegración de modelos verticales de negocio del “main contractor” con el sub sistemista. Tiene un claro carácter dual, actuando en el mercado civil y militar, manteniendo posiciones de liderazgo en productos tales como simuladores y control de tráfico aéreo. Este segmento se completa con otras empresas actuando en determinados nichos de mercado, entre las que destaca la empresa Tecnobit y Thales España.

Dentro de un marco de reactivación del mercado nacional acorde con el 1,5% de gasto de defensa respecto al PIB en el 2022, aspecto común para todos los segmentos del análisi , este subsector tiene pendiente afianzar su configuración patrimonial y su modelo de negocio.

En cuanto a su configuración patrimonial habrá que seguir con atención las implicaciones  de la autorización muy reciente del consejo de Ministros al fondo de inversión norteamericano Fidelity a llegar hasta el 20% de las acciones de la sociedad, convirtiéndose en su principal accionista. ¿Cuál va a ser el entendimiento con la SEPI? También están recientes las adquisiciones de las empresas Tecnocom y GTA que aumentan el peso civil del grupo Indra y le hacen ganar tamaño al grupo.

Sobre el modelo de negocio se hace necesario incrementar la política de alianzas con los ‘main contractors’ de defensa, líderes en cada segmento, llevándolas más allá del mercado nacional, como son las ya existentes con Navantia para el programa de la fragata F110 y la alianza con GDELS-SBS para el programa nacional del 8x8.

Tanto su participación en un Plan Tecnológico de la Defensa como el lanzamiento de nuevos instrumentos de apoyo a la exportación, así como la transformación de las maestranzas y bases de mantenimiento, son actuaciones que van a ayudar al desarrollo de la empresa.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje