menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Moción de censura

La llegada de Sánchez al Gobierno provoca incertidumbre en Defensa

Pedro Sánchez en su intervención durante el debate de la moción de censura. Foto: Congreso de los Diputados

Pedro Sánchez en su intervención durante el debate de la moción de censura. Foto: Congreso de los Diputados

02/06/2018 | Madrid

La llegada a la Presidencia del Gobierno del candidato socialista Pedro Sánchez ha provocado una importante incertidumbre en todos los círculos relacionados con el Ministerio de Defensa y en el sector en general ante las dudas que surgen sobre la continuidad de diversas políticas como el llamado nuevo ciclo inversor.

Durante los discursos de la moción de censura, el secretario general del PSOE afirmó que si la ganaba gobernaría con los presupuestos preparados por Mariano Rajoy y el PP, aunque no le gustarán, al parecer una de las condiciones que el PNV habría puesto para concederle los votos necesarios para la victoria. "No son nuestros presupuestos pero no los tumbaremos", afirmó Sánchez.

La cuestión es que los Presupuestos Generales del Estado para 2018 no están aprobados, ya que a pesar de haber superado la revisión del Congreso de los Diputados necesitan todavía el visto bueno del Senado, donde el Partido Popular tiene mayor absoluta y, por tanto, podría bloquear y no permitir su aprobación final.

Según fuentes del ejecutivo, el Gobierno de Rajoy está dispuesto a garantizar que no habrá boicot a los presupuestos en el Cámara Alta. "Somos serios, son ellos los que se los tendrán que comer", agregaron las fuentes. De aprobarse finalmente, Pedro Sánchez podría gobernar con ellos hasta el final de la legislatura en 2019, puesto que solo requeriría prorrogarlos durante el año que viene.

Sin embargo, algunos ejecutivos de empresas de Defensa mostraron sus dudas de que la aprobación de las cuentas públicas de este año signifique necesariamente el inicio del nuevo plan de adquisiciones que ha defendido desde hace meses la ministra de Defensa saliente, María Dolores de Cospedal, sin llegar a firmarlo.

Según algunas interpretaciones, la puesta en marcha de programas tan importantes -como la fragata F-110 y el vehículo blindado de ruedas VCR 8x8- requiere de la aprobación del Consejo de Ministros, en este caso, el que forme Pedro Sánchez y que, como mínimo, podrá revisar lo que esté preparado por los técnicos.

Es evidente, en cualquier caso, que la llegada de un nuevo Gobierno a La Moncloa puede representar un retraso o un cambio de prioridad o énfasis, aunque sea dentro del corsé de los presupuestos preparados por el equipo de Rajoy. La realidad es que Sánchez ha logrado la Presidencia del Gobierno sin compromisos firmes y programas de gobierno por lo que podrá tomar las decisiones que considere oportunas, siempre y cuando el Congreso se lo permita.

Relevo en el ministerio de Defensa

 

La otra gran incógnita se refiere a quien asumirá la cartera de Defensa después de la salida de Cospedal y del secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde. Todavía es pronto para poder avanzar nombres o conocer el carácter del nuevo equipo.

Pedro Sánchez prometió este sábado por la mañana su cargo como nuevo presidente del Gobierno ante el rey Felipe VI. A partir de ahora, ya puede nombrar a sus ministros para que sustituyan a quien ahora forman parte del Ejecutivo de Rajoy que hasta entonces estará en funciones.

Lo más probable es que los ministros designados por el presidente socialista tomen posesión a lo largo de la próxima semana, por lo que Pedro Sánchez presidirá su primer Consejo de Ministros el próximo viernes.

En un principio, Sánchez se ha mostrado partidario de formar un gobierno monocolor, es decir, sin que otras fuerzas políticas entren a formar parte del mismo, algo complicado porque solo contaría con el respaldo de 84 diputados, lo que complicaría sobremanera la gobernabilidad de los próximos meses.

Durante el debate de censura, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tendió la mano para entrar en el futuro Gobierno ante la constatación de su minoría parlamentaria. Sin embargo, al día siguiente, fue más discreto. "Esa es una potestad del presidente. Depende del presidente y esperamos que nos sentemos a hablar", agregó.

Algunos analistas enfatizaron que durante una gran parte de los debates estuvo presente en la tribuna de visitantes el teniente general retirado Julio Rodríguez, ex Jefe del Estado Mayor (Jemad), uno de los hombres más respaldados políticamente por Iglesias por haber decidido unirse a Podemos.

"Si Rodríguez se sienta en el sillón de Defensa, es seguro que no será continuismo sino una pequeña revolución como poco", consideró un ejecutivo de una empresa del sector al recordar las declaraciones que ha realizado en los últimos meses, sobre todo, en relación con los Programas Especiales de armamento (PEA).

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje