menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez

El cambio de Gobierno podría afectar a la dirección de Navantia e Indra

Presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell. Foto: Indra

Presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell. Foto: Indra

06/06/2018 | Madrid

La llegada del nuevo Gobierno socialista de Pedro Sánchez podría provocar movimientos en la dirección de empresas del sector de la Defensa con participación pública, como es el caso de Navantia e Indra. En ambas compañías, el Estado está presente en el accionariado a través de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), organismos en el que está previsto también cambios en la ejecutiva.

En la SEPI, todo apunta a que la presidenta Pilar Platero no seguirá al frente del este organismo. Platero tomó el mando de la sociedad estatal en diciembre de 2016, por lo que llevaba en el cargo un año y medio. Entre los retos que encontrará el nuevo presidente está la negociación ya en marcha entre una de las principales compañías de la sociedad, Navantia, y los sindicatos, con la vista puesta en la aprobación de un nuevo Plan Estratégico.

Precisamente, el astillero estatal controlado por la SEPI será otra de las empresas afectadas por el cambio de Ejecutivo. Al frente de la compañía se encuentra desde hace poco más de un año Esteban García Vilasánchez.

Tras unos años marcados por el descenso de la carga de trabajo y los resultados negativos, la empresa afronta una nueva etapa en la que aspira a cerrar acuerdos comerciales en Australia, Canada, EEUU e India. En España, la orden de ejecución de las fragatas F-110 será también clave, aunque la situación política podría retrasar el acuerdo final.

El caso de la multinacional tecnológica Indra es distinto. Pese a ser una empresa privada, la SEPI es el máximo accionista con el 18,7%, seguida de la Corporación Financiera Alba con el 11,3% y el fondo FMR, que controla el 9,3% del capital. La salida de la presidencia de Fernando Abril-Martorell no está tan clara, al menos de forma inmediata.

Según recoge el diario Hispanidad, el Gobierno socialista estudia hasta tres opciones. Por un lado, podría forzar la marcha del actual presidente y colocar en el cargo a una persona de confía, y, por otro, no se descarta el inicio de los trámites para la salida de la SEPI del accionariado. La última opción implicaría mantener en el cargo a Abril-Martorell.

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje