menú responsive
ESPAÑA | Personas
-/5 | 0 votos

Entrevista Infodefensa.com

Gral. Meiriño (Occar): "Existe la opción de gestionar programas de armamento del EDAP" (1)

Director de la Occar, general de división Arturo Alfonso-Meiriño. Foto: Occar

Director de la Occar, general de división Arturo Alfonso-Meiriño. Foto: Occar

03/09/2018 | Madrid

B. Carrasco

El próximo 9 de septiembre, la Organización Conjunta de Cooperación en Materia de Armamento (Occar) cumple 20 años. Hoy, este organismo europeo aglutina a seis países del viejo continente -más otros siete que participan en algunos programas- y gestiona 14 proyectos de armamento, entre los que están el avión de transporte militar A400M o el helicóptero de ataque Tigre. Con motivo del aniversario, Infodefensa.com ha podido charlar con el general de división español, Arturo Alfonso-Meiriño, que esta al frente de la Occar desde mediados de 2016.

¿Qué balance hace de estos 20 años?

La Convección de Occar, de cuya firma celebramos este año el 20 aniversario el próximo 9 de septiembre, nació sobre la base de los Principios de Baden-Baden acordados por Francia y Alemania en 1995 y a los que más tarde se unieron Italia y el Reino Unido que son los cuatro países originalmente firmantes y a los que se aunaron Bélgica en 2003 y España en 2005. Dicha Convención nació también con una misión muy específica: la de fomentar la cooperación en armamentos, mejorando la eficiencia y reduciendo costes, y con una clara visión hacia el futuro, la de convertirse en un centro de excelencia europeo de gestión de programas complejos de armamento. Esta Convención, que tiene la consideración de Tratado Internacional y que tras su ratificación por los cuatro Parlamentos nacionales alcanzó su estatuto legal en 2001, ha permitido a la Administración Ejecutiva de la Occar gestionar hasta la fecha un total de 17 programas complejos de armamento, de los cuales 13 están en vigor. Y las posibilidades de integración de nuevos programas y de nuevas fases en programas ya existentes, o nuevos países participantes es una realidad hoy en día. Por otra parte, la Convención de Occar se firmó con una clara vocación europea referenciada en su preámbulo y artículos. Una de las misiones asignada por los padres fundadores, es precisamente la de apoyar la Identidad Europea de Seguridad y Defensa, así como el fortalecimiento de su Base Tecnológica e Industrial. Debemos tener en cuenta que en 1998 la Política Común de Seguridad y Defensa era inexistente y que por aquel entonces no existía ninguna de las instituciones europeas relacionadas con la defensa que tenemos hoy en día.

¿Qué papel juega la Occar en Europa?

Durante estos años, el rol de Occar en el escenario europeo de las adquisiciones de defensa se ha ido afianzando y tanto mi Junta de Supervisores como yo creemos que Occar puede y debe jugar un papel importante en la obtención de capacidades militares en Europa. El hecho de que dos de las cuatro capacidades identificadas como críticas por el Consejo de la Unión Europea en diciembre de 2013, la del reabastecimiento en vuelo y la de los sistemas aéreos tripulados remotamente, constituyan hoy en día dos de los programas integrados en Occar es un buen ejemplo de ello. Sin duda, la Occar está contribuyendo a lograr esa autonomía estratégica recogida en la Estrategia Global de la Unión Europea lanzada por la Alta Representante de la Política Exterior y de Seguridad Común, la señora Mogherini, en 2016. La Occar ha ganado una gran reputación en la gestión de programas complejos de armamento a lo largo de las diferentes etapas asociadas a su ciclo de vida y son ya muchos los sistemas en el sector terrestre, aéreo, naval o de comunicaciones que ya han sido entregados a las naciones participantes y empleados en operaciones. Esto sin duda ha atraído la atención de naciones que antes no se habrían planteado una cooperación a través de la organización de manera que la visibilidad de Occar en el escenario Europeo de la Defensa es cada vez mayor. El balance por tanto es absolutamente positivo.

¿Qué retos tiene por delante la organización?

Tras mi nombramiento como director de occar una de las primeras iniciativas que lanzamos, y que fue inmediatamente apoyada por mi Consejo de Supervisores, fue la posibilidad de ser incluidos como actores en el marco del Plan de Acción Europeo de Defensa. (EDAP en sus siglas en inglés). Como comentaba antes, uno de los propósitos de la creación de Occar era (y sigue siendo), apoyar la Identidad Europea de Seguridad y Defensa y fortalecer la Base Tecnológica e Industrial de la Defensa Europea y por tanto completamente alineados con los objetivos del EDAP que las instituciones europeas, particular la Comisión Europea, vienen desarrollando desde el Consejo Europeo de diciembre de 2013. Un Plan que ha abierto una oportunidad para que, por primera vez en la historia de la Unión Europea, la defensa también pueda ser financiada con fondos comunitarios. La posibilidad de que la Occar sea elegida para implementar el Plan de Acción Europeo de Defensa (Edap), en particular en el ámbito de la llamada “ventana de capacidades” y su Programa Europeo de Desarrollo Industrial de Defensa. (Edidp, en sus siglas en inglés) es en estos momentos a través de la gestión de programas de armamento que sean seleccionados al efecto, una realidad y en mi opinión, uno de los retos a los que se va a enfrentar Occar a corto plazo. Es necesario tener en cuenta que Occar no es una institución de la Unión Europea y que por tanto se ajusta a sus propios procedimientos de gestión aprobados por sus seis países miembros. No obstante, nuestras reglas y procedimientos siguen el espíritu de las regulaciones europeas y habrá que estudiar la necesidad y posibilidad de reajustes en nuestras reglas de juego de tal forma que nos permitan gestionar los programas que decidan las naciones y la Comisión Europea derivados del EDIDP. Estoy convencido de que la Occar jugará un importante papel en este contexto. Otro reto al que se enfrenta la organización es el de aumentar su visibilidad, especialmente entre los países de la UE que no son Estados Miembros de Occar. No olvidemos que no ser Estado Miembro de Occar no supone ninguna barrera a la hora de participar en uno de sus programas. Muy al contrario, en el contexto de la gestión de programas todas las Naciones tienen igualdad de derechos y obligaciones de acuerdo a las normas recogidas en la correspondiente “Decisión del Programa”. Hoy por hoy tenemos en programas de Occar siete países que no son Estados Miembros firmantes de la Convención Occar. La integración de Lituania en el Programa Boxer del vehículo blindado de Occar, en tan solo ocho meses, o la actualmente en curso en el mismo Programa de Eslovenia, son un buen ejemplo de esa posibilidad y de la eficiencia de Occar en gestionar su integración.

¿El futuro pasa también por una mayor cooperación con la Unión Europea?

Europa enfrenta déficits de capacidad críticos, como ha quedado expuesto en las operaciones, donde las fuerzas europeas tuvieron que depender en gran medida de los activos de los EEUU, así como en ejercicios conjuntos y combinados. Creo que el futuro pasa efectivamente por una mayor cooperación, entre los propios miembros de la Unión y también entre la Unión y la Occar. La Estrategia Global de la UE, con su impulso a la autonomía estratégica, nos llama a cooperar más para resolver el problema de la fragmentación de nuestro mercado de defensa, pero la verdad es que, en los últimos años y derivado de la crisis económica, ha habido una falta general de oportunidades en Europa en términos de nuevos e importantes proyectos de defensa, incluida la falta de programas de colaboración europeos.

¿Qué puede aportar la Occar?

La realidad es que ninguna nación europea puede permitirse lanzar programas de armamento tecnológicamente complejos y altamente costosos nacionalmente. Y mientras tanto, otros actores globales como China, Rusia o EEUU. han estado actualizando sus sectores de defensa a una escala sin precedentes, y han lanzado programas que ya están disponibles en el mercado. La Convención de Occar fomenta precisamente esa cooperación en la obtención de armamento entre las naciones, la libre competencia, la consolidación industrial y la mejora del marco regulatorio del mercado de defensa. Estos objetivos también han sido establecidos por la UE en iniciativas y regulaciones posteriores a la Convención: la Comunicación interpretativa del actual artículo 346 del TFUE, la Directiva de transferencias intracomunitaria de bienes y servicios de defensa, la Directiva de adquisiciones de bienes y servicios de defensa, el EDAP al que aludía con anterioridad, el Plan de Defensa Europeo (EDF) con la Acción Preparatoria para la Investigación en Defensa (PADR) y el Programa de Desarrollo Industrial de Defensa Europea (Edidp). La Comisión pretende con esta última iniciativa favorecer el desarrollo de programas de cooperación europeos que hagan frente a las carencias identificadas y a lo que contribuirá sin duda el Plan de Desarrollo de Capacidades en el que trabaja la Agencia Europea de Defensa (EDA) junto a los Estados Miembro. En este contexto mantengo contactos regulares tanto con la EDA, con quien tenemos firmado un Acuerdo de Cooperación, como con la Comisión, no sólo con referencia al Edidp y su implementación, sino también al programa que ya se está preparando para el siguiente ciclo financiero plurianual, ya que Occar gestiona programas que tienen grandes posibilidades de ser apoyados por éstos. Por lo tanto, la continuación de la cooperación con la EDA y también la cooperación a través de Acuerdos de Servicios entre Occar y la Comisión Europea forma parte del futuro muy próximo.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje