menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

La Ventana

Análisis Infodefensa

Francia y el liderazgo de la Europa de la defensa

17/09/2018 | Madrid

Mientras en España discutimos temas que apenas interesan más que a algunos parroquianos y seguimos con nuestros particularismos decimonónicos, en Francia el debate es bien diferente.

El presidente Macron está insistiendo en su llamamiento al refuerzo de la construcción europea y especialmente de su defensa. Una línea en la que algunos quieren ver una vuelta al 'gaullismo' de mediados del XX y que vista en perspectiva ha permitido a Francia disponer de una posición privilegiada. Una línea política que, con algunos matices, siguieron todos los presidentes de la República y que se quiere extrapolar a nivel europeo.

Se trata de recuperar el pasado para construir el futuro. Resulta curioso recordar como de Gaulle, el fundador de la Quinta República, llegó al poder tras un golpe de estado y dejó la presidencia como consecuencia de su derrota en un referéndum en 1969, pero sentó en buena medida las bases de lo que hoy en día es Francia, al menos en política exterior y de defensa.

En la reciente reunión anual con los embajadores de Francia en el exterior, Macron ha incidido en la necesidad de reforzar la defensa europea y ha reclamado mayor autonomía reduciendo la dependencia de Norteamérica a través del refuerzo de la cooperación. Dos ideas que se materializan con hechos.

La nueva ley de programación 2019-2025 contempla un gasto de defensa de 295.000 millones de euros para el periodo de programación. De ellos 198.000 se invertirán hasta 2023. La media anual de inversiones contempla una partida de 1.800 millones de euros para nuevos programas, de los que se consideran prioritarios los futuros avión y carro de combate y el relevo del portaaviones Charles de Gaulle.

El presupuesto de I+D, actualmente cifrado en 730 millones de euros anuales, será de 1.000 millones en 2022. El incremento de las inversiones se acompaña con una reorganización de la DGA dirigida a mejorar la gestión para favorecer el refuerzo de las capacidades operativas y a una potenciación de la industria en todos los sectores de cara a su posicionamiento a nivel europeo.

En el ámbito de la cooperación la ley contempla la necesidad de reforzar las relaciones bilaterales con Alemania (Tratado del Elíseo de 1963) y Reino Unido (Acuerdos de Lancaster House de 2010). En el ámbito industrial la relación con los británicos privilegia ámbitos concretos como misiles, o sistemas MCM, sin olvidar la cooperación en materia de disuasión nuclear.

Quizás más significativa para el futuro sea la relación con Alemania. En el plano militar en el pasado esta resultó en la creación de la brigada franco-alemana, integrada actualmente en el Eurocuerpo. Recientemente el escuadrón de C130J es una muestra de 'mutualización' de capacidades concretas. En el ámbito industrial, la cooperación franco-alemana ha obtenido importantes éxitos en programas como misil Milan, helicópteros Tigre, o aviones A400M.

Pero sobre todo por la creación de Airbus que previsiblemente jugará un papel protagonista en el desarrollo del futuro sistema de combate aéreo europeo liderado por Francia y Alemania. El éxito histórico puede estar detrás de las motivaciones para las recientes actuaciones en el ámbito de la industria terrestre como la creación de KNDS (KMW Nexter Defence Systems) y el desarrollo del futuro MGCS (Main Ground Combat System). Las iniciativas en el ámbito naval desde Naval Group (antigua DCNS) responden a una lógica de liderazgo a nivel europeo similar pero con socios diferentes. En el ámbito aeronáutico, la cooperación a la que hemos aludido se ha producido sin perjuicio del desarrollo de soluciones puramente nacionales como ha sido el Rafale.

La voluntad de liderar no está reñida con la preservación de los intereses específicos. Actualmente, Francia despliega en operaciones un total de 30.000 efectivos de los que dos terceras partes están dedicados al apoyo a la lucha contra el terrorismo en el territorio metropolitano o a despliegues específicos en los DOM/TOM o en las antiguas posesiones africanas.

Sin duda, la voluntad de disponer de un peso específico mayor y ejercer el liderazgo en el proceso hacia la Europa de la defensa es un objetivo que París puede plantear ahora gracias a un recorrido histórico que ha favorecido el desarrollo de estrategias para posicionar a Francia en un papel de liderazgo. Quizá esto ayude a entender un poco la idea de 'la grandeur'.

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje