menú responsive
ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

Entrevista INFODEFENSA

Gral. Murga (DGAM): "Buscamos tecnologías que minimicen los daños colaterales y protejan de amenazas asimétricas"

El general Murga en su toma de posesión como responsable del Sdgplatin.

El general Murga en su toma de posesión como responsable del Sdgplatin.

16/11/2018 | Madrid

Valladolid, concretamente la Academia de Caballería del Ejército de Tierra, acogerá entre los días 20, 21 y 22 de noviembre de 2018 la sexta edición del el Congreso Congreso Nacional de I+D en Defensa y Seguridad (DESEI+d 2018).

Los diferentes agentes involucrados en la I+D+i de aplicación a defensa y seguridad se darán cita en un foro en el que tienen la oportunidad de conocer los resultados de las últimas investigaciones y proyectos realizados por el tejido tecnológico nacional en torno a problemas específicos de este sector y, sobre todo, conocer los puntos de vista de las autoridades en relación a aspectos estratégicos de carácter tecnológico que previsiblemente condicionarán la evolución de este sector.

En este contexto, Infodefensa.com ha podido charlar con el general de brigada José Luis Murga Martínez, subdirector general de Planificación, Tecnología e Innovación de la DGAM (Sdgplatin) para conocer de primera mano los elementos más importantes del evento.

DESEI+d es un evento consolidado tras seis ediciones ¿cuál es el secreto del éxito?

Uno de los principales motivos que explica la consolidación es la necesidad que tenemos todas las partes por reunirnos y compartir información, habiendo habilitado el DESEI+d un espacio para lograrlo. Un segundo aspecto que conviene no olvidar es la importancia de los temas que nos reúnen. Estamos hablando de tecnologías que afectan a la defensa y seguridad del país, y que además tienen importantes implicaciones en el crecimiento empresarial, la creación de empleo y el desarrollo de la economía. Se trata de motivos que han animado a todos aquellos que hemos participado en la organización de las distintas ediciones a no escatimar esfuerzos por favorecer que este evento se siga celebrando. Quiero en ese sentido agradecer las contribuciones que cada año realizan la Dirección General de Reclutamiento y Enseñanza Militar, los Centros Universitarios de Defensa y la empresa Isdefe para que el DESEI+d sea una realidad. La DGAM ha apostado mucho por este congreso desde 2013.

¿Cuáles son las principales áreas de interés para la I+D+i en Defensa?

En concreto, se están dedicando esfuerzos en ámbitos tecnológicos tales como los dirigidas al guiado de municiones, que mejoren la precisión y permitan minimizar los posibles daños colaterales de su empleo, la protección frente a amenazas asimétricas, tales como artefactos explosivos improvisados (IED), amenazas NRBQ o drones con fines terroristas, la introducción de prestaciones de interés militar en los sistemas remotamente tripulados, bien sean aéreos, navales o terrestres o la creación de nuevos sistemas inteligentes de análisis y explotación de información aplicados a la resolución de problemas militares, por citar algunas.

¿Cuántos ponentes reunirán en Valladolid?

Se tiene previsto que se expongan en torno a 180 ponencias técnicas, así como algunas otras en formato póster. Si bien la amplia variedad de temáticas tecnológicas que se cubren en el congreso permitiría aumentar mucho el número de artículos, con esta cifra tratamos de alcanzar un equilibrio que favorezca que un alto número de entidades presenten sus trabajos, pero asegurando que éstos tienen suficiente calidad técnica y que disponen de tiempo suficiente para exponerlas en las sesiones técnicas.

¿Cuáles son las principales novedades este año?

En relación a las novedades para este año, si uno analiza los artículos que se van a presentar, queda patente como se combinan tecnologías y aplicaciones más clásicas en defensa, con otras más novedosas relacionadas con tecnologías de plena actualidad también en aplicaciones civiles, tales como la fabricación aditiva, la robótica o la inteligencia artificial. En particular en lo relativo a estas últimas tecnologías inteligentes, es muy notable el elevado número de artículos centrados en aplicaciones de tanto interés como la introducción de autonomía en las plataformas remotamente tripuladas, la explotación de datos de sensores, la ciberdefensa, la mejora de la conciencia situacional o el apoyo al mantenimiento predictivo de plataformas militares.

¿Es la Defensa un nicho por descubrir para las universidades e industria nacional?

Es particularmente interesante que cada año asistan entidades que hasta la fecha han dirigido su actividad exclusivamente al ámbito civil y que descubran en el congreso las posibilidades de adaptar sus desarrollos a aplicaciones de defensa y seguridad.

Además de las sesiones técnicas cada día hay prevista una sesión plenaria con aspectos más estratégicos.

Sí, en ellas representantes de organismos y entidades públicas y privadas con responsabilidades en I+D+i discuten sobre aspectos cruciales para el presente y el futuro de la I+D+i de aplicación a defensa y seguridad. Este año se ha elegido como hilo conductor de las tres sesiones plenarias la temática general Nuevas formas de relación entre los actores vinculados al desarrollo de tecnología de aplicación a defensa y seguridad. Se busca con ello profundizar en los aspectos que deben ser reforzados en la coordinación entre todas las partes para aprovechar las oportunidades a nivel nacional y europeo que se están abriendo en la actualidad.

¿Cómo ayuda esto al desarrollo tecnológico?

El primer día se pone el foco en las oportunidades que se están abriendo en torno al apoyo europeo a la industria de defensa y seguridad a través del Plan de Acción Europeo de Defensa (EDAP). El segundo día, con un planteamiento un poco diferente, se pone la atención en los niveles de desarrollo tecnológico de menor madurez y en las alternativas para lograr que el esfuerzo investigador dirigido específicamente a problemas de defensa y seguridad alcance la dimensión que cabría esperar, dada la cantidad de retos tecnológicos que se presentan en estos entornos y la riqueza del tejido investigador nacional. Finalmente, el último día se pone el foco en las vías para generar mayores sinergias entre las actuaciones de los distintos organismos públicos financiadores, los responsables de las políticas de I+D+i y los usuarios finales. Dado el carácter aplicado y finalista de la I+D+i de aplicación a defensa y seguridad, cuyo fin último es trasladar los avances tecnológicos a los sistemas empleados por las FAS y FCSE, resulta de especial interés encontrar formas mejoradas de relación entre todos ellos.

¿Qué papel juega el DESEI+d en la Estrategia de Tecnología e Innovación para la Defensa (ETID)?

Todas las ideas que hemos venido comentando hasta ahora en torno al DESEI+d, tanto los objetivos que persigue como la manera en que se articula el congreso, se derivan de la Política de I+D+i del Ministerio de Defensa y son coherentes con las actuaciones previstas en la ETID. En particular, la estrategia recoge entre sus actuaciones la necesidad de llevar a cabo actividades de difusión de información encaminadas a favorecer la puesta en común de las necesidades tecnológicas de las FAS y las capacidades del tejido tecnológico nacional en torno a las Metas Tecnológicas de la ETID, así como a comunicar oportunidades de colaboración en I+D+i.

¿Cómo actúa la ETID?

La ETID reconoce el amplio ecosistema de entidades nacionales con capacidades tecnológicas de interés para defensa, la coincidencia de políticas de distintas administraciones públicas relativas al apoyo al desarrollo del tejido tecnológico nacional en el marco de la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología y de Innovación, así como las oportunidades que se presentan a nivel europeo en beneficio de su base tecnológica e industrial y de la autonomía estratégica que necesita la UE para el desarrollo de sus políticas. Y, sobre estas bases, plantea la búsqueda de nuevos encajes colaborativos entre los distintos agentes nacionales para compartir sinérgicamente los recursos y capacidades, de forma que se logre el máximo aprovechamiento de las oportunidades existentes a nivel nacional y europeo, todo ello en beneficio del fortalecimiento de la defensa nacional y del desarrollo de la base tecnológica e industrial y de la sociedad en general.

Aunque serán muchas las iniciativas presentadas, ¿cuáles tendrían especial interés para las Fuerzas Armadas?

Las que en mi opinión pueden despertar un mayor interés en las FAS pueden ser las que aborden aspectos más cercanos a su aplicación operativa, tales como las relacionadas con mejoras de prestaciones de sistemas actualmente en servicio. También creo pueden resultar muy interesantes aquellas en las que se plantean avances dirigidos a disponer de sistemas inteligentes que ayuden a gestionar y analizar las cada vez más grandes cantidades de datos e información a las que tenemos acceso. Y finalmente, también creo que van a tener buena acogida aquellas que hacen referencia a la introducción de nuevas tecnologías en el mundo militar, como es el caso de la fabricación aditiva o los sistemas autónomos, que prometen cambiar la manera en que se llevan a cabo en la actualidad muchas misiones.

En la I+D+i hay que hablar sin duda de la universidad, ¿cómo se articula la relación con Defensa?

La colaboración entre las universidades españolas y el Ministerio de Defensa en materia de I+D+i tiene ya una larga tradición. Es particularmente relevante el número de proyectos de I+D+i que se han financiado en los últimos años a través del Programa Coincidente en los que entidades universitarias lideran o participan en proyectos dirigidos a adaptar tecnologías civiles al ámbito militar. Es muy importante que desde el Ministerio de Defensa podamos aprovechar la capacidad y soporte científico, tanto teórico como aplicado, de las Universidades, de forma que sea posible acometer los retos tecnológicos actuales y futuros, en particular aquellos con baja y media madurez tecnológica. En este sentido, conviene recordar que en la mesa plenaria del segundo día del DESEI+d se aborda específicamente la problemática de lograr que el esfuerzo investigador dirigido específicamente a problemas de defensa y seguridad alcance la dimensión que cabría esperar, dada la cantidad de retos tecnológicos que se presentan en estos entornos y la riqueza del tejido investigador nacional.

¿Cuál cree que es la asignatura pendiente en esta área?

En la actualidad posiblemente el mayor reto esté en la financiación pública dedicada a I+D+i de defensa, de forma que el Ministerio de Defensa disponga de recursos tanto para financiar proyectos e iniciativas de aplicación exclusivamente militar (no financiables por otras vías), como para apoyar o cofinanciar la componente militar de proyectos duales cuya parte principal de la financiación provenga de fuentes externas, creando así efectos multiplicadores, dinamizando e incentivando la inversión privada y aumentando las posibilidades de la base tecnológica e industrial de consolidar sus capacidades y extender sus mercados.

¿En qué nuevos proyectos trabaja la Sdgplatin?

En el marco de las actuaciones previstas en la ETID se viene trabajando en la revisión de los instrumentos actualmente disponibles, adecuándolos o promoviendo la incorporación de otros nuevos más adaptados a la amplia casuística de niveles de madurez tecnológica que es necesario gestionar. En particular, cabe destacar la revisión que se ha hecho del programa Coincidente, enfocando cada convocatoria a temáticas tecnológicas y problemáticas concretas de especial interés militar, manteniendo su carácter abierto y el objetivo de promover la adaptación de soluciones civiles ya desarrolladas a aplicaciones de defensa.

¿Se trabaja más allá de los nuevos desarrollos, con programas ya existentes?

Sí. Destacan los esfuerzos que se están realizando en programas en los que se evalúan las capacidades operativas de sistemas ya desarrollados por el tejido tecnológico nacional para ver en qué medida se aproximan a las necesidades de defensa. La tendencia es que iniciativas como las llevadas a cabo en el programa Rapaz aumenten en el futuro, ya que son varios los ámbitos en los que existen soluciones dirigidas al mercado civil sobre las que es posible construir las soluciones militares.

¿Solo se fijan en la industria militar o también en la civil?

Se trabaja también en iniciativas en las que siendo directamente utilizable la tecnología civil, es necesario adaptar la manera en que se llevan a cabo las operaciones militares para poder disponer de las ventajas que ofrece. Un ejemplo de ello es la tecnología de fabricación aditiva y su aplicación a misiones militares.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje