menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Ensayos con los regulares y legionarios

La Universidad de Granada y el Ejército estudian el estrés del combatiente

Un soldado atraviesa la pista de obstáculos. Foto: Ejército de Tierra

Un soldado atraviesa la pista de obstáculos. Foto: Ejército de Tierra

03/02/2019 | Madrid

La Universidad de Granada y el Mando de Adiestramiento y Doctrina (Madoc) trabajan en un estudio sobre la carga física y estrés del combatiente, financiado por el Banco Santander, con la colaboración de la Comandancia General de Ceuta.

El pasado 29 de enero, los responsables del proyecto llevaron a cabo una serie de pruebas con militares del Grupo de Regulares nº 54 en la pista de obstáculos de la zona de instrucción del acuartelamiento Serrallo-Recarga.

Los regulares sortearon el trazado con todo su material de combate y equipados con unos sensores biométricos que cuantifican la carga física y mental en situaciones simuladas de estrés por combate. Toda la información recopilada contribuye a mejorar la percepción acerca del estado de un soldado en una situación de conflicto.

En el estudio también participan los legionarios del Tercio Duque de Alba. "El objetivo es llevar a cabo un análisis científico e integral del factor humano del soldado combatiente así como evaluar algunos aspectos de conducción física y rendimiento", explica el Ejército.

Los resultados permitirán medir la carga física y mental del combatiente tanto en su actividad diaria cotidiana como en un escenario ficticio de combate. De esta forma, Tierra añade que “se determinarán aspectos físicos, energéticos, posturales y ergonómicos que pueden ser mejorados, y se podrán detectar posibles factores que produzcan lesión musculo-esquelética, con el fin de prevenirlos para evitar bajas temporales”.

Este proyecto comenzó el pasado mes de septiembre en las instalaciones y campos de instrucción de la Comandancia General de Ceuta y está previsto que continúe durante el primer trimestre de este año.

Exoesqueleto adaptado a la bota

 

El centro mixto formado por la UGR y el Madoc también trabaja en el desarrollo de un exoesqueleto pasivo adaptado a la bota (Exoboot) que mejora la eficiencia y la salud del tren inferior del combatiente.

Recientemente la universidad granadina se hizo con un contrato de la DGAM de 65.000 euros para perfeccionar el desarrollo del sistemas y presentar un prototipo final durante entre marzo y abril de este año. A principios de 2018, el ingenio arrojó resultados positivos durante unas pruebas con militares del Mando de Operaciones Especiales (MOE).

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje